Posted in:

5 pasos para planear una Clase de Pilates

Existen diferentes maneras de planear una clase de Pilates, ya no que no existe una manera correcta o mejor que la otra.

1º Paso: Define cual es el objetivo de la clase y el perfil del alumno

Es extremamente importante para estructurar una clase de Pilates, que sea claro algunas informaciones que definen el objetivo principal de la clase y el perfil del alumno.

El objetivo de la clase de Pilates puede cambiar dependiendo de la técnica del local que tú trabajas. Es muy común que los estudios de Pilates tengan un padrón de objetivos relacionados con algunas capacidades físicas como equilibrio, resistencia o fuerza. Así como, existen estudios de Pilates que definen en sus técnicas algunas estrategias de clase como masaje, circuitos o algún objetivo relacionado a los principios creados por la técnica.

Para definir el objetivo de una clase de Pilates necesitamos tener claro el objetivo del programa de entrenamiento utilizando una periodización, en el trabajo personalizado es muy importante programar los bloques de sesiones de entrenamiento para definir el objetivo de la clase.

En el caso, de una clase en grupo donde el objetivo principal es definido por la programación técnica, el foco será desarrollar una clase que tenga ese objetivo como énfasis sin olvidarse del trabajo global.

En el caso de una clase de Pilates personalizada el objetivo principal debe ser lo que el alumno tiene necesidad o expectativa.

Para saber lo que el alumno tiene de necesidad necesitamos hacer una análisis técnica, utilizando herramientas de valoración del movimiento o simplemente una valoración clínica sobre los principios del Pilates que fueron incorporados o no por el alumno, las desviaciones posturales que están presentes y los desequilibrios musculares que existen en cada articulación.

Necesitamos contestar la pregunta: ¿Cuáles son las articulaciones que necesitan ganar más movilidad y cuales articules que necesitan ganar más estabilidad? Después de contestas a esa pregunta será más fácil entender cuál es la propiedad de la clase en relación a los músculos que necesitan eliminar la tensión, estirar o que necesitan ser trabajados para mejorar la estabilidad.

Es bien probable que tú encuentres una misma articulación que necesita de todos eses estímulos, como por ejemplo, la cadera necesita eliminar la tensión de los músculos como psoas mayor o estirar los isquiotibiales y estabilizar la estructura como un todo, principalmente, el glúteo medio o el músculo como el glúteo que necesita eliminar la tensión, estirar y estabilizar.

Para definir la expectativa del alumno necesitamos hablar con él: ¿cuál es su principal objetivo? ¿Cuál los resultados que él espera con las clases? ¿Cuál es su prioridad?

En el caso de una clase de Pilates en grupo necesitamos entender cuál es el perfil del grupo, si es un grupo heterogéneo debemos tener consciencia que necesitamos de una estrategia definida para cambiar los ejercicios si necesario. Cuando tenemos una clase experimental debemos tener una estrategia para utilizar con eses alumno.

Es necesario determinar el nivel de experiencia observando el movimiento del cliente, si el alumno o los alumnos son principiantes, intermediarios o avanzados.

2º Paso: Poner los ejercicios separados por equipamientos

Para una clase en grupo, debes seleccionar 2 hasta 3 ejercicios por equipamiento, los ejercicios pueden tener un mismo objetivo como por ejemplo, 3 ejercicios de movilidad, o también tener objetivos diferentes como 1 ejercicios de movilidad, 1 ejercicios de estabilidad y 1 ejercicio para desarrollar un padrón fundamental de movimiento.

Para que la clase de Pilates tenga una intensidad mayor, es necesarios que los ejercicios sean agrupados con estímulos del mismo grupo muscular, siendo 3 ejercicios que utilizan el mismo segmente, como por ejemplo, el miembro inferior, superior o core.

Como los ejercicios serán seleccionados dependerá de la estrategia que tú utilizarás y cuál será el perfil de los alumnos que tú estás trabajando.

3º Paso: Compruebes si existe un equilibrio en tu clase de Pilates

Después de una clase planeada, con los ejercicios separados por equipamiento, compruebes si existe un equilibrio entre ellos. ¿Los 3 segmentos fueron trabajados de manera eficiente? ¿Los músculos fueron estimulados de una manera equilibrada teniendo en cuenta las cadenas musculares?

¿Existen ejercicios de movilidad de la columna en todas las direcciones? ¿En flexión y en extensión empezando por el sacro y empezando por la columna cervical? ¿Los movimientos de torsión y flexión lateral de la columna? ¿Algún ejercicio trabaja una combinación de eses movimientos de la columna?

¿Los ejercicios que fueron seleccionados incluyen movimientos utilizando los 3 planos de movimiento? ¿Sagital, frontal y transversal? ¿Existen ejercicios que trabajan la combinación de los 3 planos de movimiento?

¿Durante la clase de Pilates, los ejercicios exploran las diferentes posiciones: de pie, sentado, 4 apoyos, acostado en decúbito dorsal y lateral?

De esta forma, compruebes si existe un equilibrio en tu clase entre los equipamientos y los ejercicios, y corrijas los posibles desequilibrios.

4º Paso: Definido el calentamiento – Preparación del movimiento y compensación del movimiento

Por si acaso tú compruebes que existe alguna posición, cadena muscular o plan de movimiento que no fueron trabajados, utilice ejercicios en el calentamiento para trabajar eses objetivos.

Compruebes cuales son los ejercicios más desafiadores y hágalos en el calentamiento con una secuencia pedagógica que te ayude a conectar con los ejercicios del principio de la clase con lo que necesita ser trabajado como un desafío después.

5º Paso: Definas la estrategia que tú utilizarás para cambiar los ejercicios

De acuerdo con el perfil de tus alumnos, se prepares para incluir modificaciones para que tu clase de Pilates sea más fácil o más difícil.

Determines una estrategia de modificación de los ejercicios para los alumnos principiantes, avanzados y para una posible clase experimental.

Si tú clase es en grupo, debes encontrar un ejercicio final para trabajar de manera personalizada con cada alumno, de acuerdo con el objetivo del alumno o de acuerdo con su necesidad.

Separes algunos ejercicios a más de preferencia ejercicios de suelo para utilizar en los movimientos cuando tú alumno estuviere cambiando del calentamiento para los equipamientos o aguardando una nueva instrucción. Así, tú clase será más dinámica y mantendrás tus alumnos en movimiento.

Ese ejercicios debe ser fácil de ejecutarlo y el alumno necesita conocerlo, para que con una palabra él ya reconozca el ejercicio.

Conclusión…

Al principio, cuando empezamos a utilizar esa forma de estructuración para planear las clases, es extremamente arduo y llevamos un tiempo mayor hasta acostumbrarnos.

Poco a poco, el proceso se quedará más fácil y será más rápido y simples desarrollar una clase de Pilates equilibrada y que esté contemplando los principios de la técnica, las cadenas musculares, los planos de movimiento y los ejercicios centrados en el movimiento.

Written by Renata e Alessandra Gailey

Renata e Alessandra Gailey

RENATA: Graduada en bacharel en Educación Física en la FMU; Formación Studio en la Physio Pilates; Administradora de 11 estudios de Pilates en São Paulo – Pilates Studio Fit; Socia y propietaria de la Academia Self – Entrenamiento Físico Integrado. Es atleta y practicante de paracaidismo, fútbol, capoeira, yoga y corrida de aventura.
ALESSANDRA: Graduada en bacharel en Deporte en la Universidad de São Paulo (USP); Formación completa en la STOTT Pilates; Socia propietaria de la Academia Self – Entrenamiento Físico Integrado. Es entrenadora de fútbol, atleta y practicante de corrida de aventura.

1 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *