Posted in:

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica: ¿Cómo podemos tratarla con Pilates?

La EPOC o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica ganó mucho destaque en los últimos años, debido a la concientización del tamaño de su importancia como factor de morbilidad y mortalidad.

En Brasil esta patología ocupa el quinto lugar en el ranking en causas de muerte y 290 mil ingresos hospitalarios.

¿Pero qué es Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica?

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica es una enfermedad que lleva a la obstrucción crónico del flujo aéreo de forma progresiva, de una forma más sencilla, el pulmón pierde la elasticidad y la inspiración se torna más difícil.

Es una patología que puede ser prevenida y tratada, pero no totalmente reversible. La obstrucción de este flujo está asociada a la inhalación de partículas o gases tóxicos que llevan a inflamación anormal de los pulmones.

Según el III Consenso Brasileño de Ventilación Mecánica está incluido en el cuadro de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, Enfisema Pulmonar y Bronquitis Crónica, excluyendo Alma, bronquiectasias, bronquiolitis, neumoconiosis o cualquier enfermedad parenquimatosa.

Síntomas y Consecuencias

Las actividades de vida diarias de pacientes con EPOC presentan consecuencias agravantes, reduciendo la calidad de vida, capacidad funcional respiratoria y el acondicionamiento físico.

Los síntomas Abarcan:

  • Tos
  • Producción de Expectoración
  • Cambio en el Color del Moco
  • Disnea al Esfuerzo
  • Disnea sin Esfuerzo
  • Aprieto en el Pecho
  • Confusión
  • Somnolencia Excesiva
  • Labios y Uñas de Color Azulado
  • Pérdida de Peso

El Individuo que sufre con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica presenta mayor riesgo para:

  • Infarto del Miocardio
  • Angina
  • Osteoporosis
  • Infecciones Respiratorias
  • Fracturas
  • Depresión
  • Diabetes
  • Anemia
  • Glaucoma
  • Disturbios Relacionados al Sueño

Factores de Riesgo para Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

El factor de riesgo más importante hoy por hoy que causa la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica es el humo del tabaco, siendo el cigarrillo, pipa o cualquier otro medio popular de uso del tabaco en otros países.

El hecho de no ser fumador, no te libra de ser un individuo que sufra con EPOC, pues la exposición pasiva al humo del cigarrillo, ya es suficiente para la contribución de síntomas respiratorios y para la propia EPOC.

Así como también Polvo ocupacional, productos químicos ocupacionales (en casos de exposiciones intensas o prolongadas); humo de leña, infecciones respiratorias graves en la infancia y condiciones socioeconómicas.

Diagnóstico

El diagnóstico se inicia por la anamnesis realizada con el paciente, en la cual el mismo presenta los síntomas y relata contacto con los factores de riesgo, principalmente el humo de tabaco.

Siendo así, debemos evaluar si la tos ocurre de forma intermitente o todos los días; con frecuencia a lo largo del día; o raramente solamente nocturna.

Cualquier forma crónica de producción de expectoración es un indicativo de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica; episodios recidivos de bronquitis aguda y analizar si la disnea el progresiva, persistente y si empeora con los ejercicios.

Independiente de la anamnesis el diagnóstico debe ser confirmado por medio de la espirometría, en la cual se evalúan los valores de Capacidad Vital Forzada y Volumen Espiratorio Forzado en el primer segundo.

La disminución del valor del volumen espiratorio forzado caracteriza el paciente con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, y el grado de anormalidades espirométricas caracteriza la gravedad de la misma.

El Método Pilates y la Respiración

El Método Pilates es una excelente herramienta de rehabilitación en las manos de un Fisioterapeuta, sus beneficios son variados y las contraindicaciones son casi nulas (y aun así éstas no impiden la aplicación del método, solamente exigen algunos cuidados a tenerse en cuenta).

Como ya sabemos, tenemos como ventaja dentro del Método la estimulación de la circulación y oxigenación de la sangre, aumento de la capacidad cardiorrespiratoria, y mejoría de la flexibilidad.

Así como disminución de las tensiones, el alineamiento postural, mejora del acondicionamiento físico y coordinación además del aumento de la concientización corporal abarcando equilibrio y propiocepción.

Según Joseph Pilates, los beneficios generados por la técnica, están totalmente relacionados a la forma con la cual se ejecutan los ejercicios.

El factor primordial en el inicio del movimiento de cada ejercicio es la respiración, y la misma proporciona a la columna el alineamiento adecuado y el reclutamiento de los músculos estabilizadores profundos de la columna en la sustentación pélvica.

El objetivo del Método es hacer con que el individuo ejecute los ejercicios activando el Power House (que abarca musculatura del suelo pélvico, flexores y extensores de la columna y diafragma) juntamente con la fuerza y flexibilidad para la realización de los movimientos y aun coordenado a la respiración como una forma de “marcar” el tiempo.

Para Joseph Pilates, el Power House (“Casa” o “Centro” de fuerza) nada más es de que la capacidad de coordinar la mecánica respiratoria con la sinergia de los músculos abdominales (que él cree ser el fuente de energía muscular para todo nuestro cuerpo), multífidus y perineo.

Partiendo del principio que el Método Pilates utiliza un padrón respiratorio durante cada ejercicio, y que este padrón preconiza la expansión de la caja torácica evitando así la expansión del abdomen, podemos afirmar que existe un aumento del espacio intercostal, favoreciendo la expansión pulmonar y por consecuencia los volúmenes pulmonares.

Podemos pensar de esta forma, una vez que el ejercicio exige una inspiración profunda y una espiración máxima.

Durante la ejecución de los ejercicios realizamos el movimiento de retroversión de la pelvis, y éste por su vez, realiza el estiramiento del principal músculo inspiratorio: el Diafragma, estiramiento este que se da por la localización de su inserción.

Se afirma que el estiramiento resulta de fuerza muscular en casos específicos, así podemos afirmar que existe un aumento de fuerza del músculo diafragma.

Pronto, partimos de la hipótesis que el uso del Método Pilates proporciona movilidad toracoabdominal, fuerza respiratoria, mejorando la función pulmonar.

Método Pilates y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

Como decía Joseph Pilates:

“Aunque no sigas ninguna de nuestras instrucciones, aprenda a respirar correctamente”

Joseph Pilates

Pacientes portadores de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, generalmente son resistentes a los ejercicios debido a la fatiga en los miembros inferiores disminuyendo así el desempeño en sus actividades.

La actividad física de cualquier origen tiene un gran impacto en la vida de personas con problemas respiratorios, mejorando la función cardiovascular, el sistema ventilatorio, el aumento de la resistencia y fuerza muscular.

Una investigación de la Revista Fisioterapia Brasil afirma que los pacientes con enfermedades pulmonares tienen menos riesgo de ingreso hospitalario y mortalidad si realizan, de forma regular, algún tipo de actividad física.

El instructor de Pilates debe orientar y concientizar su paciente al respecto del padrón respiratorio ser el punto clave de sus atendimientos, una vez que el objetivo sería el fortalecimiento de la musculatura respiratoria y la mejoría del padrón respiratorio.

La respiración propuesta por el Método Pilates debe ocurrir de la siguiente manera: Una inspiración profunda torácica, espiración del tórax inferior y abdomen.

Este ciclo respiratorio debe ser coordinado junto a la ejecución muscular, favoreciendo la oxigenación tisular y la ventilación pulmonar.

El Método Pilates puede ser una herramienta eficaz para el fisioterapeuta en la rehabilitación de pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, cuando aplicado de forma correcta basándose en sus principios y respetando los límites de los pacientes.

Ejercicios del Método Pilates para EPOC

Antes de empezar los ejercicios, debemos trabajar la concientización corporal de este individuo, para que la respiración ocurra de forma correcta.

Solicite al paciente que se tumbe en decúbito dorsal, que ponga las manos sobre la barriga, y pídale que inspire por la nariz de forma que el abdomen no sufra una expansión, solamente el tórax.

Al realizar la espiración el paciente debe empezar el proceso de arriba abajo, como si hubiese una “onda” que sale del pecho en dirección a la barriga. La inspiración debe ser profunda y la espiración de forma lenta y controlada.

En casos de dificultad de comprensión, podemos poner el individuo de frente a un espejo, posicionando una banda elástica alrededor del abdomen de modo a realizar determinada resistencia, y solicitarle la inspiración de forma profunda, así percibiendo la resistencia en su abdomen.

Después de algunas repeticiones de esta “concientización de la respiración”, podemos pasarle los ejercicios, pero siempre respetando las limitaciones de cada individuo, y realizando adaptaciones cuando necesario.

Siguen algunos ejemplos de ejercicios de la serie clásica del Método Pilates:

Bridge

En decúbito dorsal, con la cadera y rodillas flexionados y alineados, dejando la palma de la manos para arriba favoreciendo la rotación externa de los hombros para “abrir” el pecho.

Realizar la extensión de la cadera al inspirar, y realizar el retorno durante la espiración vértebra a vértebra, siendo el glúteo el último a posicionarse.

Roll Up

En decúbito dorsal, pelvis y columna neutra, miembros alineados, realizar una inspiración mientras eleva los brazos.

Durante la espiración realizar la flexión de la columna pasando por el “imprint”.

Inspire con la columna flexionada, espire girando el tronco para atrás vértebra por vértebra, extendiendo la columna hasta retornar a la posición inicial.

Swan

En decúbito ventral, apoyar las palmas de las manos en el suelo en la dirección de los hombros con los codos cerrados.

Alinear los miembros inferiores juntos, y los talones deben permanecer juntos.

Durante la inspiración, inicie una leve extensión de la columna empujando el suelo.

Espire mientras vuelve a la posición inicial.

The Saw

Sentado con la columna erecta, pelvis neutra y hombros abducidos, realice una inspiración mientras realiza la rotación de la columna, manteniendo la pelvis fija.

Durante la espiración lleve la mano en dirección al quinto dedo del pié contralateral como si fuera serrarlo realizando la flexión de la columna.

Durante la nueva inspiración vuelva a la posición inicial y realice del otro lado.

Spine Stretch

Sentado con la columna erecta, miembros superiores delante del cuerpo y rodillas extendidas.

Durante la inspiración “crecer” como si fuera alcanzar el techo con la punta de la cabeza.

Durante la espiración realizar una “C” con la columna, flexionándola, llevando el mentón en dirección del pecho (realizar espiración completa).

Al inspirar otra vez desenrolle la columna volviendo a la posición inicial.

Concluyendo…

“Respirar es lo primero y el último acto de la vida. Nuestra vida depende de esto. Visto que no podemos vivir sin respirar, es trágicamente deplorable contemplar los millones y millones que nunca aprendieron a dominar el arte de respirar correctamente…”


Joseph Pilates

Written by Thais Giabani

Thais Giabani

- Fisioterapeuta con postgrado en Salud de la Mujer
- Extensión en Auriculoterapia
- Curso de Pilates en las patologías de la columna
- Curso de Pilates y Neopilates
- Curso de reflexología

8 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *