Posted in:

Pilates para Embarazadas en el Tercer Trimestre de Gestación

Durante la secuencia de artículos de la serie “Positivo, y ahora?”, discutimos mucho sobre Pilates para embarazadas aquí, en el Blog Pilates.

Hemos visto un poco sobre la introducción del asunto a la gestante en el primer trimestre, ejercicios de estiramiento y ahora cómo preparar una clase principal de Pilates para embarazadas en el tercer trimestre.

La cuestión es: cómo trabajar el método Pilates en una de las fases más delicadas del embarazo de una mujer?

Acompañando este artículo, no sólo recibiremos una clase más profunda sobre el último período de gestación pero también entenderemos cómo, exactamente, el Pilates puede ser aplicado – las modificaciones que podemos hacer de un trimestre a otro y hasta ejercicios que se pueden aplicar aquí . ¿Vamos allá?

En primer lugar, vamos a recapitular…

Antes de avanzar hacia el tercer trimestre de la gestación, vamos a recordar un poco sobre los cambios y cuidados del Pilates en el primer y segundo trimestre de gestación.

Para trabajar el Pilates para embarazadas, primero el instructor de Pilates debe saber algunas informaciones básicas:

  • ¿La gestante ya practicaba alguna actividad física o Pilates antes?
  • ¿Tiene una liberación médica para tal actividad?
  • ¿La embarazada está buscando un profesional especializado en Pilates en la gestación?

Estas informaciones son esenciales antes de comenzar cualquier trabajo, pues es a partir de ellas que estamos seguros de que podemos aplicar los ejercicios en la clase – y también decidir exactamente cómo será el entrenamiento.

Se sabe que el período gestacional tiene una duración de aproximadamente 40 semanas (280 días o 9 meses, como acostumbramos contar).

En ese período, se estima que aproximadamente el 50% al 75% de las mujeres se quejan por alguna especie de dolor de espalda en al menos una de las fases de su embarazo.

Por supuesto, hace que sus actividades rutinarias (tanto en el trabajo, la vida doméstica o incluso las actividades simples como vestirse o quedarse de pie) queden perjudicadas y limitadas. En esta estimativa, el dolor en la lumbar se considera tres veces más común en las mujeres en período gestacional si se compara con el resto de la población.

Como ya vimos anteriormente, el Pilates para embarazadas rinde innumerables beneficios, tales como:

  • Mejorar la postura;
  • Minimizar las compensaciones típicas de este período gestacional;
  • Prevenir y amenizar los dolores en la columna vertebral;
  • Estirar y relajar los músculos;
  • Fortalecer la musculatura perineal preparando para el parto y el posparto;
  • Estimular la circulación linfática y sanguínea;
  • Desarrollar la conciencia corporal;
  • Mejorar la respiración;
  • Aumentar la sensación de bienestar, además de optimizar la autoestima;

Pero claro, como reforzamos siempre aquí, es preciso tener cautela y elaborar una serie de ejercicios que sea adecuada a la gestación y también a cada gestante, en cuestión.

Si la mujer ya practicaba el método Pilates antes del embarazo, por ejemplo, podemos continuar con los ejercicios del Pilates normalmente en el primer trimestre – teniendo sólo atención con algunos cuidados más.

Entre estos cuidados, como ya explicamos en nuestro primer artículo de esta serie, es en continuar con el fortalecimiento global de los miembros superiores e inferiores, abdomen y tronco – pensando, también, en el estiramiento (en ese caso, atención doblada para grandes amplitudes, casi siempre optamos por evitarlas a fin de no comprometer y arriesgar a la gestante).

El Pilates en la Gestación y los Principios de Joseph Pilates

Debo subrayar que, independientemente del período gestacional, el Pilates para las futuras mamás sigue los mismos principios básicos de cualquier entrenamiento pasado por el creador del método, Joseph Pilates, sólo hay algunas modificaciones para adecuarse a la paciente.

Y ese parámetro tenemos ante la propia alumna -si ella ya practicaba ejercicios de nivel intermedio, podemos mantener durante el primer trimestre, salvo en los casos de ejercicios con riesgo de caída eminente.

En cuanto al tercer trimestre, el cuidado con Pilates para embarazadas debe ser aún mayor.

¿Cómo, exactamente, vamos a hacer esto en la práctica?

Pilates en el Tercer Trimestre de Embarazo

En ese tercer trimestre la gestante ya está con la barriga mucho más grande y, con ese aumento de peso y volumen, el centro de gravedad se desplaza hacia adelante, lo que aumenta aún más las alteraciones posturales comunes de la gestación.

El decúbito dorsal va siendo aún más difícil. Siendo así, el ideal durante las clases de Pilates para embarazadas es que exploremos aún más el posicionamiento de pie, sentada en el suelo o sobre la bola y seis apoyos.

Para trabajar el método durante la última fase de la gestación, necesitamos atentar las principales transformaciones fisiológicas que la mujer pasa – algunas desde el inicio del período gestacional – y cómo eso afecta nuestro modo de aplicar algunos ejercicios.

Es parte de las principales transformaciones fisiológicas de la mujer en esta fase:

  • Cambios hormonales
  • Alteraciones cardiovasculares
  • Cambios renales
  • Alteraciones pulmonares
  • Alteraciones gastrointestinales
  • Cambios en las mamas
  • Alteraciones osteomusculares

Cambios Hormonales: en este período, hay el aumento de la hormona relajina, que deja las articulaciones más flojas que el normal. Por eso, refuerzo que debemos evitar algunos posicionamientos y tener cuidado doblado a la hora de preparar ejercicios para estiramiento – veremos más sobre ejercicios en el próximo tópico.

Alteraciones Cardiovasculares: con el embarazo, hay un aumento del débito cardíaco, y nosotros los instructores debemos atentar a la hora de aplicar ejercicios que aceleren su latido, pudiendo perjudicar a la gestante.

Cambios Renales: especialmente al final del embarazo, es normal que la gestante necesite hacer más pausas que el habitual para ir al baño, debido a los cambios renales.

Alteraciones Pulmonares: durante la gestación el diafragma de la mujer comienza a ser presionado. Esto dificulta el trabajo con la respiración en los ejercicios, y debe llevar la atención del instructor. Es también debido a los cambios pulmonares que la gestante puede cansarse más fácilmente. Pero claro, vuelvo a repetir: todo dependerá de la individualidad de cada alumna, si ella ya practicaba ejercicios antes o no, y de cómo está su gestación en este período.

Alteraciones Osteomusculares: se hacen comunes problemas con retención de líquido y con el piso pélvico, por ejemplo.

Un poco más sobre el cuerpo, el cambio y las alteraciones fisiológicas de la futura mamá, podemos empezar a pensar en la mejor forma de aplicar el método Pilates para que el fin de su gestación sea seguro y lo más tranquilo posible – tal como trabajar la prevención de su salud física para después que el bebé nazca.

¿Vamos allá?

Ejercicios de Pilates para Embarazadas

Es imprescindible que, en este momento, continuemos con los fortalecimientos y estiramientos que ya se estaban realizando desde el inicio de la gestación.

El gran problema en la elección equivocada de un ejercicio, no es sólo de no hacer bien, sino de perjudicar a la gestante, aumentando aún más los síntomas desconfortables generados durante esa fase.

En esta recta final, debemos pensar no sólo en cómo reducir los síntomas de incomodidad, sino también en cómo estimular y ayudar a la gestante lo máximo posible para que su parto post-parto sea lo más tranquilo y confortable posible.

Para ello, es de gran importancia que trabajemos los ejercicios respiratorios – ya que el diafragma será empujado hacia arriba con el crecimiento del útero, lo que genera un esfuerzo respiratorio aún mayor en este tercer trimestre.

También debemos dar un mayor énfasis a las movilizaciones pélvicas, pues son ellas las que estimulan la apertura de la pelvis y el relajamiento del piso pélvico.

Cuando esté más al final de la gestación, en que el gran momento estará cada vez más cerca, podemos realizar la posición de cuclillas para estimular, así, una apertura de la pelvis – lo que incentivaría el parto normal y ayudaría a la gestante a la hora “h” .

Conclusión…

No hay contraindicaciones para continuar con los ejercicios del Pilates para embarazadas hasta el final de la gestación. Siempre golpeamos esa tecla, y es la clave para trabajar el método con este grupo de cliente: la gama de ejercicios propuestos dependerá bastante de gestante para gestante.

Teniendo siempre en cuenta los principios básicos del método Pilates, las alteraciones fisiológicas de la mujer a cada período de su gestación y las especificidades de cada cliente individualmente, producir una secuencia de ejercicios modificados para atender a este grupo especial puede ser una tarea tranquila y enriquecedora – Tanto para la alumna y para el instructor.

Evaluar algunos puntos en su alumna puede ayudar a modificar el entrenamiento de Pilates para gestante conforme las fases del embarazo van pasando.

Factores como cuánto ganó de peso mes a mes, se consiguió practicar los ejercicios regularmente en cada trimestre y si todavía sigue dispuesta a la práctica especialmente ahora, en la recta final, o incluso si hubo alguna intercurrencia en estos últimos momentos.

Pero no se olvide: necesitamos siempre la liberación médica a cada nueva consulta prenatal, ok?

PILATES-NA-GESTAÇÃO5

PILATES-NA-GESTAÇÃO6

Este artículo ha sido útil para usted? ¡Me escriba en los comentarios! Me encanta conocer su opinión y hablar más sobre este tema.

Hasta el próximo artículo.

linha-gestante

Patrícia de Andrade Valeriano

Fisioterapeuta e Instructora de Pilates en la WP Pilates & Saúde

Integrante del grupo de las idealizadoras del Proyecto Mamãe Saudável (Madre Saludable) 

Responsable por el curso de Pilates para Gestantes

Written by Patricia de Andrade Valeriano

Patricia de Andrade Valeriano

Patricia de Andrade Valeriano es fisioterapeuta, graduada en 2004. Tiene postgrado en Terapia Manual y Postural. Trabaja con el método Pilates desde 2007, hizo su primera formación en Pilates Clínico y Pilates Aplicado a Salud de Mujer. Años más tarde, hizo formación en Pilates Fitness, en Pilates Dermatofuncional, en Pilates para grupos y en Pilates Avanzado. Tiene formación internacional en RPG (sistema australiano), en reeducación uroginecológica y en el concepto McConnell (Vendaje Funcional). Es profesora en cursos de formación en Pilates hace más de 4 años, participó de la formación de casi 80 clases. Todo el año participa de workshops relacionados al Pilates, también del Pilates Leader Programme. Actualmente es propietaria de la WP Pilates & Salud (en São Paulo de la Voll Pilates Group) y miembro del grupo de los idealizadores del Programa Madre Saludable. Desarrolló el curso de Pilates aplicado para embarazadas e imparte workshops del mismo tema en eventos como el último Meeting en Pilates y en Entrenamiento Funcional en 2014. Recientemente participó de la Certificación en personal para embarazadas del programa ¨Mais Gestantes¨ y del curso de actualización de fisioterapia obstétrica con Sabrina Baracho.

7 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *