Posted in:

El Pilates en el Tratamiento del Dolor del Nervio Ciático

Actualmente, cerca del 40% de la población brasileña tiene dolor en el nervio ciático. Siendo así, es común que tenemos alumnos o practicantes nos buscando con ese síntoma.

Para que podremos mejor tratar eses alumnos con esa patología, nosotros debemos antes recordar o conocer la localización del nervio y, principalmente, cómo podemos actuar al encontrarnos con esa situación.

Muchas veces llegan al estudio de Pilates personas con dolores en las piernas y en la región lumbar y los alumnos se confunden con el dolor del nervio ciático. Normalmente ese dolor ocurre por la inflamación del nervio que atraviesa la región glútea y toda la extensión posterior de las piernas hasta llegar a los pies.

Ese dolor, generalmente, es la consecuencia de la compresión de la raíz nerviosa en la columna lumbar y menos común por la compresión del proprio nervio ciático. Eses son algunos de los factores más comunes del dolor, pero pueden existir otros como, el exceso de peso, la mala postura, los movimientos incorrectos, las infecciones, los tumores y otros.

El nervio ciático es el tronco nervioso que se encuentra localizado en la región lumbar y sigue través de las fibras nerviosas entre la cuarta y la quinta vértebra lumbar (L4 y L5) y la primera y segunda sacra (S1 y S2) y salen de la pelvis en la dirección del miembro inferior.

Él es el mayor nervio del cuerpo humano en diámetro y longitud y cualquier trastorno al recurrir del camino puede originar el dolor ciático.

Los más comunes son las rupturas o las artritis en los discos vertebrales que están localizados entre la L4 y la L5 y entre la L5 y la S1, los procesos que comprimen esas raíces en esas alturas de la columna.

La verdad, todo lo que puede comprimir el nervio ciático o la raíz puede crear la irritación. Eso puede ocurrir debido a un disco vertebral presionado la raíz nerviosa y que se alimenta del nervio ciático generando dolor.

O por algún problema en la ranura ciática, como un accidente, caer con los glúteos, o mismo por movimientos repetitivos intensos en la región lumbar pueden causar un trauma en el nervio. Esas lesiones pueden provocar hinchazón y dolor. Un proceso inflamatorio del músculo piriforme también puede causar presión en el nervio ciático generando dolor.

Otra causa común es la tensión neutral (TN), debido a la restricción de la vaina que involucra el nervio. El nervio debe deslizar suavemente tras la vaina como un cable de freno de bicicleta deslizando por medio de su envoltura. Pero a veces el nervio no desliza de manera correcta por la vaina y eso puede causar restricción.

¿Cómo surge el Dolor Ciático?

El dolor es causado por algún tipo de inflamación o algún daño al nervio ciático (que puede ocurrir dentro del canal espinal o en algún otro punto del camino del nervio), y aún por la presión de la columna sobre el nervio.

Generalmente, los anillos que circundan los discos se rompen con el aumento de la presión, intensificando el dolor en la espalda.

Con el rompimiento del anillo, el núcleo se desplaza hacia el interior del canal y comprime el nervio, generando el dolor.

Las causas más comunes de la compresión del nervio ciático y por consecuencia de procesos dolorosos son: los tumores, las estenosis de la columna lumbar, las lesiones, las fracturas por presión (provoca el desplazamiento de las vértebras), los traumas, las anomalías congénitas, la hernia de disco, la osteoartritis, la síndrome del músculos piriforme (un espasmo muscular que comprime el nervio ciático).

Síntomas del Dolor del Nervio Ciático

Los síntomas que cada persona irá presentar pueden ser bien diferentes, pero, generalmente, el dolor ocurre con mayor frecuencia en un lado. Cómo el caso de los dolores agudos en apenas una parte de la pierna o de la cadera y el entumecimiento en otras partes. En ese caso, el lado afectado puede ser más flaco que el otro.

Los síntomas más comunes del dolor ciático son: la pérdida de la sensibilidad o la reducción de los reflejos de la región atingida; la disminución de la fuerza muscular, el hormigueo o sensación de quemazón, los dolores irradiados de la columna lumbar después de quedarse de pie o sentado, al toser o reír; la intensificación del dolor con movimientos de elevación de los miembros inferiores, etc.

En general, los síntomas pueden variar, por lo tanto, en cualquier caso los síntomas pueden empeorar durante la noche y, comúnmente, el dolor ciático puede estar asociado al dolor lumbar.

Los síntomas afectan indistintamente los hombres o las mujeres, pudiendo aumentar con el envejecimiento, pues conforme la edad aumenta, las estructuras de la columna vertebral pueden sufrir degastes que acaban comprometiendo la medula espinal bien como las raíces en que se originan los nervios.

Recientemente una pesquisa divulgada por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) apunta que el 90% de las quejas de dolores del nervio ciático ocurren debido a una hernia discal. En ese caso, los cuidados son aún mayores. En los ejercicios el movimiento de flexión debe ser evitado, y en algunas veces, el movimiento de extensión.

Es fundamental también evitar el uso excesivo de los glúteos y del músculo piriforme, así como el nervio en estiramiento.

No hay límites para los ejercicios, pues ellos son basados con el objetivo de la persona sentirse bien. Si tú sientes dolor ciático necesitas realizar ejercicios del todo el cuerpo, sin embargo ese ejercicios debe presentar modificaciones para que tú puedas ejecutar los movimientos con suceso y así alivio del dolor.

En el Pilates, el profesor irá modificar el ejercicio y hacer las correcciones para proporcionar una experiencia bien realizada del movimiento sin dolor.

Es importante también que el alumno entienda que es su responsabilidad avisarnos cuando siente algún incomodo, y es de responsabilidad del instructor cambiar el ejercicio para que el practicante tenga una experiencia de movimiento sin realizada.

Esa fórmula tiene sido la mejor manera para tratar personas que sufren con dolor en la espalda o que sufren de dolor ciático, cualquier tipo de patología o lesión.

El método Pilates presenta una variedad de ejercicios con el objetivo de aumentar la conciencia del centro, aumentar la movilidad de la cadera y hacer movimientos eficientes, minimizando el reclutamiento de algunas musculaturas del cuerpo lo que auxilia en el tratamiento del dolor ciático.

Recomendaciones Preventivas

  • Evitar realizar movimientos rápidos de la columna vertebral, pues ellos pueden favorecer la irritación del nervio;
  • Siempre flexione las rodillas cuando coger algún peso del suelo;
  • Dar preferencias a zapatos más bajos;
  • Procurar mantener una buena postura. El costumbre de posturas correctas debe ser desarrollado, especialmente, cuando haya la necesidad de permanecer sentado o de pie por mucho tiempo;
  • Practicar ejercicios físicos que ayudan a fortalecer la musculatura de todo el cuerpo. El Pilates es una excelente opción, que promueve una mejora en el acondicionamiento físico y mental con innúmeros ejercicios globales. Por medio de la técnica, que trabaja la fluidez, la concentración, el control, el centro de fuerza, la respiración y la postura, lo practicante consigue aumentar la conciencia corporal, la flexibilidad, el equilibrio y la fuerza muscular.

Written by Paulo Márcio Fucci

Paulo Márcio Fucci

Graduada en Educación Física en la UFPR. Tiene postgrado en masoterapia, es socio propietario del local Líder Studio Pilates. Tiene curso en Mat Pilates, Phisycalmind Institute, Pilates con equipamientos en la Metacorpus Espaço Vida Pilates. Pilates para embarazadas – Silvia Gomes y VOLL. Pilates Avanzado VOLL. Entrenamiento funcional aplicado al Pilates – VOLL. Contacto: correo electrónico: [email protected], Facebook: Paulo Márcio Fucci Pilates.

7 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *