Posted in:

El Pilates como Alivio para Alumnos con Dolores Cervicales

Para entender mejor sobre los dolores cervicales, necesitamos antes de todo hablar sobre la región de la columna afectada y como ella es responsable por todo eso.

La columna vertebral es una región que empieza en el cráneo y termina en la pelvis, es responsable por la protección de la medula espinal, por el soporto de peso corporal y, principalmente, por la postura y por la locomoción.

La región superior de la columna, también conocida como cervical es compuesta por siete vértebras que se caracterizan por tener un cuerpo vertebral pequeño, con excepción de la primera.

En las primeras vértebras cervicales, tenemos el Atlas (la primera) que tiene como diferenciación el facto de no tener cuerpo vertebral; el Axis (la segunda) que tiene como característica principal el proceso odontoideo que permite su articulación con la primer vértebra.

Otro punto importante de la columna cervical que recibe atención es la séptima vértebra cervical, la famosa C7 o vértebra prominente, la cual tiene un proceso espinoso más largo y más prominente.

La Importancia de la Región Cervical

En la parte ósea, tenemos también la cuestión muscular de la región cervical, en la cual sin duda es el local donde hay más tensión cumulada y concentración de dolores.

Tiene una conexión directa con el cuello, la musculatura de esa región también está íntimamente conectada con la articulación temporomandibular y los miembros superiores, pudiendo, muchas veces, causar dolores cervicales irradiados, en caso de tensión excesivo.

Se sabe que la cabeza está en una mala posición en relación al cuello causará diversas alteraciones, que pueden influenciar en factores como:

La buena postura y el control de la región cervical son realizados por la musculatura superficial y profunda que, obviamente, deben estar en harmonía en la hora de realizar movimientos, sean ellos cotidianos o en una actividad física específica.

Es necesario que esa musculatura esté debidamente trabajada y, principalmente, que el paciente tenga consciencia y dominio sobre ella.

Eso para generar contracciones musculares correctas a todo momento y educar la musculatura y el sistema nervioso de cómo es la acción correcta de cada músculo y en cuales acciones deben participar de forma más activa.

Cervicalgia

Cada vez más personas sufren con la llamada cervicalgia, o sea, presentan dolores en la región posterior del cuello que puede ser localizada o irradiada para el cráneo y hasta mismo para los miembros superiores, los famosos dolores cervicales.

Generalmente, los cuadros de cervicalgia se presentan con dolor, rigidez, tensión y limitación de movimiento, pudiendo empeorar al largo del día y ocasionar hasta mismo dolores en la cabeza, la llamada cefalea tensional.

Sea por la mala postura, por el uso excesivo de los smartphones y de los ordenadores o hasta mismo por alguna específica, se sabe que ese tipo de dolor limita los movimientos funcionales y puede influenciar directamente en el bienestar diario de las personas.

En termos prácticos, los dolores cervicales pueden traer desde un simple incomodo en la región del cuello hasta un alejamiento del trabajo.

Algunos datos de órganos ligados con la salud enseñan que dos en cada tres personas ya tuvieron o tienen algún incomodo, dolor o disfunción en la región cervical de la columna vertebral.

Obviamente eses casos aumentan y aumentaron de manera acelerado en los próximos años, pues tenemos una población cada vez más restricta en termos de movimientos, con cargas de trabajo cada vez más altas, posturas sustentadas por periodo cada vez más largos y con cada vez menos tiempo para la realización de una actividad física correcta y específica para tu caso.

Una musculatura bien trabajada y que desempeñe adecuadamente su función es extremamente importante para que una región de gran movilidad, como la cervical, tenga sus movimientos de manera satisfactoria y no ocurre daños que perjudiquen la cualidad de esas acciones.

Además de la cuestión muscular, los incomodos en la cervical también pueden generar alteración en el posicionamiento de las vértebras y procesos irritativos también en las terminaciones nerviosas, lo que causaría una irradiación del dolor para los hombros, la cabeza y hasta mismo para la cara.

Por fin, los dolores cervicales tienen etiología multifactorial y, obviamente, es importante que el paciente busque un profesional adecuado y especializado para el cuadro.

Por todos eses factores, es necesario que haga una estabilización de la musculatura cervical, lo que causará movimientos correctos, evitará movimientos compensatorios y traerá mejor calidad de vida al paciente.

Una musculatura bien trabajada y estable tendrá una resistencia hasta una propiocepción mejorada, lo que influenciará en la calidad de los movimientos del paciente.

Con la musculatura estabilizada y fortalecida habrá la prevención de disturbios cervicales cuanto el tratamiento y/o disminución de los daños de las articulaciones ya existentes.

Método Pilates cómo Tratamiento de los Dolores Cervicales

Las diversas maneras de promover alivio e intervenir en eses casos, está presente en el escenario de los dolores cervicales en las clases de Pilates, que además de un método de acondicionamiento físico también es un óptimo aliado para la rehabilitación.

El método tiene como objetivo la realización de movimientos que minimicen la activación desnecesaria de la musculatura, que en el caso de la cervical esté muy tensa.

El trabajo de estabilización muscular alcanzado con el método creado por el alemán Joseph Pilates, beneficiará el practicante con una musculatura más fortalecida y capaz de soportar cargas y generar movimientos de manera correcta y controlada, también reduce la tensión de los tejidos adyacentes y protege la región cervical, así evita daños de las articulaciones y del tejido.

O sea, la utilización de los principios esenciales del método lleva al practicante a realizar el ejercicio de manera más ¨limpia¨, utilizando un padrón motor más adecuado y saludable, al mismo tiempo que disminuye la participación de las musculaturas accesorias que estarían actuando para suplir un déficit de la activación de los músculos principales.

Los ejercicios de relajamiento y estiramiento de la musculatura necesaria beneficiaron el paciente, en un primer momento, que posteriormente tendrá su trabajo en el Pilates concentrado en el fortalecimiento de la musculatura correcta y del cuerpo como un todo, para que todas las partes del cuerpo trabajen en harmonía y sin padrones de compensación.

En ese sentido, es de extrema importancia que el profesional del Pilates tenga completo conocimiento y consciencia de toda la biomecánica de la región cervical, de la región escapular y de la articulación del hombro, también de la musculatura y de los principios del método.

Debiendo también conocer las posibles y diversas causas de la cervicalgia, las principales disfunciones que atacan la región y como direccionar ejercicios específicos para el paciente en cuestión.

Con el Pilates el practicante se beneficiará con la prevención de futuras lesiones y con el alivio de los dolores cervicales crónicos, también la posibilidad de un estímulo mayor de la circulación, del acondicionamiento físico, de la amplitud articular, del estiramiento, de la consciencia corporal, de la educación respiratoria, del alineamiento postural y de la coordinación motora, esas mejoras pueden ser atingidas en las clases de Mat Pilates o Pilates con equipamientos.

Cada profesional tiene que valorar y programar el mejor protocolo de intervención para cada tipo de paciente, respetando sus limitaciones y dolores, pero también atingiendo todos los factores citados anteriormente.

Es un método extremamente completo, el Pilates consigue, tras la activación del Power House y de la educación respiratoria generar estabilidad corporal de una forma general.

Así, en el principio, para el tratamiento de un paciente con dolores cervicales, es adecuada la preferencia de ejercicios de relajamiento de la región cervical, de forma continua y gradual.

La activación eso no es de la musculatura cervical, pero también de un trabajo centrado en la musculatura de la cintura escapular y de los miembros superiores, para que así empiece y se mantenga una harmónica relación entre el trabajo muscular y la ejecución de los movimientos.

Por supuesto, no es suficiente que el profesional sepa intervenir y programar clases de Pilates para que la intervención sea un suceso. Antes de todo, es primordial e imprescindible que sea realizada una valoración cuidadosa del paciente para solucionar o buscar un tratamiento adecuado para el dolor, o aún, la identificación de los factores y de las posturas que están empeorando el caso del paciente.

Después el principio de la intervención es muy importante que el cuerpo sea trabajado de manera global, pero que la región cervical no sea olvidad o minimizada durante los ejercicios.

Conforme el paciente alcanzará la mejora, la estabilidad, la postura correcta, el fortalecimiento y el estiramiento muscular, es natural que los ejercicios serán modificados y que el nivel de dificultad aumente.

Pero, es importante que el instructor esté atiento hasta mismo con los ejercicios como el Footwork en el Refomer, por ejemplo, para que se mantenga siempre el buen alineamiento y un buen trabajo de la región cervical, ya que fue el motivo por lo cual el practicante busco el tratamiento.

Conclusión…

Además de las sesiones, es válido que el instructor oriente el practicante sobre el trabajo de la musculatura y la realización correcta de los movimientos y, principalmente, cuanto a los movimientos indeseables.

Todo eso para que el paciente pueda llevar el Pilates como una manera de bienestar durante las 24 horas de su día y no apenas durante la realización de los ejercicios.

Orientar sobre las posturas, la respiración, los movimientos y las compensaciones también hace parte del trabajo del instructor.

De esa forma, además de mejorar el cuadro del practicante el instructor también estará valorizando el método con lo cual trabajo y mostrando a población en general lo cuanto es importante y eficaz el método.

La intervención tras el Pilates en los dolores cervicales es muy efectiva y restauradora, pues los ejercicios son muy benéficos para el practicante, además, de poco en poco mejorará la movilidad y el buen trabajo de la región.

Eso será directamente proporcional al alivio de dolores, de las tensiones, de las hiperactivación de algunos músculos y mejorará significativamente las actividades diarias, como trabajar, realizar los trabajos domésticos, dormir, actividades de ocio y potencializará el bienestar y la manutención de la salud y de la calidad de vida de manera global.

Written by Ana Paula Machado

Ana Paula Machado

Graduada en fisioterapia, con especialización en traumatología y ortopedia, fisioterapia pediátrica y Pilates. Instructora de Pilates y propietaria del consultorio de Fisioterapia & Pilates Ana Paula Machado. Formación complementar en vendaje funcional, en terapia manual, pilates clásico, mat pilates, capacitación en fisioterapia neurofuncional y estabilización segmentar vertebral.

1 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *