Posted in:

Pilates en el Proceso de Rehabilitación del Accidente Vascular Cerebral

El Acidente Vascular Cerebral (AVC) se refiere a un sangramiento cerebrovascular (AVC Hemorrágico) o a una obstrucción del flujo sanguíneo (AVC Isquémico) a una o más regiones del cerebro.

Es una afección neurológica causada por razones no traumáticas y es acompañada por daños cerebrales o pérdida funcional de los músculos, generalmente de uno de los hemicuerpos.

Los déficit resultantes del accidente cerebrovascular varían de acuerdo con la localización y extensión de la lesión, pero a menudo incluyen hemiparesia, disturbios de comunicación y déficit cognitivos.

Factores de Riesgo del Accidente Vascular Cerebral

  • Hipertención arterial;
  • Dislipidemias;
  • Diabetes;
  • Tabaquismo;
  • Edad avanzada;
  • Obesidad.

La incidencia de los AVCs aumenta debido al mal estilo de vida, la contaminación ambiental y el estrés excesivo en las sociedades de ritmo acelerado.

Algunos estudios relatan que la pérdida de capacidad motora y del equilibrio postural estático y dinámico debido al accidente cerebrovascular limitan algunas actividades de vida diaria (AVD), como la caminata, y puede conducir a lesiones secundarias, como caídas.

Los pacientes que sufrieron accidentes vasculares cerebrales y que presentan hemiplejia soportan más del 60% de la carga en el miembro no afectado durante el reposo, que puede resultar en un patrón de marcha asimétrico.

También pueden presentar menor velocidad de marcha, mayor frecuencia de pasada y menor longitud de la pasada, que juntos son indicadores de inestabilidad en la locomoción y pueden generar mayor facilidad de caídas y mayor gasto energético para moverse.

Además, tienden a presentar una reducción de la amplitud de movimiento de las articulaciones del miembro inferior parético durante la caminata.

Algunos también pueden presentar rigidez de la articulación de la cadera que resulta en caminar limitado, lento e inestable. La característica motora predominante en pacientes con secuelas de Accidente Vascular Cerebral es el déficit en la marcha y el desequilibrio.

Generalmente, la marcha en pacientes con AVC está perjudicada y se presenta de forma típica: una espasticidad de los miembros inferiores. Esta marcha se conoce como la marcha Ceifante.

El portador de AVC al deambular mueve el miembro inferior acometido, realizando el movimiento de extensión, abducción y rotación interna de la cadera, más extensión de rodilla y puede presentar un pie equino.

Esta postura del miembro inferior asociada a la espasticidad del miembro superior (flexión y pronación del codo más flexión de puño y dedos) es llamada de Wernicke-Mann.

Incluso después de una extensa rehabilitación, hasta el 50% de los pacientes con AVC experimentan déficits motores prolongados. Aunque la mayoría de los pacientes con accidente vascular cerebral son capaces de caminar de forma independiente, la mayoría no alcanza un nivel de caminata que les permite realizar todas sus AVD.

La inestabilidad de la marcha y la caminata asimétrica es un déficit neurológico común después del AVC. La caminata asimétrica causada por la hemiparesia puede convertirse en causa de inestabilidad durante las AVD, y estos pacientes tienen una tasa más alta de caídas que los ancianos en la población general.

Así, la recuperación de la marcha es uno de los principales objetivos de los programas de rehabilitación para pacientes con Accidente Vascular Cerebral.

Por presentar parámetros reducidos de la función de la marcha y en el compromiso del cuerpo como un todo, después del AVC, es común que estos pacientes demoren a volver sus actividades o, en casos más graves, no retornen con seguridad a su rutina.

Por eso, se hace necesario medidas de rehabilitación que puedan devolver a ese individuo lo más funcional posible a la sociedad. Uno de los medios de acondicionamiento físico que está presentando buenos resultados en pacientes que sufrieron Accidente Vascular Cerebral es el Método Pilates.

Método Pilates y la relación con el Accidente Vascular Cerebral

El método Pilates se basa en la idea del control del cuerpo y la realización de movimientos precisos y seguros.

Debido al intenso trabajo de fortalecimiento del transverso abdominal, músculo estabilizador de la columna, el entrenamiento en el Método Pilates proporciona una estabilidad del tronco, manteniendo la columna neutra evitando las flexiones y extensiones de la columna vertebral al deambular.

Los estudios ya apuntan los efectos positivos de Pilates sobre el desarrollo de la fuerza y resistencia muscular y la mejora de la flexibilidad, componentes de la aptitud física importantes para la reestructuración de la marcha, entre otras capacidades motoras.

Por lo tanto, no se ha utilizado sólo para programas de ejercicios para personas sanas, sino también para la rehabilitación de diversos padrones patológicos.

Además, a diferencia de otros programas de ejercicios, el MP puede ser realizado con varias herramientas para ajustar el nivel de aptitud del practicante.

Ya que el Pilates desarrolla una mejora de la función de los músculos profundos de la columna, lo que ayuda a mejorar la estabilidad de la columna vertebral, reduce los dolores en la

columna y mejora la movilidad de la pelvis, se piensa que tiene una influencia positiva en la rehabilitación de la capacidad de caminar.

Además, comprobadamente programas de actividad física que promuevan ganancias de fuerza y flexibilidad son capaces de disminuir la variabilidad de la pasada y consecuentemente reducir el riesgo de caídas.

Más específicamente, estudios ya relataron la eficacia del Pilates en la capacidad de caminar en ancianos.

La hipótesis de que el entrenamiento de Pilates podría ser un método de rehabilitación después de que el Accidente Vascular Cerebral es eficaz para resolver las deficiencias a menudo encontradas por los pacientes con AVC, como la flexibilidad, la pérdida de somato sensorial, la fuerza muscular y el equilibrio puede haber sido encontrado.

Dos estudios realizados en Corea evidencian los efectos positivos del MP en la rehabilitación de pacientes post Accidente Vascular Cerebral.

El estudio realizado por Roh et. al. (2016), tuvo como objetivo investigar los efectos de un programa de Pilates en la marcha en pacientes con hemiplejia crónica y determinar si puede o no ser usado para rehabilitación en pacientes post Accidente Vascular Cerebral.

Se trata de un ensayo clínico aleatorizado con 20 pacientes, asignados en dos grupos (grupo de intervención / GI y grupo control / GC).

Durante el estudio el GI realizó clases de Mat Pilates por un período de 8 semanas, con 3 lecciones semanales, con duración de 60 minutos supervisados por dos instructores certificados de Pilates y un fisioterapeuta.

Las clases se componen de tres etapas: ejercicio de calentamiento, ejercicio principal y ejercicio de vuelta a la calma.

Para mejorar la estabilidad de los músculos del tronco, los ejercicios de respiración se realizaron en postura sentada antes y después de los ejercicios principales. El GC no realizó ninguna intervención.

Se excluyeron a los participantes del Accidente Vascular Cerebral que tenían otras enfermedades neurológicas, alteraciones ortopédicas u otras enfermedades que pudieran influir en la marcha o el equilibrio. Los participantes que participaron en otros estudios o programas de rehabilitación también fueron excluidos.

A fin de investigar los efectos de los ejercicios de Pilates, un análisis de movimiento en 3D con 8 cámaras de infrarrojos se realizó dos veces (una semana antes y después del período de ejercicio de Pilates).

Cada individuo fue invitado a caminar en una estera con la velocidad ajustada a la velocidad auto-seleccionada de cada individuo, aquella en que él se siente más cómodo y en personas sanas representa la velocidad de mayor eficiencia mecánica.

Después de la intervención los investigadores percibieron que GI presentó mejoría en los parámetros de la marcha, como longitud de la pasada, velocidad de la marcha y amplitud del movimiento de la articulación rodilla en relación al GC.

Este hallazgo es probablemente debido al ejercicio de Pilates desarrollar los músculos profundos, como los abdominales, el transverso abdominal y los oblicuos internos, que se encargan de la estabilidad del cuerpo, esto puede haber ayudado a mejorar la estabilidad de la columna vertebral, la fuerza muscular y la flexibilidad de los músculos de la pelvis.

El MP puede fortalecer los cuádíceps, glúteo medio, aductor magno, gastrocnemio y tibial anterior, lo que puede ayudar a aumentar la longitud de la pasada y mejorar el equilibrio, promoviendo mayor confianza para el paciente al moverse.

El efecto del fortalecimiento de los músculos profundos también se observa en el aumento de la amplitud de las articulaciones de las extremidades inferiores, en el estudio en cuestión, la rodilla. Así el MP puede ser considerado una conducta para rehabilitación de pacientes post Accidente Vascular Cerebral con aspectos positivos sobre la marcha.

Estudio de caso

Otro estudio realizado por Lim et. al. (2016), tuvo como objetivo analizar los efectos del ejercicio de Pilates sobre el equilibrio estático y dinámico en pacientes con AVC crónico.

En el estudio, 30 participantes se dividieron en dos grupos, siendo el Grupo Pilates (GP), que realizó clases de Mat pilates con una duración de 60 minutos, 3 veces por semana durante 8 semanas, y el Grupo Control (GC), que no recibió ninguno entrenamiento.

Los participantes fueron evaluados para equilibrio estático sobre una plataforma de fuerza y equilibrio dinámico, a través de caminata en cinta en la velocidad auto-seleccionada,

Se trata de un ensayo clínico aleatorizado con 30 participantes asignados en dos grupos (grupo de intervención / GI y grupo control / GC). El programa de entrenamiento se basó en las clases de Mat Pilates. Las clases fueron de 60 minutos, 3 veces por semana durante 8 semanas.

Dos instructores certificados de Pilates y un fisioterapeuta estuvieron al mando de las clases. Todos los movimientos incluidos en el entrenamiento Pilates se basó en 8 repeticiones de una sola serie.

Para mejorar la estabilidad del núcleo, los ejercicios de respiración se realizaron en una posición sentada antes y después de todas las sesiones de entrenamiento. El GC no recibió ninguna intervención.

Los criterios de inclusión eran que cada participante debía tener al menos dos años de accidente vascular cerebral, clínicamente estable con liberación médica concediendo aprobación para iniciar y completar un programa de ejercicios, capaz de caminar de forma independiente, sin un dispositivo de apoyo y dispuesto a participar en una clase de Pilates.

Después de la intervención, los investigadores percibieron mejoras significativas en las características generales entre los grupos. Para el equilibrio estático, la oscilación disminuyó significativamente en el GP en relación al GC. Todos los parámetros de equilibrio dinámico mejoraron expresamente en el GP después del entrenamiento con respecto al GC.

Los investigadores señalan la mejora en el equilibrio estático atribuido al entrenamiento de Pilates que mejoró el control muscular de los músculos abdominales más profundos (transverso abdominal, multifedios y diafragmas respiratorio y pélvico).

En cuanto a la mejora del equilibrio dinámico los investigadores apuntan que los ejercicios de fortalecimiento de los miembros inferiores del Pilates podrían haber ayudado a los pacientes a aumentar la fuerza muscular y posteriormente a mejorar su equilibrio dinámico.

Así, el MP parece tener efectos positivos sobre el equilibrio estático y dinámico en pacientes post Accidente Vascular Cerebral.

Concluyendo…

El MP es utilizado, cada vez más, en procesos de rehabilitación y más estudios son necesarios para comprobar tal efectividad.

A pesar de los efectos positivos encontrados en la población de AVC (mejora en los padrones de marcha y de los equilibrios estático y dinámico) en ningún momento los investigadores relataron qué tipo de Accidente Vascular Cerebral esos pacientes sufrieron, el local y la extensión de los mismos lo que puede interferir bastante en el abordaje de clase del MP y en las posibilidades de rehabilitación.

Estos datos son cruciales para que los resultados encontrados puedan ser reproducidos en el día-a-día en estudios de Pilates. Sin embargo, los hallazgos denotan efectos positivos en ese público y que quizá repercuten en otros.

Espero haber contribuido.

Abrazo

 

 

Bibliografia
CHAN, B. et. al. Effect of Increased Intensity of Physiotherapy on Patient Outcomes After Stroke: An Economic Literature Review and Cost-Effectiveness Analysis. Ontario Health Technology Assessment Series. 2015 Mar 1;15(7):1-43.
LIM, Hee Sung. et. al. The effects of Pilates exercise training on static and dynamic balance in chronic stroke patients: a randomized controlled trial. Journal Physical Therapy Science. 2016 Jun;28(6):1819-24.
MARTÍN-VALERO, Rocío. et. al.  Systematic Review of Inspiratory Muscle Training After Cerebrovascular Accident. Respiratory Care. 2015 Nov;60(11):1652-9.
ROH, SuYeon. et. al. Effects of 8 weeks of mat-based Pilates exercise on gait in chronic stroke patients. Journal of Physical Therapy Science. 2016 Sep;28(9):2615-2619. Epub 2016 Sep 29.

Written by David Pereira Maciel

David Pereira Maciel

Graduada en Fisioterapia en la Universidad de Fortaleza. Máster en Ciencias Médicas en la Universidad de Fortaleza. Formación en Pilates, en Osteopatia, RPG-Reposturase, Facilitación Neuromuscular Propioceptiva y Vendaje Funcional. Hace 5 años trabaja con el Método Pilates en Fortaleza (CE). Actualmente desarrolla pesquisas en el Método Pilates en pacientes con la enfermedad de Parkinson. Facebook: David Pereira Maciel, Instragram: @dpmfb, correo electrónico: [email protected]

2 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *