Posted in:

Algunas pautas para incorporar nuevos alumnos de Pilates

Quizás estas pautas parezcan obvias y crean que enunciarlas aquí carezca de sentido. Pero por las experiencias y vivencias que nos circundan, la “deshumanización” tan propia de nuestros tiempos, alcanza nuestros Salones y Estudios.

Por ello tal vez, sea necesario refrescar algunos temas que nos devuelvan al esencia de nuestra profesión, y orienten a quienes se inician como instructores del Método Pilates.

Cada persona que se acerca por primera vez a un centro de actividad física, lo hace cargada de expectativas, preconceptos y prejuicios, por qué no?

Adaptación de los Alumnos de Pilates

Pero en particular en el caso de los Estudios de Pilates, ésta generalmente contiene una historia en torno a una patología, dificultad, discapacidad, con la que muchas veces no ha podido adaptarse a otras disciplinas, o viene agotada, desmoralizada de periodos largos de recuperación.

La carga emocional del potencial alumnos de Pilates es alta, por lo tanto su susceptibilidad también. Debe decidir si el Método Pilates sumará a su calidad de vida o si puede llegar a ser una perdida de tiempo.

Nuestra labor como guías en la impartición del Método es decisiva para incorporarlo con éxito al programa: Pilates se adapta a las características y necesidades de los alumnos de Pilates, facilitando su positiva evolución, y dando muestras de ello en lo físico y emocional.

Cargados de dudas por nula experiencia no solo en el Método, sino en la actividad física en general; desilusionados por haber fracasado anteriormente en sus rehabilitaciones.

Miedosos cansados de sentir dolor y fatiga en sus cuerpos; escépticos provenientes de otras disciplinas o deportes que consideran Pilates una práctica para personas mayores o personas “relajadas”.

Todos ellos acuden a nosotros en pos de mejorar su cotidiano y debemos predisponernos a responderles de la manera mas adecuada y certera.

1) La primera impresión es la que cuenta

Suelo recibir a personas desencantadas del Método. Pero luego de indagar un poco y con el transcurrir de las clases, llegamos a la conclusión conjunta que el problema no ha sido Pilates en sí, sino la manera de dictar la técnica por parte de los profesionales, más concretamente por la falta de dedicación y empatía del mismo.

Más allá de las características edilicias e higiénicas del lugar, la “buena presencia” y cordialidad de quien esta a cargo del la sesión, el interés por conocer mínimamente las características físicas y los objetivos que atrajeron a dicho alumno al Estudio es la primer pauta para comenzar a transitar el camino del éxito.

Completar la ficha de inscripción con sus datos personales, y la planilla de antecedentes médicos, hasta solicitar estudios o exámenes previos en casos de patologías, altas medicas que indiquen la aptitud para iniciar el ejercicio, carecerían de sentido sin una mínima entrevista personal.

En ella se establece la primera conexión entre el alumno y quien impartirá su clase, su guía en el Método. Una amena charla favorece la expresión de los intereses, expectativas, objetivos y dudas, no solo de quien se inicia, sino también es una buena oportunidad para aclarar pautas de trabajo y de convivencia por parte del profesional.

2) Organizar el trabajo a realizar con los “primerizos”

Una vez que tenemos un primer aproximamiento a nuestro alumno, seria ideal el tratamiento personalizado o semipersonalizado de aquellos que se inician en el Método, también de los que provienen de otros Estudios con conocimientos previos, así como los que retoman luego de un tiempo sin practicar.

Si se tiene la posibilidad se podrían orientar estos encuentros según objetivos a lograr o patologías, para un abordaje mas acabado de las mismas.

Pero de no ser así, simplemente con tener presente (y disposición la planilla de antecedentes médicos) los requerimientos del alumno y principales afecciones bastaría. Una segunda pauta seria entonces, distinguir el trabajo a realizar con aquellos que recién comienzan del de los alumnos de Pilates regulares.

En estas clases iniciales el objetivo primordial seria la introducción a Pilates y sus principios de manera fluida y con lenguaje accesible, sin descartar las ayudas táctiles y visuales para un mejor entendimiento.

Siempre estar abiertos a otras posibilidades, predispuestos, nos acerca a nuestros alumnos de Pilates facilitando la comprensión y ejecución de los movimientos o ejercicios.

Para ello la planificación de la clase es fundamental, llevar un orden en la transmisión de los conceptos, así como contar con elementos que nos asistan (pelotas, almohadones) o material didáctico (láminas, imágenes, maquetas) que contribuyan a la ejecución del ejercicio si el alumno presenta dificultad.

No hay nada más desmoralizante que el fracaso en la realización de los mismos en coincidencia con la falta de voluntad del profesional en colaborar. El ambiente debe contribuir al proceso siendo relajado y promoviendo la concentración.

Un entorno disperso donde circula gente, con música a alto volumen, con la presencia de otras personas observando, etc.  perjudica la tarea. Flexibilidad es la clave: adaptación.

3) La comunicación

La comunicación es bidireccional absolutamente todo el tiempo. Es tan importante lo que yo tengo  que explicar, mostrar y corregir, como lo que el alumno me quiere transmitir: sus dudas, sensaciones, molestias.

No solo de los ejercicios en si, sino de sus expectativas y logros durante el proceso de aprendizaje. Y se debe trabajar en la relación entre aquel que imparte y el que recibe el conocimiento, motivando al alumno a abrirse, obviamente desde una perspectiva profesional, pero contribuyendo a una relación de confianza.

No perdamos de vista que el alumno deposita su salud en nuestras manos.

4) Pilates como “servicio”

Más allá de los títulos profesionales y las capacitaciones, que son fundamentales y prioridad, no debemos pasar por alto la función que estamos desarrollando.

De nada sirve ser graduado con honores si no nos dedicamos a nuestros alumnos de Pilates. Planteo como cuarta pauta la “vocación de servicio”. Un tema muy en boga en la actualidad: qué tipo de capacitación se invirtió en la formación en el Método Pilates y el tiempo de duración de la misma, o que escuela o aval contiene la misma.

Una competencia feroz entre quien posee la mayor cantidad de asistencias a congresos y seminarios. Se discute todo el tiempo sobre quien puede “lastimar” o no al alumno a partir de sus conocimientos, pero no se menciona con la misma firmeza el compromiso con su trabajo.

Un verdadero profesional posee conocimientos, modos de transmitirlos y compromiso con dicha tarea. Cuando uno esta a cargo de una clase su principal y única función es transmitir de manera coherente y acorde el Método. Quienes asisten nos dedican su tiempo y confían en nuestro aporte a su calidad de vida.

El virtuosismo y las acrobacias no tienen sentido en un salón donde los alumnos de Pilates se dedican a admirar a su profesor quedando sedientos de conocimiento o incorporando técnicas deficientes o incorrectas.

5) Fiel al Método

No perder el Norte: powerhouse, concentración, control, precisión, respiración y fluidez. Si bien se han hecho repetidas sugerencias y se han comentado los beneficios de la flexibilidad y adaptación de quien imparte las clases y su contenido en pos de los asistentes, es imperante no renunciar ni menospreciar los principios básicos de Pilates.

Ellos nos guían, marcado el camino a seguir en nuestro programa de ejercicios. Cada movimiento esta creado para integrar estos principios. Sin ellos nuestras clases serian monótonas, o se transformarían en un muestrario sin fin de ejercicios inconexos sin objetivo.

Si bien suelen ser conceptos complejos para quienes se inician, deben estar presentes desde el primer encuentro: sin apabulllamientos, con buena orientación y el paso del tiempo los incorporaran de manera natural y se transformaran en hábito.

Como profesional debo “abrazar” el Método, debo estar convencido y seguro de su poder de transformación y cambio, de esta manera quienes asisten se sentirán más confiados y aprehensivos.

6) Impronta personal

Claro que en una sesión tus alumnos de Pilates no te conocerán, pero una gestión responsable y atenta desde el principio les dará buena impresión y los inspirara a seguirte.

Así como cada persona es única e irrepetible, cada instructor también lo es. Encuentra aquello que te hace diferente, lo que marca la diferencia, agrega tu cuota personal, eso que los haga preferirte ante otro profesional.

Dicen que con carisma se nace, que esa “chispa” no se puede “comprar”. Pero un alumno no necesita un “showman” sino un profesional que lo guie con responsabilidad, flexibilidad y empatía.

Conclusión…

Esta serie de tips o simples consejos no pretenden ser revolucionarios, simplemente vienen a generar una reflexión sobre un tema emergente de la sociedad actual que alcanza nuestros espacios de trabajo.

Refrescar ciertos criterios que son pilares del Método Pilates como la personalización, la adaptación, la flexibilidad y accesibilidad, humanizan la profesión, nos vuelve personas más ricas y valiosas.

La entrega y dedicación hacia nuestros alumnos de Pilates se refleja no solo en sus avances en la técnica de los ejercicios, o en la superación de patologías o mejora de las condiciones físicas, sino también en su confianza en nosotros.

Como consecuencia obtendremos su incondicionalidad y preferencia contribuyendo a nuestro posicionamiento en el mercado, dando entidad a nuestro trabajo y sumando al éxito como profesionales en el Método Pilates.

Written by Gabriela Bianchi

Gabriela Bianchi

Si bien se dedicó a la danza clásica desde pequeña y a la competencia en natación, se formo en el Universidad Nacional del Sur (Argentina) como Licenciada en Geografía y actualmente se encuentra finalizando su Doctorado. Paralelamente a la actividad académica- docente, se formó en fitness y musculación, danza y ritmos, impartiendo clases en gimnasios de su medio desde el año 2003 y preparando grupos para competiciones regionales y nacionales. En el año 2010 se especializa en el Método Pilates fundando su propio Estudio con modalidad terapéutica, lo que pasa a ser su principal ocupación, participando en diferentes congresos y capacitaciones a nivel regional y nacional, y participando como docente en capacitaciones locales.

1 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *