Posted in:

Método Pilates y su actuación en la Condromalacia Rotuliana

La condromalacia rotuliana puede ser un problema grave ya que la rodilla es la articulación más compleja del cuerpo humano, su función está relacionada directamente con tres sistemas que componen el sistema locomotor, la anatomía del sistema óseo, la actividad muscular integrada y las estructuras de los ligamentos.

El sistema locomotor, por ser frecuentemente utilizado, está sujeto a esfuerzos y a las tensiones, lo que es frecuente la instabilidad de sus articulaciones.

El complejo articular de la rodilla es formado por cuatro huesos diferentes: el fémur, la tibia, el peroné y la rótula. Esas estructuras óseas forman dos articulaciones la femorotibial y femororotuliana (SPENCE, 1991).

La articulación de la rodilla permite la sustentación de grandes cargas, así como la movilidad necesaria para las actividades de locomoción (HALL, 2009). La articulación de la rodilla es un elemento que fornece estabilidad y movilidad para todos los aspectos de la cinemática. Desde el punto de vista óseo, la estabilidad de la rodilla puede ser considerada flaca, pues está sostenida principalmente por los sistemas de ligamentos y de la musculatura.

¨La biomecánica de la rodilla tiene dos funciones: proporcionar estabilidad en extensión completa – posición en la cual tiene características de soporte de esfuerzos debido al peso corporal y la movilidad después de un ángulo de flexión – promueve la movilidad indispensable en el trayecto y en la orientación del pie relacionado con la irregularidades del suelo¨ (SOUZA et al., 2015).

Según, Andrews et al. (2010) la articulación de la rodilla es una de las más lesionadas de todo el cuerpo, en especial en personas que participan de actividades físicas. ¡Por eso la importancia de ese artículo de hoy!

Articulación de la Rodilla

Vamos ahora hablar un poco de la articulación de la rodilla, después podemos hablar de la condromalacia rotuliana y como el Método Pilates puede ayudarnos a trabajar con los alumnos/pacientes que presentan esa disfunción.

Estructura Ósea de la Rodilla

Cuando hablamos de la estructura ósea de la rodilla, estamos mencionando la rótula, que se caracteriza como la estructura principal y central del mecanismo extensor de la rodilla y actúa como un pívot de la articulación.

Tiene como función aumentar la ventaja mecánica del cuádriceps femoral durante la extensión de la rodilla.

La rótula trabaja desplazando la dirección del tendón para lejos del centro articular, así aumenta la potencia del cuádriceps femoral y también la ventaja mecánica de la articulación (MALONE et al., 2000).

Estructura Articular

La rodilla es una articulación sinovial clasificada típicamente como la articulación en bisagra.

Articulación Femorrotuliana

Esa articulación está localizada entre la rótula y la tróclea del fémur. El principal movimiento de está articulación es el deslizamiento de la rótula sobre el fémur, la superficie posterior de la rótula es recubierta por un cartílago, lo cual es considerado lo más espeso del cuerpo humano (LIMA; MEJIA, 2012).

Ángulo ¨Q¨

El ángulo ¨Q¨ o también llamado de ángulo del cuádriceps es formado por el cruzamiento de los líneas imaginarias. La primera formada desde la espina ilíaca anterosuperior hasta el punto medio de la rótula, y la segunda desde la tuberosidad anterior de la tibia hasta el punto medio de la rótula, su valor normal es en media de 13º en los hombres y de 18º en las mujeres.

El aumento del ángulo Q genera mayor alteración en valgo y aumenta la tracción lateral de la rótula, causando el aumento de la presión en la faceta lateral de la rótula. Eso puede conducir a una subluxación de la rótula, el ablandamiento del cartílago y el estrés del retináculo, además de contribuir en la disfunción femorrotuliana.

La mensuración de ese ángulo se puede ser realizada por radiografías o por la goniometría y de diferentes maneras, con el paciente/alumno en posición supina, en posición ortostática o sentado.

La Función Mecánica de la Rótula

La función más importante es aumentar el ángulo de tracción del tendón del cuádriceps en relación a tibia, aumentando así la ventaja mecánica para el cuádriceps realizar la extensión de la rodilla (HALL, 2009).

Funcionalidad de los Estabilizadores Rotulianos

La comparación entre los músculos vasto medial oblicuo (VMO) y el vasto lateral longo (VLL) y el vasto lateral oblicuo (VLO) reveló que en el ejercicio de extensión isométrica el 15º de flexión de la rodilla no hay diferencias en la activación de eses músculos.

Por otro lado, al realizar los mismos ejercicios con la rodilla fletada en el ángulo de 90º los músculos VMO y VLO presentan el mismo comportamiento y fueron significativamente más activos que el músculo VLL (GROSSI, 2004).

Las evidencias clínicas enseñan que los músculos del cuádriceps, cuando sometidos a ejercicios específicos, provocan el alineamiento de la rótula.

Definición de Condromalacia Rotuliana

Históricamente, la condromalacia rotuliana era el diagnóstico en la mayoría de los pacientes con dolor en la región anterior de la rodilla (THE INTERNATIONAL PATELLOFEMORAL STUDY GROUP, 1997).

La condromalacia rotuliana o condropatía rotuliana es una enfermedad relacionada por la degeneración del cartílago en una o más porciones, su incidencia en la población es muy elevada, aumentando conforme la edad, suele acometer las pacientes del sexo femenino y con exceso de peso (FREIRE, 2006).

Según Moreira e Russo (2005), la condromalacia rotuliana es un proceso degenerativo del cartílago, volviéndose reblandecido, hinchado y esponjoso.

Clínicamente, durante el movimiento de la rodilla se puede notar la presencia de crepitaciones articulares, en general asociadas con dolor, localizada profundamente de manera generalizada en la cara anterior de la rodilla.

Según, Hall (2009) esa patología también es reconocida como el síndrome dolorosa femorrotuliana, está relacionada con dolor en la cara anterior de la rodilla durante y después de las actividades físicas, principalmente en las actividades que exigen el movimiento repetido de flexión de rodilla, como por ejemplo, la carrera, subir o bajar escaleras y la sentadilla.

La condromalacia rotuliana puede ser clasificada de acuerdo con los grados de degeneración, según Outerbrigde (1961):

Etiología

La etiología de la condromalacia rotuliana aún no es totalmente clara y puede ser de origen multifactorial. Los factores que pueden estar relacionados con la etiología de la patología son clasificados en intrínsecos y extrínsecos.

Los factores intrínsecos pueden ser comprendidos como aquellos relacionados con el cuerpo de la persona, así podemos resaltar algunos:

  • Subluxación rotuliana
  • Desequilibrio muscular
  • Músculo vasto medial ineficiente
  • Rotula elevada
  • Rotación Externa de la tibia
  • Falta de flexibilidad de los isquiotibiales
  • Gastrocnemios
  • Soleo y tracto iliotibial
  • Debilidad de los músculos abductores y rotadores externos de la cadera
  • Pie cavo o valgo
  • Displasia de la tróclea
  • Displasia de la rótula
  • Flojedad ligamento
  • Aumento del ángulo Q

Ya los factores extrínsecos están relaciones con las condiciones externas del cuerpo, como: los hábitos sociales y deportivos- más frecuente; traumas directos; uso excesivo de la articulación; tipo e intensidad de la actividad deportiva; deporte practicado.

Método Pilates x Condromalacia Rotuliana

No hay un protocolo de tratamiento.

Es importante valorar el grado de la lesión y direccionarse a las causas, siempre intentando reequilibrar el alineamiento de la rótula, empezando con el tratamiento fisioterapéutico, pudiendo asociarlo con métodos analgésicos y antiinflamatorios.

La pierda del peso, en algunos casos, puede ser recomendada para disminuir el estrés en la articulación femorrotuliana.

En casos graves muchas veces es necesario tratamiento quirúrgico, los procedimientos combinados para el tratamiento del alineamiento rotuliano y tratamiento de la lesión del cartílago pueden ser realizados por quirúrgica abierta, artroscópica o combinado.

El método Pilates puede ser un gran aliado para paciente que padecen de condromalacia rotuliana, pues es una actividad que no genera desgaste articular y cuyo número de repeticiones en cada ejercicio es reducido, utilizando una carga baja y una sobrecarga constante.

Así, con el método se puede promover la prevención y/o tratamiento de algunas patologías, especialmente las ocupacionales, pero también la condromalacia rotuliana. Ya que uno de los objetivos principales del método son el fortalecimiento y la estabilización de los músculos centrales del cuerpo, junto con las técnicas que potencializan la respiración, así logrando con el objetivo del alumno tras el equilibrio muscular.

La valoración de la fuerza e de la flexibilidad de los grupos musculares del paciente/alumno es de extrema importancia para la prescripción de los ejercicios. En el caso de la condromalacia rotuliana son inclusos los ejercicios de fuerza, de estiramiento y de movilización del miembro inferior, siempre con el cuidado de evitar la sobrecarga en la articulación de la rodilla.

Durante las actividades del Pilates es desarrollado los estiramientos de manera simultánea aumentando la flexibilidad de los músculos acortados y mejorando la función de la musculatura agonista.

El tratamiento conversador de la condromalacia rotuliana, el método Pilates es muy benéfico para la mejora de la flexibilidad de la musculatura de los isquiotibiales, reduciendo así la fricción entre la rótula y el fémur, también mejora la fuerza muscular del cuádriceps femoral.

Muchos de los movimientos terapéuticos desarrollados para ayudar las personas que se recuperan de lesiones pueden ser intensificados para desafiar atletas experiencia, y mejorar la performance (CAMARÃO, 2004).

Conclusión…

Es indispensable que el profesional que actúa en el área del Pilates tenga un gran conocimiento de la técnica y de las patologías en cuestión.

Conforme, Curi (2009), ¨el Pilates bien orientado por un profesional habilitado, es prácticamente inexistente la posibilidad de lesiones o de dolores musculares, pues el impacto es cero¨.

El Pilates pretende crear hábitos saludables que permanecerán por toda la vida. Con la práctica, la personas aprenden a mantener una postura correcta en diversas situaciones del cotidiano, como sentar, caminar o agacharse (MARIN, 2009).

 

Referências Bibliográficas
ANDREWS, James R.; et al. Reabilitação Física das Lesões Desportivas. São Paulo: Guanabara Koogan, 2000.
BELCHIOR A.C.G.; et al. Efeitos na medida do ângulo Q com a contração isométrica voluntária máxima do músculo quadricipital. Revista Brasileira de Medicina do Esporte, v.12, n.1, jan-fev, p.6-10, 2006.
CAMARÃO T. Pilates no Brasil: corpo e movimento. Rio de Janeiro: Elsevier; 2004.
COMUNELLO, Joseli F. Benefícios do Método Pilates e sua aplicação na reabilitação. Instituto Salus, mai/jun, 2011.
CURI, V.S. A influência do Método Pilates nas atividades de vida diária de idosas. Dissertação de mestrado. Pontifícia Universidade Católica do Rio Grande do Sul. Porto Alegre. 2009.
DANTAS, Guilherme; et al. Prescrição de exercícios físicos para o tratamento da condromalácia patelar. Revista Eletrônica de Educação da Faculdade Araguaia, v.9, p.212-230, 2016.
FREIRE, Maxime F. de O.; et al. Condromalácia de patela: comparação entre os achados em aparelhos de ressonância magnética de alto e baixo campo magnético. Radiologia Brasileira, v.39, n.3, mai/jun, 2006.
GROSSI, Débora B.; et al. Análise funcional dos estabilizadores patelares. Acta Ortopédica Brasileira, v.12, n.2, abr/jun., p.99-104, 2004.
HALL, Susan J. Biomecânica básica. 5.ed. Barueri, SP. Manole, 2009.
MARIN, M.N. Pilates en la escuela. Revista Digital – Buenos Aires – Ano 14 – Nº 132 – Maio. 2009.
MOREIRA, Demóstenes; RUSSO, André. Cinesiologia Clínica e Funcional. São Paulo: Atheneu, 2005.
SPENCE, A. Anatomia Humana Básica. 2. ed. São Paulo: Manole, 1991.
SOUZA, Erika F; et al. A eficácia de exercícios terapêuticos na instabilidade da articulação femoropatelar. Revista Visão Universitária,  v.2, p.44-58, 2015.
THE INTERNATIONAL PATELLOFEMORAL STUDY GROUP. Patellofemoral semantics: the Tower of Babel. American Journal Knee Surgery, v.10, n.2, p.92-95, 1997.

Written by Michelle de Aguiar Zacaria

Michelle de Aguiar Zacaria

Graduada en fisioterapeuta con especialización en Fisioterapia Hospitalario y en Fisioterapia en Terapia Intensiva, con énfasis en terapia respiratoria. Formación en Pilates Suelo, en Pilates Clásico, en entrenamiento funcional y rehabilitación funcional. Curso de formación en Entrenamiento Funcional. Cuando era bailarina, buscó el método para tratar una lesión y se enamoró completamente por el método.

5 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *