Posted in:

Cómo el Método Pilates ayuda en el Tratamiento de la Escoliosis

Los síntomas de la escoliosis, uno de las principales desviaciones de la columna vertebral, son más comunes que se imaginen. Y esta patología está presente en alrededor de 3% de la población mundial.

Presentado como una desviación de la columna, la escoliosis puede surgir por diversos motivos. Sea por mala formación o asociada a otras enfermedades. Pero el motivo puede ser incluso desconocido, que es el caso de 85% de las personas diagnosticadas.

Según Iunes et al. (2010), la escoliosis es más fácilmente corregida o estabilizada, mientras se presenta flexible o no estructurada. Por lo tanto, cuanto más temprana es diagnosticada, más eficaz se torna el tratamiento conservador en la escoliosis.

Los tratamientos conservadores vienen presentando resultados estadísticamente significativos en la disminución del ángulo de Cobb en niños con escoliosis idiopática.

El Pilates es un método conservador muy utilizado en el tratamiento fisioterapéutico de la escoliosis.

Actuando sobre el control postural, el método Pilates se caracteriza por movimientos proyectados de forma que los practicantes mantengan la posición neutral de la columna vertebral, minimizando el reclutamiento muscular desnecesario, previniendo la fatiga precoz y mejorando la estabilidad corporal.

La práctica de este método acarrea beneficios sobre la flexibilidad global, el alineamiento postural y la coordinación motora. Además del aumento de la fuerza muscular, lo que muestra una relación directa con el proceso de reeducación postural.

¡Vamos ver más sobre esta patología y principalmente cómo el Método Pilates puede contribuir!

Sobre la Escoliosis

La escoliosis consiste en una alteración tridimensional de la columna vertebral. Resultando en una deformidad de la columna abarcando los planos sagital, frontal y trasversal.

Frecuentemente se inicia en la pubertad, con un gran momento de progresión asociado al ritmo de crecimiento. Se trata de una condición altamente prevalente y de bueno pronóstico en la mayoría de los casos.

La escoliosis tiene etiología  85% de las veces idiopática, pues muchos factores causales aún permanecen desconocidos. Además, su tratamiento, esencialmente, consiste del reconocimiento precoz, corrección de las posturas existentes y prevención de la evolución de la misma.

Su prevalencia es de nueve chicas para un chico. Los estudios de identificación de las desviaciones posturales han investigado una amplia franja de edad, entre 5 y 18 años (LEAL et al., 2006).

La estructura ósea tiene su crecimiento y desarrollo completo alrededor de la pubertad y adolescencia, y es importante resaltar la importancia de intervenciones conservadoras, para evitar la progresión de la curva escoliótica, de forma precoz, mientras no sea alcanzada la maturación de la estructura ósea.

Clasificación de la Escoliosis

El diagnóstico de escoliosis es más común do lo que pensamos y llega a estar presente en hasta 3% de la población en general.

La escoliosis es definida cuando existe una curva en la columna mayor que 10º en el plano frontal (vista anterior o posterior).

Puede ser clasificada de acuerdo con la etiología en idiopática y no-idiopática y de acuerdo con la localización de las curvas, torácica, lumbar o toracolumbar.

La escoliosis idiopática, por ser la más frecuente en la población en general no está relacionada a ningún origen específica. Pero puede determinar deformidad de la columna vertebral y de las costillas, provocando incluso dolor en la columna.

Entretanto, en niños y adolescentes, la escoliosis muchas veces no tiene ningún síntoma visible y no es perceptible hasta que la curva haya progresado significativamente.

La escoliosis no-idiopática puede ser dividida en:

  • Escoliosis de Adaptación – en la cual surge como mecanismo automático de adaptación del organismo a una nueva situación. Siendo el ejemplo más común la diferencia en la longitud de los miembros inferiores;
  • Escoliosis Malformada o Congénita – en la cual ocurre durante el desarrollo del feto, a pesar de las causas ser irreversibles. El tratamiento disminuye el empeoramiento de la deformidad, previene el surgimiento de dolor y de complicaciones viscerales;
  • Escoliosis Neurológica o Distrófica – que se desarrolla asociadas a patologías neurológicas y musculares. Como: parálisis cerebral, mielomeningocele, parálisis por traumatismo, poliomielitis, distrofias musculares, neurofibromatosis, entre otras.

Etiología

La literatura describe que el desarrollo de la escoliosis es influenciado por diversos factores de riesgo, tales como: índice de masa corporal (IMC), altura, crecimiento acelerado durante la pubertad, factores sociales (escolaridad, factores económicos), hábitos comportamentales y posturales inadecuados, siendo éstos últimos los principales factores predisponentes.

Ejemplos de hábitos de vida practicados por estudiantes, tales como:

  • Llevar mochila pesada, transportarlas de modo asimétrico
  • Posición sentada por mucho tiempo y con postura inadecuada
  • Utilización de muebles inadecuados
  • Asistir por mucho tiempo la televisión
  • Dormir menos de siete horas por día
  • Tabaquismo
  • Sobrepeso y factores psicosociales

Estos fueron identificados como factores de riesgo para el surgimiento de problemas posturales y, consecuentemente, lumbalgias que acometen la población.

La progresión de la curva de la escoliosis aun es poco comprendida, pero se sabe que varios factores pueden afectar este proceso.

La mecánica de la columna, la nutrición, la influencia hormonal y la tendencia genética están entre los factores que pueden influenciar.

Fisiopatología

La columna vertebral presenta un padrón linear cuando vista en el plano frontal, de curvas fisiológicas en el plano lateral. Cuando vista de arriba hacia abajo, todas las vértebras deben estar alineadas unas con las otras.

En el plano lateral, es posible observar dos curvas naturales: en el área del tórax es llamada curvatura mayor que 10º, midiendo por medio del ángulo de Cobb.

La escoliosis no es solamente una curva en el plano frontal, pero si una rotación de las vértebras que acaba culminando en alteraciones de todos los planos de la columna.

Cuando vista de arriba hacia abajo, la escoliosis presenta las vértebras envueltas en la curva rodadas en relación unas a las otras. Lo que puede determinar, además de rotación de la columna, deformidades de costillas, tórax, cintura escapular y pelvis.

La escoliosis es observada cuando hay presencia de desviaciones laterales en la columna, por veces debido a una tensión mayor en un grupo muscular y retracción en otro grupo muscular, llevando a un desequilibrio causando esta desviación para uno de los lados (HARDESTY et al., 2013).

Cuando la escoliosis no es severa lo bastante, puede pasar desapercibida por la fase de la adolescencia. O más, ser acompañada por el médico y no presentar progresión que necesite intervención quirúrgica.

En estos casos, cuando entramos en la fase adulta, ya no hay el crecimiento, la mayoría de las curvas tienden a no molestar más y permanecer estables con ninguna o poca progresión.

Entretanto, en algunas personas, las curvas pueden progresar debido a la degeneración y causar dolor. Sea por desgaste de los discos intervertebrales o por compresiones de raíces nerviosas, interfiriendo en las actividades diarias del paciente.

En algunos casos más graves, puede alterar la capacidad de respiración, por la deformidad del tórax y disminución del espacio para los pulmones. En estos casos, se indica la corrección de estas deformidades, aunque sea en la fase adulta.

Diagnóstico y Evaluación de la Escoliosis

Existen algunas señales físicos comunes que pueden indicar escoliosis, como por ejemplo:

  • El hombro más alto que el otro
  • Un lado de la caja torácica parece mayor que el otro lado
  • Una cadera aparece más alta o más prominente que la otra
  • La pelvis puede parecer desigual, el cuerpo se inclina para un lado
  • Una pierna puede parecer más pequeña que la otra

La evaluación postural debe analizar los ítems de posicionamiento y alineamiento del cuerpo. Principalmente los segmentos de la cabeza, cintura escapular, miembros superiores, columna cervical, columna torácica y lumbar, pelvis, abdomen y miembros inferiores. A través del posicionamiento ortostático con vistas anterior, posterior y perfil derecho e izquierdo.

Tratamiento de la Escoliosis

Existen básicamente tres opciones de tratamiento de la escoliosis en adolescentes:

  1. Refuerzo muscular (tratamiento conservador)
  2. Prescripción de órtesis (corsé)
  3. Cirugía

Ya el tratamiento conservador envolviendo reeducación postural y refuerzo muscular generalmente está indicado en curvas menores que 20º.

Las órtesis se proyectan para disminuir la progresión de la curva, pero no a reducir la cantidad de angulación que ya está presente.

La gran progresión de la curva acontece durante la fase de crecimiento del niño y del adolescente, y una vez que el crecimiento se acaba, hay poca probabilidad de progresión de una curva.

Por lo tanto, las órtesis generalmente se mantienen hasta el término del crecimiento del individuo. Estos dispositivos generalmente se indican en curvas entre los 20º y los 40º.

La cirugía para la escoliosis idiopática empieza a ser recomendada cuando las curvas son mayores que el 40 a 45º y continúan a progresar. Y para la mayoría de los pacientes con curvas mayores que 50º y tienen como objetivo reducir la curva y evitar la progresión de la deformidad.

Los principales materiales utilizados se componen por tornillos, ganchos y astas metálicas con el objetivo de mantener la columna alineada. Y una vez que ocurre la fusión ósea luego de la cirugía, la columna vertebral no se mueve en aquel segmento y la curva deja de progresar.

La decisión del tipo de tratamiento es basada principalmente en dos factores: el valor angular de la curva (magnitud de la curva) y la maturación esquelética del paciente (cuánto de crecimiento todavía se espera).

En general, cuanto mayor el valor angular de la curva y menor la maturación esquelética del paciente, más probable es la progresión de la escoliosis y la necesidad de intervención quirúrgica.

El Método Pilates Como Tratamiento de la Escoliosis

Independientemente del tipo de escoliosis, su instalación y fijación está siempre relacionada con una retracción asimétrica de los músculos espinales.

Los músculos espinales son un conjunto de músculos estáticos de la columna vertebral, su función es sustentar y erigir la columna. Esto solo es posible gracias a su trabajo permanente y al buen equilibrio de las tensiones recíprocas entre los músculos del lado derecho e izquierdo. Es gracias a estos músculos estáticos que conseguimos alcanzar el equilibrio entre nuestros huesos y articulaciones.

En una escoliosis, el buen equilibrio de la columna vertebral está comprometido, delante el desequilibrio los músculos espinales. Que son responsables por la estabilidad de la columna, y los grupos musculares implicados se contraen y retraen más de un lado que del otro.

El método Pilates surge cómo una opción muy eficaz en el tratamiento de la escoliosis. Porque consigue trabajar grupos musculares profundos y que están directamente relacionados con la estabilización de la columna vertebral.

Uno de los principios de Pilates consiste en la centralización de la fuerza, el denominado “Power House”. Con el fortalecimiento de la columna el principal músculo alcanzado es el trasverso del abdomen, que es considerado la base para el tratamiento de refuerzo y la estabilidad de la columna.

Formación de las Curvas

Para comprendernos cómo el Pilates puede contribuir en el tratamiento de la escoliosis, es importante comprender cómo se da el proceso de formación de las curvas.

Y basado en esto, podemos direccionar un programa de ejercicios específicos para cada tipo de escoliosis.

  • Inicio de la Curva (Génesis) Escoliótica

El proceso de formación de la curva de la escoliosis se da en la mayoría de las veces en la columna lumbar, con algunas excepciones donde exista solamente curva torácica.

En este tipo de génesis, normalmente hay una retracción asimétrica mayor en el lado de la concavidad de la curvatura, donde están localizados las flechas rojas. La columna está en desequilibrio.

Algunos autores indican que la formación de este tipo de curva está relacionada no solo a la retracción del grupo muscular de la concavidad. Que serían los flexores laterales de la columna, multífidus y cuadrado lumbar.

Pero también a la retracción del íleopsoas en la convexidad (flecha azul), lo que indica que éste grupo muscular también se debe trabajar.

En continuidad a este proceso, se observa una acción mecánica compensatoria por parte de los estabilizadores del segmento superior al de la curva de base.

Que se retraen en la tentativa de mantener el cuerpo en el centro de gravedad y en equilibrio, como se muestra en la figura abajo:

En la tentativa de buscar el equilibrio, los músculos espinales van a contraerse más del lado izquierdo en la zona inmediatamente por encima dela primera curvatura (flechas color naranja). Debido a la retracción asimétrica se forma una segunda curvatura y la cabeza vuelve al eje de equilibrio del cuerpo.

Pilates como Método de Tratamiento para Escoliosis

Un programa de ejercicios en Pilates debe contener movimientos que prioricen la activación de los músculos estabilizadores. Y liberación de músculos en situación de retracción, partiendo de activación de Power House intenso trabajo de concientización corporal.

El protocolo de intervención puede ser dividido en tres etapas. Constando de preparación, parte específica y vuelta a la calma.

La preparación sería el trabajo respiratorio. Que mejora también la capacidad respiratoria y promueve mayor estabilidad a la caja torácica. Además del trabajo de movilización de la columna, para devolver flexibilidad y promover estímulos propioceptivos en búsqueda de la estabilidad de la columna.

Algunos ejercicios específicos del método Pilates, pueden aplicarse para tratar la escoliosis, y son importantes porque trabajan varios grupos musculares simultáneamente.

Confiriendo de esta forma una relación de interconexión y sincronía de las respuestas musculares, mejorando la capacidad propioceptiva. Que está directamente relacionada a la postura correcta y estable.

Los movimientos de vuelta a la calma pueden ser ejecutados visando el relajamiento de la musculatura trabajada.

El Pilates implica muchos ejercicios que trabajan de forma harmoniosa y rítmica alcanzando juntamente con la respiración, la promoción de relajamiento y alivio de tensiones.

Vamos a ver más sobre estos ejercicios indicados.

Ejercicios de Pilates para Escoliosis

Siguen algunos ejercicios que pueden ser utilizados en el tratamiento de la escoliosis:

1) Side Bend

Objetivos

Fortalecer: Multífidus, cuadrado lumbar, deltoides, erectores de la columna, trasverso del abdomen, oblicuos interno y externo, y demás músculos de la casa de fuerza.

Movilizar: curva lumbar.

Estirar: cadena lateral

Instrucciones

  1. Posición inicial: decúbito lateral, miembros inferiores extendidos y posicionados en alineamiento con el tronco. Una mano apoyada en el step y la otra a lo largo del cuerpo.
  2. Realice la flexión lateral de tronco, llevando el step para arriba, manteniendo la extensión de las rodillas y caderas.
  3. Vuelva a la posición inicial.

2) Mermaid

Objetivos

Fortalecer: Multífidus, cuadrado lumbar, erectores de la columna, trasverso del abdomen, oblicuos interno y externo, y demás músculos de la casa de fuerza.

Movilizar: curvas lumbar y torácica.

Estirar: cadena lateral.

Instrucciones

  1. Posición inicial: sentado de lado, apoye una pierna en el asiento y la otra en el suelo y ponga una mano en el step.
  2. Empuje el step para abajo y, conduzca el brazo opuesto en dirección, encima de la cabeza, transfiriendo en peso del cuerpo para el lado del step.
  3. Vuelva a la posición inicial.

3) Knee Stretches

Objetivos

Fortalecer: cuádriceps, isquiotibiales, multífidus, cuadrado lumbar, erectores de la columna, trasverso del abdomen, oblicuos interno y externo, y demás músculos de la casa de fuerza.

Movilizar: curva lumbar y torácica.

Estirar: cadena anterior.

Instrucciones

  1. Posición inicial: manos y rodillas apoyadas en el suelo con dorso de los pies tocando la pelota.
  2. Realice la extensión de caderas y rodillas, simultáneamente y manteniendo la columna neutral y escápulas encajadas.
  3. Vuelva a la posición inicial.

Conclusión…

Considerando que la escoliosis promueve desequilibrios e fuerza y longitud musculares en el tronco, presentando la musculatura del lado cóncavo de manera retraída y músculos más estirados en el lado convexo de la curvatura (que caracteriza un problema de asimetría muscular), es necesario que la intervención fisioterapéutica incluya la estabilización y la simetría muscular como foco del tratamiento.

Así, un programa de estabilización central, incluyendo ejercicios de fortalecimiento de los músculos paravertebrales. Debe ser indicado como medio de rehabilitación en alteraciones posturales importantes, a ejemplo de la escoliosis.

Estudios demuestran que el método Pilates promueve la estabilización lumbopélvica y abdominal, además de la flexibilidad.

El entrenamiento de la estabilización central, o del Power House, que representa la base del método, contribuye para un mejor alineamiento postural. Debido a una mejor relación entre músculos agonistas y antagonistas, relacionados al equilibrio postural y articular, optimizando los cuadros de escoliosis.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Déjenos aquí en los comentarios tu opinión o si tienes alguna duda!

 

Referencias Bibliográficas
VIEIRA, DBALP et al. Sinais precoces de escoliose em crianças pré-escolares. Fisioter. Pesqui.,  São Paulo ,  v. 22, n. 1, p. 69-75,  Mar.  2015 .
SEGAL NA, HEIN J, BASFORD JR. The Effects of Pilates Training on Flexibility and Body Composition: An Observational Study. Arch Phys Med Rehabil. 2004;85(12):1977-81.
ARAÚJO MEA, et al. Redução da dor crônica associada à escoliose não estrutural, em universitárias submetidas ao método Pilates. Motriz. 2010;16(4):958-66.
PONTES S. Efeitos do Método Pilates no alongamento da cadeia posterior. Rev Nova Fisio & Terap. 2008;60:23-4.
KOLYNIAK IEGG, CAVALCANTI SMB, AOKI MS. Avaliação isocinética da musculatura envolvida na flexão e extensão do tronco: efeito do método Pilates. Rev Bras Med Esporte. 2004;10(6):487-90.
BANKOFF, A. D. P. Postura e Equilíbrio Corporal: um estudo das relações existentes. Movimento & Percepção. São Paulo, v. 6, n. 9, jul/dez, 2006.

Share, , Google Plus, Pinterest,

Written by Ana Paula Sousa

Ana Paula Sousa

Graduada en fisioterapia, postgrado en disfunciones biomecánicas y posturales de la columna. Tiene formación en RPG, quiropraxia, osteopatía, terapia manual, estabilización segmentar vertebral. Es profesora/entrenadora del Grupo Voll Pilates y trabaja en el área de la rehabilitación de la columna hace 4 años en Teresina/PI, Brazil.

2 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *