Posted in:

Liberación Miofascial en las Clases de Entrenamiento Funcional

Actualmente no hay dudas que el entrenamiento funcional ha revolucionado la manera de entrenar.

Con técnicas que consisten en trasferir los ejercicios para las actividades diarias del alumno, en el entrenamiento funcional se utiliza equipamientos simples o el peso del propio cuerpo, ese es su principal diferencial en relación a los entrenamientos tradicionales.

Además, él ofrece diversos beneficios para el cuerpo, como el aumento de la resistencia, la flexibilidad, el equilibrio y otros. Básicamente, el entrenamiento funcional mejora todas las capacidades y los sistemas del cuerpo humano, utilizado también en las rehabilitaciones.

Pero, mucho más que preocuparse y centrarse en realizar un padrón de movimiento correcto y no entrenar una musculatura aislada, es necesario también que el instructor de entrenamiento funcional consiga realizar y orientar en la práctica.

Otros aspectos que rigen nuestro cuerpo, como la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones y de los tejidos, que posibilitaron un gano de fuerza adecuada, sin prejuicios al cuerpo.

En ese texto veremos la importancia de la liberación miofascial durante las sesiones de entrenamiento funcional y las recomendaciones para realizarla de la mejor manera posible.

Relación de Fuerza, de Movilidad y de Flexibilidad

El equilibrio entre la fuerza/movilidad/ flexibilidad debe existir ya que el exceso o la falla de un de eses sistemas perjudica el funcionamiento de los otros de forma simétrica.

La manutención de la movilidad corporal completa permite al cuerpo adaptarse y realizar las tareas funcionales de manera más ordenada y sin comprometimientos. Promoviendo aumento de la longitud de las estructuras con encortamiento adaptativo1.

Pudiendo ser definida también como una técnica utilizada para aumentar la extensibilidad musculotendínea y del tejido conjuntivo peri articular, contribuyendo para aumentar la flexibilidad articular. Esto es, aumentar la amplitud del movimiento.

El encortamiento del sistema muscular genera como consecuencias el aumento del gasto energético, la desestabilización de la postura, la utilización de fibras musculares compensatorias, la compresión de las fibras nerviosas, el aumento de los calambres y del dolor, también perjudica la técnica deportiva.

Los ejercicios de estiramientos son fundamentales para la prevención y el tratamiento del encortamiento muscular 2.

La manutención de los parámetros adecuados de flexibilidad proporciona una buena movilidad, posibilitando los movimientos con seguridad con la amplitud completa.

Además, disminuye el riesgo de lesiones en recurrencia de las limitaciones musculares y articulares 3,5, y una mejora del rendimiento físico.

Añadimos entonces la liberación miofascial como una de las estrategias utilizadas para contribuir con la mejora de flexibilidad y de la movilidad.

¿Lo qué es Fascia?

La fascia es un tejido conjuntivo que involucra todo nuestro cuerpo, las vísceras, las arterias y las venas, así es un red que conecta el cuerpo todo, desde el cráneo hasta la planta de los pies 6,7.

Cuando la fascia involucra las fibras musculares es llamada de fascia muscular teniendo como función contribuir en la trasmisión de fuerza entre los segmentos corporales. Perder la plasticidad de la fascia afecta la flexibilidad y la capacidad del movimiento con la amplitud completa 8.

Si en algún momento o por algún motivo esa fascia se encuentra ¨tensa¨ y empieza a endurecerse, eso puede no permitir un libre movimiento entre los músculos y causar movimientos limitados, dolores y lesiones, principalmente, después de una actividad de alta intensidad, como por ejemplo, el entrenamiento funcional.

Cuando ignorada o prolongada puede reflectar en incómodos en otras regiones del cuerpo, provocando una recuperación aún más difícil por su estado crónico y extenso de lesión.

Sea cual sea la actividad exigida, la musculación, la carrera, el ciclismo y en nuestro caso el entrenamiento funcional, si la recuperación correcta el cuerpo puede perder su capacidad adaptativa fisiológica9, perjudicando el buen funcionamiento del sistema musculoesquelético, alterando la coordinación y la agilidad, la flexibilidad, la fuerza muscular y la capacidad neuromuscular.

¿Por qué realizar la Liberación de la Fascia?

La técnica utilizada para relajar esa fascia es conocida como liberación miofascial10. Esa liberación actúa con movilizaciones (manuales o auto liberación con algún accesorio) de la fascia, donde se aplica presión y deslizamiento en toda la extensión del grupo muscular.

El objetivo es buscar la mayor libertad de movimiento, el alivio del dolor y la restauración de la cuantidad normal de los movimientos2, 11, ya que después de realizar la técnica, el músculo y la fascia pueden funcionar sinérgicamente sin restricciones.

Si tenemos un cuerpo con una buena flexibilidad y movilidad, la manutención de la fuerza será más efectiva, una vez que cuanto más el músculo se estira más fuerza de contracción él tendrá, y el estiramiento de la fascia no perjudica en la fuerza muscular, lo que es el miedo de muchos, cuando relatan el motivo de no trabajar eses pilares en la musculación, por ejemplo.

Fisiológicamente, los músculos mantenidos habitualmente en la posición de acortamiento tienden a perder la elasticidad, volviéndose fuertes solamente en los testes en la posición acortada, pero débiles cuando están estirados. Esta condición es conocida como debilidad por acortamiento.

En contrapartida, los músculos mantenidos habitualmente en la posición estirada tienden a ser más débiles en los testes debido a un cambio en la curva de longitud-tensión, esa circunstancia es llamada de debilidad por estiramiento1.

Por lo tanto, liberar la fascia del músculo es muy importante sea ella antes del entrenamiento, con el objetivo de aumentar la amplitud de los movimientos multiarticulares; o con el objetivo de relajamiento muscular pos-entrenamiento, disminuyendo la frecuencia del dolor muscular tardío, pues disminuye la rigidez de las arterias lo que conlleva en un aumento de la circulación local, proporcionando más relajamiento y más recuperación muscular.

Beneficios de la Liberación Miofascial

  • Ayuda a desarrollar la consciencia corporal;
  • Masaje en los músculos doloridos y permite un estiramiento más profundo;
  • Promueve una postura correcta y el alineamiento de la columna;
  • Alivia las tensiones y ayuda a evitarlas en los músculos;
  • Promueve una mayor efectividad de entrenamiento por promover cambios progresivos en los niveles físico y emocional;
  • Liberar las tensiones y los dolores musculares crónicos;
  • Modificar la distribución de la masa muscular;
  • Mejora la circulación y la respiración;
  • Promueve mayor movilidad y amplitud de movimiento;
  • Reduce la rigidez arterial y mejora la función endotelial vascular.

¿Cómo podemos realizar la Liberación Miofascial?

Normalmente en la sesión de entrenamiento funcional utilizamos accesorios propios para la liberación miofascial, con diferentes nombres cómo foam roller (rollos de espuma), stick (bastón), softball y las pelotas de tenis.

Pero con el mismo principio que es consistir en una superficie arredondeada y deslizante, como un rollo de Pilates por ejemplo, o hasta mismo una toalla doblada en forma de cilindro.

La técnica es muy simples de ser realizada y consiste, por lo tanto, en deslizar esa superficie cilíndrica con presión sobre un músculo elegido.

Normalmente hecha en grandes grupos musculares como cuádriceps, isquiotibiales, tríceps sural, internos del muslo que mecánicamente son responsables por las combinaciones de los movimientos, pueden aumentar el estrés sobre la relación longitud-tensión del músculo, con más riesgos de lesiones por distensión12.

Además del tensor de la fascia lata, banda iliotibial, lumbar, glúteos, romboides, dorsal y cuadrado lumbar.

Esa presión puede reflectar en dolor, siendo una señal en esa parte específica su músculo hay restricción, disminuyendo la irrigación sanguínea y tensión, y que necesita ser liberado.

Por lo tanto cuanto encontrar una región dolorida mantenga la presión por algunos segundos, y al repetir el deslizamiento del cilindro en aquella región tú ya debes sentir la disminución de la tensión, realizando ese movimiento de ida y vuelta, varias veces hasta sentir alivio.

Así, como los ejercicios del entrenamiento funcional, la liberación miofascial también deben ser orientadas por un instructor fisioterapeuta o educador físico, sólo él sabrá la mejor manera de realización de maniobras y en cuales los grupos musculares la liberación miofascial es más indicada, dependiendo del tipo de entrenamiento que tú tendrás o tubo.

Conclusión…

La liberación miofascial puede y debe ser realizada en nuestro plan de entrenamiento cuando hacemos la recuperación muscular de nuestro paciente pos-entrenamiento, como también, una manera de primorear cierto ejercicio o gesto deportivo.

Esa atención irá fidelizar tu paciente con relación al entrenamiento estar le proporcionando el bienestar general y principalmente, cuanto en la prevención de lesiones.

Como fisioterapeuta ortopédica e instructora de funcional, utilizo esa técnica también en otra abordaje, en la rehabilitación, cuando mi paciente necesita del aumento de movilidad de la fascia para el gano de amplitud de movimiento en un pos-quirúrgica y en el tratamiento del dolor de manera manual.

Esa es mi recomendación, que existen técnicas en la literatura nos presenta como efectivo para promover la salud de nuestro paciente de manera más apropiada.

¿Has gustado del texto? ¡Deje tu comentario abajo!

 

Referências Bibliograficas
 Kisner C, Colby LA. Exercícios Terapêuticos Fundamentos e Técnicas. 4ª Ed. São Paulo: Manole, 2005.
Mourad M.R. Terapia miofascial no tratamento de contusão por trauma direto do trato iliotibial em jogadores de futebol profissional de Osasco. Terapia Manual. 2005; 3: 431–437
Achour Jr A. Exercícios de Alongamento: Anatomia e Fisiologia. 2ª Ed. São Paulo: Manole, 2006.
Adams, K.; O´shea, P.; O´shea, K.L. Aging: Its Effects on Strength, Power, Flexibility, and Bone Density. Strength and Conditioning Journal. 1999; 21: 65-67.
Mathews, D.K. Medidas e Avaliação em Educação Física. 5. ed. Rio de Janeiro: Interamericana; 1980.
Barnes, J.F. Healing Ancient Wounds: The Renegade’s Wisdom. Myofascial Release Treatment Center; 2000.
Manhein C. The Miofascial Release Manual. Thorofare NJ. Editora Slack Incorporated; 2001.
Kumka, M.; Bonar, J. Fascia: a morphological description and classification system based on a literature review. Journal of the Canadian Chiropractic Association, vol. 56, n. 3, p. 179-191, 2012.
Hammer, W.I. Exame funcional dos tecidos moles e tratamento por métodos manuais: novas perspectivas. 2 ed, Rio de Janeiro, Editora Guanabara Koogan; 2003.
Greenman P.E. Princípios da medicina manual. 2 ed. São Paulo: Editora Manole; 2001
Barnes, J.F. Liberação Miofascial. In: Hammer WI (editor) Exame funcional dos tecidos moles e métodos manuais, novas perspectivas. 2 ed. Rio de Janeiro, Guanabara; 2003.
Rispler DT. Distúrbios dos Músculos, Tendões e Ligamentos. In: Greene WB. Ortopedia de Netter. 1ª ed. Rio de Janeiro: Elsevier, 2006, p. 82-9

 

Written by Camila Lazarin Gallina

Camila Lazarin Gallina

Graduada en fisioterapia en la Universidad Estadual del Centro Oeste – UNICENTRO (2012) y post grado en Traumatología y Ortopedia Funcional (2014) en la misma Universidad. Tiene formación completa en Pilates, Neopilates, entrenamiento funcional, Pilates Mamy Baby y nivel básico en PFB (Progressive Fit Ball). Trabaja en las áreas de su formación completa en la Clínica Equilibrio, en el sector público de atendimiento, trabaja con la promoción a salud y es profesora del Curso de Estética en el grupo Geração Centro de Ensino.

5 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *