Posted in:

Enfermedad de Parkinson y los Beneficios del Pilates

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad crónica, progresiva y degenerativa del sistema nervioso central (SNC). Con esa enfermedad ocurre la disminución intensa de la producción de dopamina, que es un neurotransmisor (substancia química que ayuda en la trasmisión de mensajes entre las células nerviosas).

Ese neurotransmisor ayuda en la realización de los movimientos voluntarios del cuerpo de manera automática, o sea, no necesitamos pensar en cada movimiento que nuestros músculos realizan, debido a presencia de esa substancia en nuestro cerebros.

La falta de la dopamina, particularmente en una pequeña región del encéfalo llamada substancia negra, el control motor del individuo es perdido, ocasionando señales y síntomas característicos de la enfermedad de Parkinson.

En la senescencia es natural la disminución de la producción de varias substancias y la muerte de células nerviosas, entre ellas las que producen dopamina.

Aún no es sabido porque algunas personas pierden esas células en un ritmo muy acelerado, así manifiestan los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

La enfermedad de Parkinson

El cuadro clínico de la enfermedad de Parkinson es básicamente compuesto de cuatro señales principales:

  • Temblor en reposo
  • Acinesia o Bradicinesia (lentitud y disminución de los movimientos voluntarios)
  • Rigidez (endurecimiento de los músculos, principalmente en el nivel de las articulaciones)
  • Instabilidad Postural (dificultad relacionada al equilibrio, con caídas frecuentes)

La enfermedad de Parkinson normalmente se presenta de manera lenta y progresiva, en general cerca de los 60 años de edad, aunque el 10% de los casos ocurran antes de los 40 años (Parkinson de principio precoz) y hasta antes de los 21 años (Parkinson juvenil).

Esa enfermedad afecta a los dos sexos y todas las razas. Los síntomas parecen inicialmente sólo en un lado del cuerpo y el paciente normalmente se queja que ¨un lado no consigue acompañar el otro¨.

El temblor es la característica presente durante el reposo, mejorando cuando el paciente mueve el miembro afectado. Pero no está presente en todos los pacientes con enfermedad de Parkinson, así como ni todos las personas presentan temblor tienen Parkinson.

El paciente percibe que los movimientos con el miembro afectado están más difíciles, son más lentos y así molestando al realizar las tareas diarias, como escribir (la letra se vuelve pequeña), manejar los cubiertos y abotonar las ropas.

El paciente también siente el lado afectado más pesado y más rígido. Eses síntomas empeoran de intensidad, afectando al principio el otro miembro del mismo lado y después de algunos años atinge al otro lado del cuerpo. Él también puede presentar síntomas de dificultades para caminar (pasos pequeños) y alteración en la habla.

El Diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad de Parkinson

El diagnóstico de la enfermedad de Parkinson es básicamente clínico, basado en la correcta valoración de las señales y de los síntomas.

E profesional más cualificado para esa interpretación es el médico neurólogo, que es capaz de diferenciar lo que ocurre en otras enfermedades neurológicas que también afectan los movimientos.

Los exámenes complementares como la tomografía cerebral y la resonancia magnética sirven apenas para valorar otros diagnósticos diferenciales.

El examen de tomografía por emisión de positrones (TEP) puede ser utilizado como un programa especial para el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson, pero es en la mayoría de las veces innecesario ante el cuadro clínico y cuadro evolutivo de la enfermedad.

La enfermedad de Parkinson aún no tiene cura, sin embargo es tratable y generalmente sus señales y sus síntomas contestan de manera satisfactoria a los medicamentos.

Ese medicamentos, entretanto son sintomático, o sea, ellos reponen parcialmente la dopamina que falta y dese modo mejoran los síntomas de la enfermedad.

Deben, por lo tanto ser utilizando por toda la vida en las personas que presentan esa enfermedad o hasta que surjan otros tratamientos más eficaces.

También existen técnicas quirúrgicas para minimizar los síntomas de la enfermedad de Parkinson, que deben ser indicados dependiendo del caso, en la mayoría de las veces cuando los medicamentos fallan al controlar los síntomas.

El tratamiento es conjunto con la fisioterapia, fonoaudiología, soporte psicológico y nutricional. El objetivo de eses tratamientos es reducir el prejuicio funcional decurrente de la enfermedad, permitiendo que el paciente tenga una vida independiente con cualidad por muchos años.

¿Por qué recomendar el Pilates?

El método Pilates es recomendado para pacientes con enfermedad de Parkinson ya que es una técnica que trabaja la reeducación desde la respiración hasta los grandes movimientos del paciente.

El Pilates es un programa de entrenamiento del cuerpo y de la miembro con base en seis principios fundamentales: la concentración, el control, el centro de fuerza, la fluidez de los movimientos, la respiración y la precisión.

Un sistema único de ejercicios de estiramientos y fortalecimiento, coordinación motor y equilibrio, buscando evitar el impacto o la presión en las articulaciones y disminuyendo el riesgo de lesiones. Es una actividad física indicada para cualquier persona.

El portador de la enfermedad de Parkinson presenta la musculatura rígida y las alteraciones posturales y de comportamiento es perceptible una postura cifótica, eso compromete la expansibilidad torácica y la respiración es más corta.

Con el Pilates el entrenamiento respiratorio objetiva el cambio de este padrón y la mejora de la expansibilidad torácica.

Los ejercicios específicos de movilidad y estiramiento son necesarios porque el paciente adopta una postura de protracción, disminuyendo el espacio necesario para la expansión pulmonar durante la respiración, así perjudicando la respiración y volviéndola muy difícil.

El padrón respiratorio aplicado en el método es muy importante para animar el paciente para realizar actividad física (atención direccionada para la actividad) cuanto para mejorar la expansibilidad de la caja torácica y la rigidez del diafragma, factor muy comprometido y extremamente importante en eses pacientes.

La aplicación de los ejercicios fluye de manera más adecuada se conseguimos disminuir el padrón de rigidez, para eso la rotación de las extremidades y del tronco así como el balance suave y lento que proporciona el relajamiento del paciente.

Ejercicios para trabajar con los portadores de Parkinson

El Pilates es un concepto de reeducación del movimiento que auxilia en la mejora de las alteraciones motoras y en varios síntomas colaterales provenientes de la enfermedad de Parkinson.

El instructor debe trabajar con su alumno los estiramientos globales y específicos para grupos musculares más afectados. Así como los ejercicios de fortalecimiento leve y los que favorecen el gano de amplitud articular de los miembros superiores y de los miembros inferiores, también ejercicios de flexibilidad de la columna vertebral que son importante.

Eso porque el individuo va perdiendo la capacidad de mantenerse erecto, de realizar movimientos de gran amplitud como dar un paso largo o coger algo en una móvil arriba de la cabeza.

Conclusión…

Los ejercicios en superficies instables (pelota o bosu) también son indicados para el entrenamiento del equilibrio, de la coordinación motora beneficiando los pacientes con Parkinson.

La instabilidad postural y los desequilibrios presentes en esa población pueden ser trabajados tras la estabilización dinámica. Para eso utilizamos los equipamientos de Pilates y la infinidad de accesorios, que pueden estimular también las reacciones de equilibrio en todos los planos de movimiento.

Written by Ana Claudia Assunção

Ana Claudia Assunção

Graduada en fisioterapia en la Facultad Social de Bahia (FSBA), especialista en el programa salud de la familia en la Universidad Jorge Amado (Unijorge). Curso de formación en reeducación postural y pilates, además de cursos de perfeccionamiento en la área de Fisioterapia. Trabaja con fisioterapia clínico y domiciliar. Instructora de Pilates en la Academia Well. Fan Page: anafisiocare Instagram: anafisiocare

2 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *