Posted in:

5 Ejercicios de Movilización Pélvica para el Tratamiento del Dolor Lumbar

Cuando abordamos el tema dolor lumbar, ya nos deparamos con números que nos asustan un poco. En alguna época de la vida, del 70 al 85% de todas las personas sufrirán de dolores en la espalda.

Según Teixeira alrededor de 10 millones de brasileños se quedan discapacitados por culpa de esta morbilidad y por lo menos el 70% de la población sufrirá un episodio de dolor lumbar.

La lumbalgia es una de las principales patologías ortopédicas que afligen gran parte de la población afectando el 80% de las personas, siendo la causa de dolor más común y de limitación física en individuos con menos de 45 años que buscan un Estudio de Pilates todos los días.

Es una enfermedad multifactorial, traumática o no traumática, que puede venir asociada o aislada como, por ejemplo, una lesión muscular, un dolor referido debido a una espondilólisis o listesis, hernia discal, entre otras, por eso saber la causa es el paso inicial para el tratamiento.

Importancia de los Movimientos de Cadera

Actualmente, algunos autores identificaron la instabilidad del segmento lumbar como un importante factor envuelto en el factor causal de la patología.

Abordando así las disfunciones sacroiliacas y los síndromes de hipermovilidad lumbar y/o hipomovilidad pélvico, causado por las alteraciones de la coordinación paravertebral y del ritmo lumbopélvico.

Y es esta hipomovilidad pélvica que abordaremos en este texto.

Siendo así, vamos a recordar los movimientos realizados por la cadera, que nos darán la base del tratamiento para el gano de amplitud y movilidad.

Anteversión

Es la posición de la pelvis en la cual el plano vertical a través de las espinas anterosuperiores son anteriores al plano vertical a través de la sínfisis púbica.

Retroversión

Donde la posición de la pelvis en la cual el plano vertical a través de las espinas anterosuperiores son posteriores al plano vertical a través de la sínfisis púbica.

Además, claro está, de los desplazamientos laterales, importantes en la fase de marcha y circulares, cuando se da la asociación y sinergia de los movimientos arriba descritos.

Hipomovilidad Pélvica

Sabiendo esto, conseguir identificar las compensaciones que pasan debido a una lumbalgia, como el síndrome de la hipomovilidad pélvica, a través de una buena evaluación biomecánica merece una atención especial.

Cuando, pasada la evaluación de la cadera, se concluye que existe una cadera hipomóvil siendo este el factor causal de lumbalgia, precisamos pensar obviamente en aumentar la movilidad de esta región, para el alivio de los síntomas y su causa.

En el caso de que una cadera no realice sus grados de libertad con total amplitud de movimiento, la región lumbar puede sufrir sobrecarga, inestabilidad y consecuentemente debilidad, moviéndose más de lo que se necesita, generando incomodidad, posibles dolores y probables lesiones en esta región. Llamativo, ¿no?

Debemos, por lo tanto, saber cómo evaluar y tratar de la mejor manera, respetando la amplitud de movimiento para la individualidad del dolor lumbar de cada paciente, sean ellos de cualquier subgrupo de dolor.

La consciencia corporal como principio del Pilares en la realización de estos movimientos se debe enfatizar, pues los dos primeros movimientos de cadera, arriba descritos, muchas veces generan una confusión por parte del paciente a la hora de ejecutarlos.

Es cuando el instructor debe tener seguridad y propiedad al dar el comando verbal. Ser creativo en las opciones de ejercicios propuestos para el paciente, le ayudará a entender lo que se deba hacer.

Nunca debemos olvidar de la importancia del trabajo de fortalecimiento segmentar para disminuir las incomodidades lumbares.

Ejercicios con activación del músculo transverso abdominal ya obtuvieron resultados satisfactorios, científica y clínicamente y cuando asociados al aumento de la movilidad pélvica se multiplican los beneficios, debiendo, por lo tanto, ser parte predominante del tratamiento y de la prevención en el combate a esta patología.

Aplicación del Método Pilates en el Dolor Lumbar

Con la aplicación del método Pilates, podemos rehabilitar cualquier una de estas causas con resultados completamente satisfactorios, sea un dolor lumbar crónico o agudo, si abordado de una correcta manera con relación a la confección y selección de los ejercicios.

Con seguridad, nos deparamos y vamos a depararnos con muchos pacientes con dolores en las lumbares en nuestra rutina de trabajo, que necesitan especial atención.

A continuación, vamos a ver algunos ejercicios sencillos de suelo/pelota y aparatos, que pueden ser realizados con pacientes en crisis de dolor o como mantenimiento de gano de amplitud pélvica.

Son ejercicios, que muchas veces no les prestamos demasiada atención en las sesiones, por repetirse mucho, por ser muy sencillo, pero con estos pacientes en específico, vale y mucho la pena invertir el tiempo inicial de la sesión en ellos.

Atención para no subestimarlos, pues estos ejercicios exigen la famosa consciencia corporal del paciente y se ha de mantener mucha concentración.

¿Vamos a ellos?

Ejercicios de Pilates para el Dolor Lumbar

1) Movilización en el Suelo

  • El paciente se posiciona en decúbito dorsal, con las manos a lo largo del cuerpo, rodillas y cadera en flexión
  • Solicitar una inspiración inicial y durante la expiración pedirle una retroversión pélvica, con contracción de glúteos, abdomen inferior, solamente hasta que la quinta vértebra ya no esté en contacto con el suelo, manteniendo el crecimiento axial en constante mantenimiento, alejando las costillas de las crestas ilíacas.
  • Solicitar una anteversión pélvica, realizando una hiperlordosis lumbar, utilizando la contracción de los paravertebrales.
  • Realizar una inspiración final y durante la expiración, volver a la posición inicial y neutral de la pelvis en contacto con el suelo.

2) Movilizaciñon en Gatas (The Cat)

  • El paciente se posiciona en gatas con posición neutral de la pelvis.
  • Se inspira inicialmente y durante la expiración, el paciente encorva completamente la columna contrayendo el abdomen movilizando todas las vértebras de la columna, desde la cervical hasta las lumbares, con especial atención para la cintura pélvica, en la contracción de los glúteos para el mantenimiento de la cadera en retroversión.
  • En una segunda expiración, se solicita la extensión total de la columna, con énfasis en anteversión pélvica.
  • Después de la tercera inspiración, se vuelve a la posición inicial y neutral.

3) Movilización en la Pelota

  • Paciente sentado en la pelota, con los pies en el suelo y manos abrazando los ilíacos para un mejor feedback de los movimientos.
  • Se solicita al paciente una inspiración en posición neutral de la cadera, y en la expiración se orienta un desplazamiento lateral aproximando el ilíaco de las costillas de manera unilateral, volviendo en la inspiración a la posición neutral.
  • Durante una segunda expiración se pide un desplazamiento lateral para el otro lado.

En esta posición inicial también podemos solicitarle al paciente para realizar un movimiento de ante y retroversión aislados.

Y también un ejercicio en tres dimensiones, realizando movimientos circulares, donde conseguimos movimientos completos de la pelvis en ante/retroversión y desplazamiento latero-lateral.

4) Movilización Tumbado en Decúbito Dorsal en el Cadillac

  • Paciente tumbado en decúbito dorsal, sobre la cama del Cadillac trapecio, con las manos al lado del cuerpo, piernas en extensión y con los pies en el alza.
  • Preparar el ejercicio con una inspiración inicial, durante la expiración solicitarle un puente en la cadera.
  • En una segunda expiración, desplace las dos piernas juntas para uno de los lados, realizando una flexión lateral ipsilateral del tronco. En la tercera expiración realice el movimiento para el lado contralateral.
  • Vuelva a la posición neutral de puente y baje desenrollando la columna.

5) Movilización en Pie/Arrodillado en el Cadillac (Spine Stretch)

En este ejercicio, el paciente puede realizar tanto de pie, cuanto arrodillado.

El estiramiento de pie exigirá un gano de flexibilidad asociado al ejercicio, lo que no permite hacerlo en pacientes de nivel intermediario.

Ya en la posición arrodillada, se enfatiza la movilización de la cadera, y se puede realizar desde el nivel iniciante para mejor visualización y comprensión del ejercicio propuesto por el paciente.

  • El paciente se posiciona de pie/arrodillado sobre el Cadillac Trapecio, sujetando la barra torre con las manos.
  • Realiza una inspiración con la pelvis neutral, preparándose para el movimiento.
  • Durante la expiración, se realiza una flexión de tronco con retroversión pélvica, hasta sentir un pequeño estiramiento de los músculos posteriores de miembros inferiores, posteriormente estire la columna realizando una anteversión pélvica, reforzando la hiperlordosis lumbar.
  • Inspire una vez más, y en la expiración, vuelca con retroversión pélvica y desenrolle la columna hasta la posición neutral inicial.

Conclusión…

Con estos ejercicios conseguimos estabilizar la lumbar inestable y aumentar la movilidad pélvica necesaria para mejorar la condición del paciente.

La progresión y regresión están a cargo del instructor.

Clínicamente, tengo un resultado muy bueno cuando asocio la movilidad pélvica y vertebral a mi tratamiento del dolor lumbar, espero que también obtengan un feedback positivo.

 

Referências Bibliográficas
  • Andersson G. Epidemiological features of chronic low-back pain. Lancet 1999; 354:581-5.
  • Teixeira MJ. Tratamento multidisciplinar do doente com dor. In: Carvalho MMMJ, organizador. Dor: um estudo multidisciplinar. São Paulo: Summus Editorial; 1999. p. 77-85.
  • Achour Jr. A (1995). Estilo de Vida e Desordem da Coluna Lombar: Uma Resposta dos Componentes da Aptidão Física Relacionada à Saúde. Revista Brasileira de Atividade Física e Saúde 1 (1): 36-56.
  • Carpenter DM, Nelson BW (1999). Low Back Strengthening for the Prevention and Treatment of Low Back Pain. Med Sci Sports Exerc 31 (1): 18-24
  • Danneels LA, Vanderstraeten GG, Cambier DC, Witvrouw EE, Bourgois J, Dankaerts W, De Cuyper HJ (2001). Effects of three different training modalities on the cross sectional area of the lumbar multifidus muscle in patients with chronic low back pain. Br J Sports Med 35 (3):186-91.
  • Arokoski JP, Valta T, Araksinen O, Kankaanpaa M (2001). Back and Abdominal Muscle Functioning During Stabilization Exercises. Arch Phys Med Rehabil 82 (8):1089-98.
  • Leinonen V, Kankaanpaa M, Airaksinen O, Hanninen O (2000). Back and Hip Extensor Activities During Trunk Flexion/Extension: Effects of Low Back Pain and Rehabilitation. Arch Phys Med Rehabil 81: 32-7
  • PERRY, J. Análise de marcha. São Paulo: Manole, 2005.
  • Costa LO, Menezes LC, Cançado RL, Oliveira WM, Ferreira PH. Confiabilidade do teste palpatório e da unidade de biofeedback pressórico na ativação do músculo transverso abdominal em indivíduos normais. Acta Fisiátrica. 2004; 11:101-5.

Written by Camila Lazarin Gallina

Camila Lazarin Gallina

Graduada en fisioterapia en la Universidad Estadual del Centro Oeste – UNICENTRO (2012) y post grado en Traumatología y Ortopedia Funcional (2014) en la misma Universidad. Tiene formación completa en Pilates, Neopilates, entrenamiento funcional, Pilates Mamy Baby y nivel básico en PFB (Progressive Fit Ball). Trabaja en las áreas de su formación completa en la Clínica Equilibrio, en el sector público de atendimiento, trabaja con la promoción a salud y es profesora del Curso de Estética en el grupo Geração Centro de Ensino.

5 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *