Posted in:

Fibromialgia – Estudios Científicos muestran que Pilates puede ayudar!

La fibromialgia es una de las enfermedades reumatológicas más frecuentes, cuya característica principal es el dolor musculoesquelético difuso y crónico. (POLLAC et al., 2010) 

Los pacientes normalmente presentan sensación de fatiga, sueño no reparador, rigidez muscular matinal, parestesias, y cambios de humor, afectando principalmente la calidad de vida de estos individuos. (CURY, A & VIEIRA, H, 2016) 

Su etiopatogenia permanece desconocida y el acometimiento ocurre principalmente en el género femenino entre 35 y 50 años. 

Algunos mecanismos como la hiperexcitabilidad en el nivel de la columna vertebral o del sistema nervioso cerebral, alterada percepción del dolor y alteración somatosensorial han sido hipotetizados y de hecho, vistos en algunos pacientes. 

Diagnóstico de la Fibromialgia Fibromialgia-1

La sintomatología es diversa y los exámenes de laboratorio generalmente se presentan normales. Esto contribuye a un retraso en el diagnóstico y, consecuentemente, para una mayor asociación a los factores de naturaleza psicogénica o psicosomática. 

Por lo tanto, es un síndrome principalmente investigado y tratada por reumatólogos principalmente por involucrar un cuadro crónico de dolor musculoesquelético, pero frecuentemente, estos pacientes necesitan un seguimiento multidisciplinar con el objetivo de alcanzar un abordaje amplio y más completo de sus síntomas y comorbilidades. (POLLAC et al., 2010). 

Por lo tanto, el diagnóstico es esencialmente clínico según propuesto por el Colegio Americano de Reumatología y se da por los siguientes criterios: 1 ° presencia de dolor musculoesquelético crónico y difuso y, 2 ° bajo umbral de dolor en 11 de los 18 puntos anatómicos específicos llamados tender points. (CURY, A & VIEIRA, H, 2016) 

El tratamiento tiene como objetivo principal el control del dolor y la mejora de la calidad de vida. Los pacientes con fibromialgia deben ser orientados a realizar ejercicios musculoesqueléticos al menos dos veces por semana. 

Los programas individualizados de ejercicios aeróbicos pueden traer beneficios y deben ser orientados a realizar ejercicios moderadamente intensos (60% -75% de la frecuencia cardíaca máxima) dos a tres veces por semana. 

Al alcanzar la intensidad ajustada para la edad, el punto de resistencia leve, no el punto del dolor, evitando de esta forma el dolor inducido por el ejercicio. Esto es especialmente importante en el subgrupo de individuos con hipermovilidad articular. (POLLAC et al., 2010) 

El entrenamiento debe comenzar en un nivel menor de la capacidad aeróbica del paciente y progresar en frecuencia, duración o intensidad tan pronto como su nivel de fuerza y ​​acondicionamiento aumente. 

Los estiramientos son indicados y el fortalecimiento muscular con intensidad moderada también puede ser realizado para los pacientes con fibromialgia desde que se ejecuten adecuadamente en sin exacerbación del dolor. (CURY, A & VIEIRA, H, 2016) 

Además, la terapia cognitivo-comportamental es beneficiosa para algunos pacientes de fibromialgia. El soporte psicoterápico también puede ser utilizado en el tratamiento, dependiendo de las necesidades de cada paciente. (POLLAC et al., 2010) 

Estudios sobre el Método Pilates en la Fibromialgia Fibromialgia-2

Aunque el Pilates se adoptado en programas de entrenamiento para personas sanas, el método ha sido sugerido como una modalidad terapéutica para diversos trastornos musculoesqueléticos. (GUNAY et al., 2009) 

Los objetivos generales del Método Pilates para pacientes con Fibromialgia es mejorar la flexibilidad corporal, con énfasis en el fortalecimiento del core (músculos profundos de la columna, piso pélvico y abdomen), mejora de la postura, coordinación de la respiración asociada al movimiento, equilibrio dinámico y mejora de las habilidades funcionales. 

Sin embargo, debemos minimizar el reclutamiento muscular desnecesario, pues puede causar fatiga, inestabilidad y perjudicar la recuperación después del ejercicio físico. 

En el estudio de JOHNSON et al (2007), reportaron una mejora del equilibrio dinámico comparado con el grupo control después de 10 sesiones de Pilates. Concluyeron que el Pilates puede mejorar la postura perjudicada y el equilibrio de los pacientes con fibromialgia, porque la meta de la técnica es corregir la postura corporal a través del trabajo muscular global. 

Según GUNAY et al (2009), en su estudio hubo mejora del equilibrio, postura, alivio de los dolores y mejora de la función física y calidad de vida en el grupo Pilates en relación al Grupo Relajamiento / Estiramiento después de 12 semanas de tratamiento. 

Por lo tanto, hay algunas hipótesis que pueden explicar el aumento del umbral del dolor en las personas activas cuando se comparan con sedentarias. En el mayor estudio realizado en humanos, la analgesia fue inducida por la liberación de opioides. 

Sin embargo, verificaron que si se practicaba regularmente, un ejercicio de la misma intensidad y duración libera exponencialmente más endorfinas en individuos activos. (GUNAY et al., 2009) 

La hormona del crecimiento (GH) también participa en la modulación del dolor. Su secreción depende directamente de la carga y frecuencia del ejercicio practicado. Los estudios con sujetos sanos demuestran que la pérdida del sueño reduce la concentración de GH y puede causar dolor similar al dolor difuso característico en pacientes con fibromialgia. 

En el estudio de AVILA, et al (2016), en el Grupo Pilates hubo una mejora significativa en la intensidad del dolor y en el número de regiones dolorosas, mientras que no hubo diferencias estadísticas para las variables de depresión y ansiedad tanto en el Grupo Pilates como en el Grupo Control.

En cambio, en el estudio de Ekici et al (2016) evaluaron los efectos del Pilates comparando con el masaje en el dolor, ansiedad y calidad de vida de mujeres fibromiálgicas. Tanto los ejercicios del Pilates como los masajes se realizaron 3 veces por semana durante 4 semanas. 

Después de este período los autores concluyeron que ambas intervenciones fueron efectivas en la mejora del umbral de dolor de las mujeres con fibromialgia, sin embargo, la ansiedad fue menor y la satisfacción mayor en el grupo que realizó los ejercicios del Pilates. 

Además, Aguiar et al (2016), realizaron la investigación con 20 mujeres con fibromialgia y fueron 15 sesiones de Pilates con una duración de 60 minutos cada una. Se observó una mejora significativa en la calidad del sueño, depresión, ansiedad, rigidez, fatiga muscular y dolor después del programa. 

Se observó que después del tratamiento las pacientes tuvieron una mejora significativa del dolor. Sin embargo, estos resultados concordan con los estudios de hidrocinesioterapia e hidroginástica realizados por Morgana et al. 

En su investigación, muestran resultados similares. Probablemente estos beneficios se deben a los efectos fisiológicos del ejercicio físico, pues promueve el bienestar principalmente debido a la liberación de hormonas como la endorfina y la serotonina. 

Cuando la endorfina se produce en respuesta a las actividades físicas, además del alivio del dolor, favorece al relajamiento, sensación de placer, bienestar y disposición física y mental.

La serotonina puede producir efecto analgésico que está relacionado con el control del humor, los comportamientos emocionales, el ciclo del sueño y el control de la respiración. (Aguiar et al., 2016) 

Conclusión…Fibromialgia-3

Hay muchas razones por las cuales el uso de Pilates puede ser efectivo para acondicionamiento o rehabilitación de un paciente con fibromialgia. El método proporciona un bajo impacto y se concentra no sólo en la fuerza y ​​estabilidad del centro de fuerza, sino en el uso de respiración y trabajo respiratorio. 

Por lo tanto, algunos estudios muestran que trabajar la respiración, durante el movimiento del cuerpo, puede aumentar la relajación de los músculos y así evitar tensiones indebidas. 

El énfasis del Pilates en la conexión de la mente con el cuerpo también puede ser un gran beneficio. La capacidad de los pacientes de participar en un programa de ejercicios a partir del cual no hay exacerbación de síntomas puede mejorar significativamente su sensación del bienestar. 

Desde el punto de vista musculoesquelético, también permite la mejora de la movilidad articular. 

Los pacientes serán más beneficiados con programas personalizados en Pilates. El foco debe ser en los ejercicios de estiramientos suaves y en el trabajo de estabilización del centro de fuerza para la estabilización de la cintura pélvica y el trabajo de la cintura escapular. 

De esta forma, se concluye que el Método Pilates puede ser una alternativa terapéutica segura para pacientes con Fibromialgia. 

Por lo tanto, los ejercicios pueden favorecer la mejora de la calidad del sueño, alivio de los dolores musculares, mejora de la postura, reducción de la fatiga muscular así como aumentar la capacidad funcional para realizar sus actividades de vida diaria de la mejor forma posible. 

Sin embargo, se sugieren más estudios científicos que puedan evaluar el efecto terapéutico del método para ese público. 

 

Referencias Bibliográficas
  • EKICI et al. Effects of active/passive interventions on pain, anxiety, and quality of life in women with fibromyalgia: Randomized controlled pilot trial. Rev Women Health. v.57, n1,p.88-107, 2016.
  • CURY.A, VIEIRA.H. Relato de Caso: Efeitos do método Pilates na fibromialgia . Fisioter Bras.v.17, n.3,p.256-60,2016.
  • POLLAC et al. Consenso Brasileiro do tratamento da Fibromialgia.Rev Bras Reumatol. v.50 n.1, p.56-66, 2010.
  • JONES, et al .Fibromyalgia is associated with impaired balance e falls. J Clin Rheumatol  v.15, p.16-21,2009.
  • JOHNSON et al. The effects of Pilates –based exercise on dynamic balance in healthy adults. J Bodyw Mov Ther v.11, p.238-42, 2007 .
  • AGUIAR et al. Benefícios do Método Pilates em mulheres com Fibromialgia. J ConScientiae Saúde. V.15, n.3, p.440-447,2016.
  • GUNAY et al. Effect of Pilates training on people with fibromyalgia syndrome: A pilot study. Arch Phys Med Rehabil. V.90, n.12,p.1983-8, 2009.

Written by Michele Mendes

Avatar

Fisioterapeuta del Studio Personal Core Pilates. Graduado en 2005 en el Centro Unisitário de São Camilo. Especialización en Fisioterapia Cardiorrespiratoria en 2008 en el HCor (Hospital do Coração – Associação Sanatório Sírio), formación en el Método Pilates en la Salute Pilates en 2010 y post grado en Fisiología del Ejercicio en el CEFE (Centro de Estudo de Fisiologia do Exercicio – Unifesp) en 2012. Formación profesional en Reeducación Postural Global (RPG) en 2016 en el Instituto Philippe Souchard.

5 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *