Posted in:

Pilates aplicado a la Lumbalgia: ¡Todo lo que necesitas saber!

¿Quién nunca ha tenido dolor en la lumbar? Actualmente la lumbalgia es una queja frecuente en alumnos y pacientes que buscan los Estudios de Pilates.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), alrededor de 80% de la población tiene, o tendrá en algún momento de la vida, este tipo de dolor. En Brasil, 50 millones de personas al año presentan tal queja, pero la mayoría de los casos no es incapacitante.

Y con el incremento en la incidencia de lumbalgia en la población general, pensamos en una guía que te va ayudar a entender mejor todos los detalles sobre la lumbalgia, además de contribuir para el tratamiento de tus alumnos.

En este texto vamos a presentar datos y explicaciones sobre la lumbalgia, los mitos y verdades, además de explicaciones de cómo el Pilates puede ser aplicado y consejos de ejercicios para ser aplicados en tus clases con los alumnos que sufren con esto.

Sumario

  • La lumbalgia
  • Tipos de Lumbalgia
  • ¿Cómo tratar la lumbalgia?
  • ¿Cómo el Pilates disminuye los dolores lumbares?
  • Consejos de ejercicios para tus clases de Pilates
  • Mitos y verdades sobre la lumbalgia
  • Conclusión

La Lumbalgia

Antes de todo, vale puntualizar que la lumbalgia, no es una enfermedad, pero si un síntoma. Ella es normalmente definida como dolor localizado por debajo del margen de las últimas costillas y por encima de las líneas glúteas inferiores, con o sin dolor en los miembros inferiores.

Según la Pesquisa Nacional de la Salud, hecha por el IBGE en colaboración con los Ministerios de Sanidad, del 15 al 20% de los adultos tienen lumbalgia, siendo que de estos números la mayoría (90%), es considerada inespecífica, o sea, no está relacionado directamente a ningún caso clínico y puede ocurrir en todas las franjas de edad.

A pesar del número de enfermedades de la columna vertebral ser muy amplio, la lumbalgia está más comúnmente asociada a las posturas y movimientos corporales inadecuados durante las actividades de vida diaria y a las condiciones de trabajo que son capaces de producir impacto de forma perjudicial a la columna.

Incidencia

A pesar de la diversidad de orígenes de la lumbalgia, su incidencia es mayor en:

  • Personas sedentarias;
  • Sobrepeso;
  • Trabajadores que ejercen tareas con gran sobrecarga física (muchas veces en posturas incorrectas);
  • Individuos que permanecen largos periodos en una misma posición, como sentados o de pies;
  • Individuos con poca movilidad corporal (acortamientos musculares) que acaban causando limitaciones en la mayoría de los movimientos diarios y sobrecargas exageradas sobre la columna.

Clasificación

De acuerdo con la duración, la lumbalgia puede ser aguda (inicio súbito y duración menor de seis semanas), subaguda (duración de 6 a 12 semanas), crónica (duración mayor de 12 semanas) y recurrente (reaparece después de periodos de calma), pudiendo ser considerada específica, cuando relacionada a alguna patología, inespecífica u ocupacional.

Tipos de Lumbalgia

Lumbalgia Específica e Inespecífica

Cuando específicas las lumbalgias pueden estar asociadas, o no, a dolores ciáticos (lumbociatalgia) que son dolores irradiados para el glúteo, muslo, pierna y/o pie.

La lumbalgia también puede estar relacionada a las disfunciones en diversas estructuras y sus locales de origen pueden ser: disco intervertebral, articulación facetaria, articulación sacroiliaca, músculos, fascias, huesos, nervios y meninges.

Y algunas de las patologías que pueden estar relacionadas al dolor lumbar son la hernia de disco, osteoartrosis, síndrome miofascial, espondilolistesis, espondilitis anquilosante, artritis reumatoide, fibrosis, aracnoiditis, tumor e infección. Recordando que solamente el 10% de las lumbalgias tienen causas específicas de enfermedades determinadas.

Ya la lumbalgia más común o lumbalgia inespecífica representa gran parte del dolor referido por la población. Ella es llamada de inespecífica, porque no está claro lo que realmente está causando el dolor, podemos decir que no hay ninguna patología específica que pueda ser identificada como la causa del dolor.

Lizer, Perez y Sacata (2012), definen esta lumbalgia como un desequilibrio de nuestro cuerpo:

“El cuerpo humano tiene un centro gravitacional en el cual mantiene el equilibrio entre músculos y huesos para mantener la integridad de las estructuras, protegiéndolas contra traumatismos, independientemente de la posición de pie, sentada o tumbada.

En la lumbalgia inespecífica generalmente ocurre un desequilibrio entre la carga funcional, que es el esfuerzo requerido para actividades del trabajo y de la vida diaria, y la capacidad del sistema, que es el potencial de ejecución para estas actividades.

Este tipo de lumbalgia se caracteriza por la ausencia de alteración estructural, el sistema está sobrecargado solamente, o sea, no hay reducción del espacio del disco, compresión de raíces nerviosas, lesión ósea o articular, escoliosis o lordosis incrementadas que puedan llevar dolor a la columna.”

La flacidez muscular y la falta de acondicionamiento físico pueden generar fuertes y transitorios dolores. Estas ocurrencias generalmente están relacionadas a la sobrecarga y esfuerzos que generan contracturas, distensión e inflamación local.

Para una musculatura mal acondicionada, el acumulo de ácido láctico generado por el exceso de estrés mecánico y la falta de preparo físico pueden “bloquear” la espalda del individuo después del movimiento excesivo o incluso tumbado en reposo.

Este tipo de lumbalgia puede ser tratado con éxito a través del Método Pilates, sus beneficios en relación a las lumbalgias inespecíficas están comprobados y bien establecidos en la literatura científica.

Lumbalgia Ocupacional

Actividades que exigen mucho tiempo sentados o de pie, cargamento de carga excesiva, vibración o posturas no ergonómicas pueden estar relacionadas a la lumbalgia en los casos en que el preparo físico o el peso corporal del paciente no sean los ideales.

Las lumbalgias ocupacionales suelen ser crónicas, pudiendo restringir desde el trabajo, el ocio, las actividades diarias, el sueño, el desplazamiento e incluso los cuidados personales debido al dolor constante.

La limitación física y los cambios de hábitos diarios pueden resultar en un sentimiento de pérdida que impacta el humor y el estado mental, llegando a acarrear alteraciones psíquicas, como irritación, depresión y ansiedad, muy comunes en los cuadros de lumbalgia.

Por esto es siempre importante realizar una anamnesis y evaluación física en tu alumno/paciente, para identificar hábitos que puedan estar perjudicando la salud de la columna. Pues la vida diaria de cada alumno dice mucho sobre la condición dolorosa que él está pasando.

¿Cómo tratar la Lumbalgia?

Los tratamientos para lumbalgia varían de acuerdo con las causas y el grado de la condición clínica del paciente. Normalmente el tratamiento inicial es conservador, utilizándose el reposo, medicación analgésica e antiinflamatoria, y fisioterapia enfocada para la analgesia.

Según Junior, Goldenfum, Siena (2010), los cimientos para el tratamiento dela lumbalgia son la terapia medicamentosa, la fisioterapia y la reeducación de los pacientes. Es bueno recordar que es muy importante tratar siempre el dolor lumbar, independiente si es un episodio, pues esto ayuda a prevenir que se torne crónica. Los autores también comentan sobre el tratamiento en la fase aguda de la lumbalgia:

“Después de descartadas las causas específicas, el tratamiento debe ser centrado en el control sintomático del dolor para propiciar la recuperación funcional en el periodo más corto posible. El reposo en la fase aguda es eficaz, pero en los casos de Lumbalgia ocupacional no debe ser prolongado, debido a la acción deletérea de la inactividad sobre el aparato locomotor.”

Cuanto a las actividades físicas, los mismo autores afirman que es comprobado la eficacia, pues disminuye eficazmente el dolor, tanto el anticipado, cuanto el inducido. Afirmando que no hay dudas cuanto las influencias positivas del ejercicio físico.

Pasada la fase aguda, se sugiere refuerzo muscular orientado, con el objetivo de prevenir el avance de la degeneración discal y dividir la carga vertebral con la musculatura adyacente.

Y es en este caso que el Método Pilates puede ser utilizado como herramienta en el tratamiento del dolor y de las debilidades que causan la lumbalgia. Entretanto, siempre busque un médico para realizar una buena evaluación del cuadro clínico antes de empezar cualquier tratamiento.

¿Por qué el Pilates disminuye los Dolores Lumbares?

Independientemente de su causa, el dolor lumbar está normalmente asociado a la incapacidad de estabilizar la columna lumbar. Esto pasa debido a la falta de control de los músculos profundos del tronco, en especial los multífidus lumbares y el trasverso del abdomen.

Según Fábio França (2008), estudios recientes comprueban la eficacia de la estabilización lumbar segmentar como tratamiento para la lumbalgia, siendo menos lesiva por ser realizada en posición neutral.

Pesquisas sugieren que sin la correcta activación de los estabilizadores profundos de tronco, las recidivas del cuadro álgico se notan con mucha frecuencia.

Con los ejercicios de Pilates conseguimos fortalecer la musculatura estabilizadora de la columna lumbar, multífidus y trasverso del abdomen. De esta forma podemos restablecer el equilibrio dela columna en relación a su centro de masa y creando una base de músculos fuertes que protegerán la columna durante las actividades laborales.

Como ya se ha dicho, más vale reforzar, es muy importante que tú como profesional realice una evaluación completa antes de empezar las clases.

Además, tenemos que garantizar que el paciente no esté en crisis o sienta dolor durante la ejecución de los ejercicios. Por esto afirmo que la actuación del fisioterapeuta, profesional de la rehabilitación, es esencial.

Consejos de Ejercicios para tu Clase de Pilates

Movilización con Overball

Objetivo del Ejercicio: Movilizar la columna lumbar y pelvis.

Instrucciones:

1. En decúbito dorsal, con los pies apoyados en el suelo, caderas y rodillas flexionados. Ponga la overball desinflada entre la lumbar y el glúteo, en la región del sacro.

2. Inspire, y en la expiración realice los movimientos de retro y anteversión pélvica, alternadamente. También se puede realizar el movimiento del reloj con la pelvis en el sentido horario y anti horario.

Movilización de la Columna Torácica en la Media Luna

Objetico del ejercicio: Movilizar la columna torácica, fortalecimiento de flexores de la columna.

Instrucciones:

1. Alumno posicionado sentado con los pies apoyados en el suelo, rodillas y caderas flexionados, con la columna en extensión apoyada sobre la media luna.

2. En la expiración, flexionar la columna sin perder contacto dela lumbar con la media luna.

 Leg Pull Front

Objetivo del ejercicio: Disociación coxofemoral y estabilización de la columna lumbar y pelvis. Fortalecimiento de los extensores de cadera y columna.

Instrucciones:

1. En cuatro apoyos, con los codos y rodillas extendidos posicione una pelota sobre la región abdominal.

2. Extienda la cadera derecha sin hacer hiperextensión y vuelva a la posición inicial. Flexione la cadera izquierda y vuelca a la posición inicial. Repita los movimientos alternadamente.

Cuidados: Durante la ejecución del ejercicio el centro de fuerza debe permanecer accionado, la pelvis debe mantenerse en posición neutral y la lumbar estabilizada, sin movimiento. Cuando tenga un mejor control muscular, ejecute sin apoyo sobre la pelota.

Back Extension

Objetivo del ejercicio: Fortalecer los músculos extensores de la columna y cadera, movilizar la columna vertebral.

Instrucciones:

1. De pie, mantenga la columna y las caderas flexionadas teniendo apoyo de la región pélvica y abdominal sobre el Barrel. Mantenga las manos en la nuca.

2. Apoyar los pies en la parte de abajo del espaldar.

3. En la expiración realizar la extensión de la columna y caderas y, en la inspiración, volver a la posición inicial.

Con la progresión del alumno, podemos dificultar el ejercicio colocando los pies en la barra del espaldar. Aún, se puede dificultar el movimiento al realizar con codos extendidos y miembros superiores en el prolongamiento del cuerpo. Aún, se puede utilizar accesorios como el bastón, la pelota y el magic circle.

Hundred

Objetivo del ejercicio: Fortalecimiento de los flexores de columna.

Instrucciones:

1. Alumno en decúbito dorsal con rodillas y caderas flexionadas y pies apoyados en el suelo.

2. Realizar durante la expiración la flexión de columna elevando los miembros superiores del suelo. Con la progresión, se puede empezar a realizar bombeos de miembros superiores acompañando la inspiración y expiración, manteniendo la columna flexionada en isometría.

3. Cuando el alumno adquiera más fuerza y control se puede realizar el ejercicio sin el contacto de los pies con el suelo, manteniendo las caderas y rodillas flexionadas a 90 grados.

Front Splits en el Cadillac

Objetivo del ejercicio: Estiramiento de extensores de cadera y flexores de rodillas.

Instrucciones:

1. Alumno posicionado de pie sobre el Cadillac de frente para el trapecio con uno de los miembros inferiores apoyado sobre la parte superior del trapecio. Mantenga la cadera flexionada y rodilla extendida.

2. En la expiración desplazar el cuerpo a extendiendo la cadera del miembro inferior del apoyo sin que el talón pierda contacto con el suelo.

Mitos y Verdades sobre la Lumbalgia

Cuando el tema es lumbalgia, existen muchas informaciones que rodean el tema. Por esto seleccionamos algunas de las principales para hablar sobre los mitos y verdades para que tú esclarezcas a tus alumnos cuando te pregunten.

El dolor de la lumbalgia solo ocurre en la espalda

MITO

Por nuestro cuerpo ser conectado por completo por nervios el dolor en la lumbar puede reflejarse en otras partes del cuerpo, como en las piernas e incluso en los pies. Esto pasa porque todos los nervios de los miembros inferiores “salen” de la región lumbar.

Dolor por más de tres meses ya es considerado crónico

MITO

Para que un dolor se torne crónico, necesita sentirlo por más de 6 meses, además de que la persona ya deba estar pasando por tratamiento. Si acaso no mejora, es preciso una evaluación médica para considerarlo crónico.

Ni siempre el dolor en la columna lumbar es lumbalgia

VERDAD

Dolor en la espalda, dolor en la región lumbar, no son necesariamente lumbalgia. Esto porque este síntoma puede ser de otros problemas de salud y no necesariamente de esta patología.

El exceso de peso es una de las principales causas

VERDAD

El exceso de peso sí es una de las principales causas de lumbalgia, esto porque el sobrepeso sobrecarga los músculos de la región lumbar por incrementar la presión. Pero este no es el único motivo y puede ser la unión de diversos motivos que generen dolor.

El tratamiento del dolor se puede resolver en poco tiempo

MITO

El tratamiento de la lumbalgia no se resume a actividades físicas y medicinas, es un trabajo de cambio de hábitos, por esto puede ser más difícil. Puede parecer que los dolores en la región lumbar que son agudos sean fáciles de tratar, pero los crónicos exigen atención especial para no acabar perjudicando la calidad de vida.

La actividad física no es indicada en la fase aguda

VERDAD

En la fase aguda es indicado que el paciente se mantenga en reposo y evite clases o cualquier esfuerzo físico. Un consejo es mantenerse en posición fetal, ella es la más indicada para aliviar el dolor.

Quedarse mucho tiempo sentado frente al ordenador puede desencadenar el disturbio

VERDAD

No es novedad que la postura puede desencadenar diversos problemas, principalmente la lumbalgia. Y generalmente cuando nos quedamos sentados por un periodo de tiempo muy largo frente al ordenador, nuestra postura tiende a empeorar. Por esto, acuérdese de estar atento a cómo estás sentado y estirar de vez en cuando.

Los tacones perjudican a la columna y pueden generar lumbalgia

VERDAD

Utilizar tacones exige más esfuerzo de la columna para mantener el equilibrio, por esto su uso frecuente puede desarrollar una lumbalgia. Pero no te olvides, los zapatos sin tacón también pueden generar dolor, una vez que exigen que se trabaje el músculo de la pierna.

Colchón duro evita el dolor de espaldas

MITO

La idea es que el colchón sea firme, no duro. Tiene que ser adecuado para mantener su columna alineada, así pues, ni muy duro, ni muy blando.

Conclusión…

Es importante que siempre que haya algún dolor o desviación en la postura de nuestro paciente, trabajar los problemas para no dejar que evolucionen, cuidar de una lumbalgia es el primer paso para que no evolucione.

Lo ideal es buscar al médico antes y al buscar un Estudio de Pilates tener el cuidado de verificar si el sitio posee profesionales capacitados con experiencia en el método y en tratar la patología.

Debemos siempre realizar una evaluación postural detallada y desarrollar un plan de tratamiento eficaz.

¿Te gusta el texto? ¿Tienes algún consejo para darnos? ¡Déjenos tus comentarios!

Referencias
  1. http://www.scielo.br/pdf/rba/v62n6/v62n6a08.pdf
  2. http://www.scielo.br/pdf/ramb/v56n5/v56n5a22.pdf
  3. https://www.portaleducacao.com.br/psicologia/artigos/57561/pilates-como-terapeutica-para-lombalgias
  4. http://patologiadacoluna.com.br/lombalgia/
  5. http://dofit.com.br/dor-lombar-o-que-a-literatura-sugere-como-tratamento-eou-prevencao/

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *