Posted in:

Pilates para Mayores: Todo sobre Pilates en la Tercera Edad

Esta introducción es importante para la comprensión de que somos la construcción de toda una historia de vida y que la misma estrategia usada para una persona puede no ser eficaz con otra, por eso, esto es una guía completa sobre Pilates para Mayores.

Algunos mayores en el trascurso de su vida puede haber practicado alguna modalidad deportiva, haber practicado ejercicio físico regularmente, haber cuidado de su alimentación, no haber hecho uso del tabaco, bebidas alcohólicas o narcóticos, haber obtenido más acceso a servicios volcados a la salud y educación, mientras otros no.

Todos estos factores asociados a la predisposición genética y construcción biopsicosocial que es un concepto amplio que abarca factores biológicos (genéticos, bioquímicos, etc.), factores psicológicos (estado de humor, personalidad, comportamiento, etc.) van a impactar en los procesos de envejecimiento.

Un factor que beneficia la salud del mayor tanto física cuanto mental es la práctica de ejercicios físicos. Esta descubierta llevó a la creación y expansión de diversos programas para dicha población, pero, se torna necesario un planeamiento que abarque diversos elementos, entre ellos la evaluación direccionada a sus necesidades.

Siendo así, los exámenes específicos para evaluar la capacidad física de la persona mayor se tornan necesarios e indispensables, pues provee una base importante para el planeamiento y direccionamiento efectivo de los programas de ejercicios físicos que serán realizados en el Pilates para mayores.

Fisiología del Envejecimiento

Pero al final, ¿cuándo el proceso de envejecimiento empieza?

Esta es una pregunta muy común y muchas veces tratada con desidia, pero la respuesta es sencilla. Este proceso empieza desde la fecundación y continúa desde el nacimiento.

La única diferencia es que de este periodo hasta nuestra fase adulta estamos en la fase de ganancias biológicas adquiriendo incremento de masa muscular, ósea, aumentando nuestras capacidades neuromotoras entre otras.

Y después del ápice de nuestras ganancias alrededor de los 30 años y al final de esta tercera década de nuestra vida las primeras alteraciones funcionales y estructurales empiezan a surgir y, en el inicio de la cuarta década de nuestra vida, o sea, a los 40 años hay una pérdida de aproximadamente 1% de la función por cada año vivido, en los diferentes sistemas orgánicos.

El envejecimiento fisiológico comprende una serie de alteraciones en las funciones orgánicas debido exclusivamente a los efectos de la edad avanzada sobre el organismo, haciendo que el mismo pierda la capacidad de mantener el equilibrio homeostático y que todas las funciones fisiológicas empiecen a declinar de manera gradual.

El proceso de envejecimiento cambia mucho entre las personas y es influenciado tanto por el estilo de vida cuanto por factores genéticos. Los especialistas en envejecimiento creen que el ser humano en general podría vivir hasta los 115 a 120 años si el estilo de vida y su perfil genético fueran ideales.

Una investigación realizada en los EEUU con relación a la perspectiva de vida, reveló que alrededor de 6 de cada 10 americanos dijeron que poseían el deseo de vivir hasta los 100 años de edad.

Dos tercios de los americanos que participaron de la investigación creían poseer algún control sobre cómo y cuánto vivirían, 9 entre 10 de ellos deseaban adoptar una actitud más positiva, ingiriendo alimentos más nutritivos y sanos o aun ejercitándose de forma regular para cumplir con tal objetivo con relación a la longevidad.

Con relación a los miedos, los mayores relatados por los participantes en lo que dice respeto al envejecimiento se incluían:

  • Vivir en Asilos (64%)
  • Desarrollar Alzheimer (56%)

Entre los geriatras, hay un consejo unánime: ejercicio físico. De todos las franjas etarias, las personas mayores son las más beneficiadas por la actividad física para obtener un envejecimiento activo y saludable.

Existen dos procesos que ocurren durante el envejecimiento que son totalmente distintos el uno del otro, pero los profesionales se confunden mucho, siendo ellos: senescencia y senilidad.

Senescencia

Proceso de envejecimiento natural que ocurre de manera saludable, o sea, sin comprometimiento del mantenimiento de las necesidades básicas de vida, entre ellas como ejemplo:

  • Alimentación
  • Locomoción
  • Higiene Personal y Relacionamiento Interpersonal

Siendo todos ellos un proceso progresivo de disminución de reserva funcional.

Senilidad

Proceso de envejecimiento que es asociado al desarrollo de condiciones patológicas que pueden ser causadas por: estrés emocional, accidentes o decurrentes de enfermedades crónicas degenerativas entre ellas podemos citar: hipertensión arterial y diabetes.

Además de malos hábitos de vida, que pueden perjudicar el individuo generando discapacidades funcionales, insuficiencia de los órganos. Estas alteraciones pueden llevar a pérdida de:

  1. Resistencia
  2. Flexibilidad
  3. Equilibrio
  4. Coordinación
  5. Memoria

Todos ellos llevando a una pérdida considerable de autonomía y calidad de vida de la persona mayor.

Principales Patologías en la Tercera Edad

Hipertensión Arterial Sistémica

La hipertensión del mayor se caracteriza por presentar un aumento de la resistencia periférica con disminución del débito cardíaco y volumen intravascular, hipertrofia cardíaca concéntrica, reducción de la frecuencia cardíaca y volumen sistólico, además de ser acompañada de elevado gasto cardíaco.

El flujo sanguíneo renal está desproporcionalmente reducido.

En el mayor, a pesar del endurecimiento de las arterias propiciar el aumento de la presión arterial (PA), la hipertensión arterial no puede ser considerada como envejecimiento normal y debe ser considerada como una enfermedad a ser tratada de modo apropiado.

Estudios tienen demostrado claramente que el control adecuado de la PA reduce el riesgo de desarrollar insuficiencia coronaria, insuficiencia cardíaca congestiva, accidente vascular cerebral e insuficiencia renal.

Accidente Vascular Encefálico

El término AVE (Accidente Vascular Encefálico) significa el comprometimiento súbito de la función Encefálica causada por innúmeras alteraciones histopatológicas que envuelven uno o varios vasos sanguíneos intracraneales. Las señales y síntomas específicos del AVE están directamente relacionados con el local y la extensión de la lesión.

El AVE se puede manifestar por déficit efímero o por secuelas graves, luego del AVE, algunos pacientes continúan lucidos, mientras otros pueden presentar confusión mental, delirio, amnesia, somnolencia o estado de coma.

Los accidentes vasculares encefálicos (AVE) son hoy, una de las causas más comunes de disfunción neurológica que ocurre en la población adulta, siendo responsable por aproximadamente 25% de las defunciones en los países desarrollados, además de gran parte de las discapacidades físicas que azotan a las personas mayores.

En los Estados Unidos, alrededor de tres millones de personas sobreviven a un accidente vascular cerebral y alrededor de 500.000 personas presentan un AVE nuevo. De estas, 150.000 personas, al año, van a fallecer, tornándose así, la tercera mayor causa de muertes por enfermedad en América, después de las enfermedades cardíacas y del cáncer.

Tan grave cuanto la incidencia anual y el índice de mortalidad es la gran probabilidad de un accidente encefálico recidivo, lo que es muy común en casi todas las formas de enfermedad vascular encefálica y cada recidiva constituye un alto riesgo de mortalidad o discapacidad y dependencia permanente.

Los programas de actividad física regular desarrollados en Brasil, como también en gran parte del mundo tienen como objetivo principal, casi siempre, el carácter preventivo, o sea, actividades que eviten la ocurrencia de un accidente vascular encefálico.

Pero los investigadores afirman que pocos estudios fueron desarrollados en relación al accidente vascular cerebral y el ejercicio físico.

En Brasil, no se conoce ningún programa de ejercicio físico y/o deportivo para personas con secuelas de AVE, egresos de programas de rehabilitación.

Tampoco se conocen estudios que se desarrollaron con el objetivo de verificar los cambios de comportamiento emocional de estos individuos, después de realizar un programa de ejercicio físico regular, con énfasis en la mejoría de su calidad de vida.

Diabetes en la Tercera Edad

Diabetes Mellitus (DM) es un síndrome decurrente de la deficiencia y/o reducción del efecto biológico de la insulina, caracterizada por la presencia de hiperglicemia.

En diabetes tipo 1, en que hay deficiencia de insulina, 10% de la población diabética es acometida de una compleja sintomatología decurrente de acúmulo excesivo de glucosa y ácidos grasos circulantes, hiperosmolaridad e hipercetonemía, dependiente del nivel de reducción de insulina.

Mientras, en la diabetes tipo 2, se evidencia un síndrome plurimetabólico asociado con hiperinsulinemía en que el disturbio básico transcurre de la resistencia a la acción de la insulina.

Diferentemente de la diabetes tipo 1, esta forma de diabetes es la más común (90% de la población diabética), especialmente después de los 40 años de edad, está frecuentemente asociada a la hipertensión arterial, obesidad, dislipidemia, tabaquismo y sedentarismo.

Un factor agravante de la deficiencia de insulina refiere a la degradación de grasa (lipólisis) en ácidos grasos libres de glicerol. Los ácidos grasos libres se convierten en cuerpos cetónicos por el hígado. En la Cetoacidosis hay una producción de cuerpos cetónicos debido a la falta de insulina, que normalmente evitaría este cuadro.

La insulina es la hormona responsable por el aprovechamiento de la glucosa en el organismo, funcionando como una llave de apertura de las células permitiendo la entrada del azúcar. Cuando ocurre, por cualquier razón, una carencia de insulina, las células se ven privadas de su principal combustible, o sea, glucosa.

En esta situación, el organismo va a exigir otras fuentes de energía que no necesiten de insulina para su aprovechamiento, recurriendo a los depósitos de grasa.

Para el aprovechamiento de la grasa corporal como fuente de energía, ella es transformada en ácidos, conocidos como cuerpos cetónicos, que serán utilizados como fuente de alimento para las células.

La persistencia de la carencia absoluta o relativa de insulina hace con que eleve mucho los niveles de este ácido en sangre, tornándole acidificado, lo que es extremadamente dañino para el organismo.

Osteoartrosis

La artrosis de rodilla es una enfermedad de carácter inflamatorio y degenerativo que provoca la destrucción del cartílago articular y lleva a una deformidad de la articulación. Entre las articulaciones de sustentación de peso, la rodilla es el más frecuentemente afectado.

Estudios muestran que el 85% de los mayores presentan por lo menos una enfermedad crónica, en la mayoría de las veces, decurrente de la dificultad de locomoción y de problemas en las articulaciones, huesos y músculos, y el 10% tienen, por lo menos, cinco.

Los cambios principales provocados por el envejecimiento son el aumento en la cantidad de grasa en el organismo, disminución de la fuerza muscular, de los reflejos de acción y reacción, de la coordinación, osteoporosis, ligamentos y tendones más débiles, problemas en la habilidad motora y en la aptitud física.

La mayor cantidad de masa o la mayor proporción de grasa corporal pueden aumentar la sobrecarga del cuerpo, limitando los movimientos y aumentando el estrés en las articulaciones y músculos, incrementando el riesgo de discapacidades en las personas mayores obesas.

La capacidad funcional, a lo largo de la vida, va reduciendo en la tercera edad. Por eso, es importante mantener la independencia y prevenir discapacidades. Para esto, es necesario rehabilitar para garantizar la calidad de vida. El proceso natural del envejecimiento asociado a las enfermedades crónicas es el responsable por la limitación del mayor.

Los pacientes obesos deben informarse de que el control y la reducción del peso corporal son estrategias esenciales para minimizar los problemas de artrosis, principalmente en las articulaciones que soportan mucho peso.

Los cuidados apropiados y la actuación de la fisioterapia en esta enfermedad pueden generar diferencias significativas en la calidad de vida del paciente y evitar que la artrosis cause mayores daños.

Incontinencia Urinaria

La Sociedad Internacional de Incontinencia define incontinencia urinaria como la condición en la cual la pérdida involuntaria de orina es un problema social o de higiene y es objetivamente demostrada.

La incontinencia urinaria es muchas veces erróneamente interpretada como parte natural del envejecimiento. Alteraciones que comprometen el convivio social como vergüenza, depresión y aislamiento, frecuentemente hacen parte del cuadro clínico, causando grandes trastornos a los pacientes y familiares.

Estudios revelan que la prevalencia de la incontinencia urinaria en el mayor varía del 8% al 34%.

Esta variación de la prevalencia puede ser parcialmente explicada por los diferentes tipos de cuestionarios aplicados, por las muestras poblacionales distintas, por la falta de uniformidad en las definiciones, por la ausencia de seguimiento a largo plazo de las poblaciones estudiadas y por el desconocimiento de la historia de la incontinencia urinaria.

Una de las alteraciones más frecuentes de hábito urinario en el mayor es la nocturia.

Alteraciones hormonales decurrentes del envejecimiento, como el aumento en la secreción de vasopresina y de la hormona natriurética, pueden resultar en la eliminación preponderante de los líquidos ingeridos (durante el día) en el periodo nocturno, mismo en la ausencia de insuficiencia venosa, insuficiencia cardíaca, enfermedades renales o obstrucción prostática.

Estos cambios, asociados a la ocurrencia de disturbios de sueño hacen con que personas con más de 65 años presenten de 1 a 2 episodios de nocturia mismo en la ausencia de cualquier enfermedad.

Clasificamos la incontinencia urinaria en el mayor como:

  1. Nocturia
  2. Incontinencia Urinaria Transitoria
  3. Incontinencia Urinaria Persistente

Urge-incontinencia – se refiere a los síntomas clínicos de polaquiuria, urgencia miccional, nocturia y urge-incontinencia. Incontinencia urinaria relacionada al vaciado vesical inadecuado – incapacidad de vaciar completamente la vejiga e Incontinencia urinaria de esfuerzo – es la hipermovilidad uretral decurrente de la debilidad del suelo pélvico o consecuente a procedimientos quirúrgicos.

Importancia de la Práctica de Ejercicios Físicos en la Tercera Edad

El ejercicio físico regular mejora la fuerza, la masa muscular y la flexibilidad articular especialmente, en individuos por encima de los 50 años. La “entrenabilidad” del mayor (la capacidad de adaptación fisiológica al ejercicio) no difiere de la de individuos más jóvenes.

Se constituye en un excelente instrumento de salud en cualquier franja de edad, en especial en el mayor, induciendo variadas adaptaciones fisiológicas y psicológicas, tales como:

  • Aumento de la VO2 máx
  • Mayores Beneficios Circulatorios Periféricos
  • Aumento de la Masa Muscular
  • Mejor Control de la Glicemia
  • Mejoría del Perfil Lipídico
  • Reducción del Peso Corporal
  • Mejor Control de la Presión Arterial de Reposo
  • Mejoría de la Función Pulmonar
  • Mejoría del Equilibrio y de la Marcha
  • Menor Dependencia para Realización de Actividades Diarias
  • Mejoría de la Auto Estima y de la Auto Confianza
  • Significativa Mejoría de la Calidad de Vida

El ejercicio físico regular disminuye la incidencia de caídas, el riesgo de fracturas y la mortalidad en portadores de enfermedad de Parkinson.

Para mayor beneficio, el ejercicio físico en estos pacientes debe incluir entrenamiento de equilibrio, caminatas y ejercicios de fuerza. El ejercicio físico tiene sido preconizado, también, para otras patologías neurológicas, como esclerosis múltiple y enfermedad de Alzheimer.

El ejercicio físico regular en los mayores – particularmente los ejercicios en los cuales se sustenta el propio peso y ejercicios de fuerza – promueve mayor fijación de calcio en los huesos, ayudando en la prevención y en el tratamiento de la osteoporosis.

Aumenta aun la fuerza y la resistencia muscular, el equilibrio y la flexibilidad, con la consecuente disminución de la incidencia de caídas, fracturas y sus complicaciones.

Los mayores portadores de osteoartrosis también pueden y deben practicar ejercicio regular, desde que adaptado a su condición.

Siendo así, el método Pilates es visto como una práctica de ejercicio físico esencial para la población mayor con beneficios a los cuales muchos estudios científicos apuntan en sus investigaciones el impacto positivo en la calidad de vida de los mayores.

Beneficios de la Práctica de Pilates para Mayores

El Pilates para Mayores viene ganando cada vez más adeptos, pues es una técnica dinámica que visa trabajar fuerza, estiramiento y flexibilidad, preocupándose en mantener las curvaturas fisiológicas del cuerpo y teniendo el abdomen como centro de fuerza, que es trabajado constantemente en todos los ejercicios de la técnica, realizados con pocas repeticiones.

La técnica presenta muchas variaciones de ejercicios y beneficios que ayudarían a prevenir y proporcionar un alivio de dolores crónicos.

Puede ser realizada por personas que buscan alguna actividad física, por individuos que presentan alguna patología o cirugía musculoesquelética donde la rehabilitación es necesaria, y también por deportistas que visan mejorar su desempeño.

El enfoque claro y preciso del método Pilates es exigir que el individuo mantenga su mente concentrada para controlar el PowerHouse todo el tiempo, a través de la respiración.

Es vital respirar profunda y plenamente y antes de cualquier beneficio alcanzado con el uso del método, es preciso aprender a respirar correctamente a pesar de que esta no sea una conquista fácil.

En el mayor, el método Pilates trabaja principalmente el fortalecimiento muscular, la flexibilidad, la postura, los equilibrios estáticos y dinámicos, la coordinación motora, la estimulación propioceptiva, la mejoría de la capacidad cardiorrespiratoria y la consciencia corporal.

El Pilates abarca una serie de ejercicios y estiramientos que desarrollan en el practicante una concientización corporal, el principio de la “Contrología” promueve harmonía entre el cuerpo y la mente aportando beneficios eficaces para el individuo.

Indicación Ideal de Ejercicio para cada Persona Mayor

Importante resaltar en este tópico que cada ejercicio posee una lectura dinámica del movimiento única e individualizada.

O sea, cada ejercicio posee más de un objetivo diferente, en el cual solo se obtiene si el mayor está bien posicionado para realizar cada secuencia de movimientos exigidos en el trascurrir de cada etapa del ejercicio, y por encima de todo, recordando que debe ser respetado la limitación de movimiento y las particularidades únicas de cada mayor.

Para indicar cuales ejercicios del método Pilates es el ideal para cada persona mayor precisamos entender antes la lectura del movimiento. Pero ¿Qué significa esto?

De una manera clara y objetiva la lectura del movimiento se resume en analizar y entender las habilidades necesarias para la realización de cada movimiento dentro de cada etapa de movimiento que el ejercicio promoverá y unir esta lectura a la capacidad de tu paciente mayor en ejecutar cada etapa. Con base en este análisis nos debemos cuestionar:

¿Será que el alumno está apto para ejecutar la movilidad completa que el ejercicio propone?

Con base en esta pregunta debemos hacer la unión entre lo que el ejercicio exige y lo que mi paciente mayor puede realizar.

Partiendo de este prisma empezamos a separar el ejercicio por etapas, en la cual podemos llamarla de preparatoria o educativa, dividiendo el ejercicio en etapas y observando cómo mi paciente mayor realiza cada una de ellas.

Además voy adaptando siempre que necesario para que el mayor pueda realizar el ejercicio de forma segura y eficaz, respetando sus limitaciones.

Siendo así, queda claro que para escoger correctamente el repertorio ideal de ejercicios del método Pilates para mayores se debe conectar perfectamente entre:

  • El objetivo que la persona mayor quiere alcanzar con la práctica del método Pilates
  • Tu objetivo como instructor del método Pilates
  • El objetivo del ejercicio propuesto, junto a los requisitos básicos en el ejercicio escogido, los seis principios del método Pilates que son: concentración, respiración, centralización, control, precisión y fluidez.

Ahora ha quedado claro, ¿Correcto?

La prudencia y la responsabilidad con la opción del ejercicio con base en la lectura del movimiento harán con que el repertorio escogido impacte de manera positiva y eficaz en la mejoría de la independencia funcional y se reflejará en la calidad de vida de la persona mayor.

Ejercicios de Pilates con Pelota

Cuidado con ejercicios que promuevan inestabilidad, pues si fueren ejecutados de forma inadecuada, o por una persona mayor que no esté apto a realizar el ejercicio con esta base inestable (sentado en la pelota por ejemplo), podrá sufrir una caída, que puede llevar a serias complicaciones dependiendo del cuadro clínico que esta persona mayor tenga.

Antes de poner la persona mayor en alguna base inestable certifícate que posea un excelente control de ajuste postural realizados por los músculos profundos del tronco que son responsables por el equilibrio y alineamiento postural, además de estabilidades articulares necesarias, o sea, todo cuidado es poco.

Partiendo de este raciocinio, antes de poner cualquier base inestable siga la secuencia lógica de estabilidad y evolución del equilibrio y propiocepción que abarca:

  • Ejercicios en bases estables con apoyo bipodal y ojos abiertos: sentados y después de pie;
  • Ejercicios con bases estables con apoyo unipodal, ojos abiertos y con MMSS apoyados en una base que proporcione seguridad, para después evolucionar sin apoyo de un MS y después sin los dos MMSS (Nunca al revés);
  • Después de los entrenos arriba realizados y con respuestas positivas es que pensaremos en bases inestables y siguiendo una secuencia progresiva con uso de recursos inestables como: disco de equilibrio, bosu y por último la pelota.

Vale resaltar que ¡NUNCA se pone la persona mayor de pie o arrodillado en una pelota!

JAMÁS ponga una persona mayor en una base inestable sin medidas de seguridad y sin estar cerca de él.

Antes de poner la persona mayor para sentar en una pelota, póngale sentado en un disco de equilibrio, después sobre un bosu, y por último la pelota. Acuérdate, siempre de más estable para después pasar al inestable y, aun así, ¡siempre al lado del paciente mayor!

Podemos ser creativos, pero jamás imprudentes, por lo tanto, ¡mucho cuidado!

Método Pilates para Personas Mayores Obesas

Durante el proceso de envejecimiento podemos observar que ocurren alteraciones con relación a la composición corporal en las personas mayores, de las cuales notamos: la disminución de masa muscular y aumento del tejido graso principalmente en la región abdominal.

En mayores que no practican ejercicios físicos y tampoco poseen una alimentación equilibrada, sabemos que este aumento del tejido adiposo en la región abdominal puede presentar riesgos con relación a enfermedades del corazón y surgimiento de síndromes metabólicos como la diabetes mellitus, que contribuyen para el aumento de la mortalidad.

Por este motivo la práctica de ejercicios físicos de bajo impacto para mayores obesos se torna indicada para prevenir comorbilidades y proteger las articulaciones que sufren con la sobrecarga, y desajustes motores durante la marcha.

Debe asociarse a la práctica de ejercicio físico el acompañamiento nutricional para mejorar los resultados y promover mejor ganancia con relación al acondicionamiento físico y pérdida de tejido adiposo (grasa).

Partiendo de este prisma el método Pilates para mayores obesos, asociado al acompañamiento nutricional contribuye para la reducción de medidas de adiposidad en mayores, además de contribuir con la mejoría de los ajustes dinámicos del equilibrio durante la marcha.

Estos factores son comúnmente observados en esta población como el desajuste motor con relación al eje de desplazamiento corporal y las fases de la marcha lo que lleva al aumento de caídas y graves lesiones y perjudica la interacción biopsicosocial de la persona mayor obesa.

Siendo así, el método Pilates para mayores obesos promueve el acondicionamiento no solo físico, pero mental también, contribuyendo para mejorar la concentración y ayudando a “vaciar la mente” y enfocar en sus objetivos, como un repertorio de ejercicios sistematizados que utiliza el propio peso corporal o resistencia de muelles.

Esto lleva al aumento de masa magra (músculos) y disminución de tejido adiposo, siendo esta línea entre masa magra, músculo y tejido adiposo inversamente proporcionales, o sea, cuanto más masa magra (músculos) el mayor consiga, menos tejido adiposo va a acumular en su cuerpo.

Podemos notar como resultado en los mayores obesos que practican el método Pilates asociados al acompañamiento nutricional:

  • Aumento de Fuerza
  • Flexibilidad
  • Equilibrio
  • Reeducación Postural
  • Mejoría del Desempeño para Realización de sus Actividades de Vida Diaria

Ejercicios del Método Pilates para Mayores Obesos

Suelo

Decúbito ventral con cuña de posicionamiento para evitar incomodidad respiratoria.

  • Pre Pilates
  • Arms Circules
  • Disociación Coxofemoral
  • Leg Up and Down
  • Variación (Side Kick)
  • Entreno de Extensión de Columna de Pie
  • Sentadilla con Apoyo

Cadillac

  • Mermaid
  • Spine strech

Reformer

  • Serie Arms Completa (sentado en la caja)
  • Variación Splits
  • Variación de Splits – Fortalecimiento de MMII (glúteo)

Chair

  • Variación Footwork Sentado
  • Variación Footwork de Pie

Método Pilates para Mayores con Enfermedad de Alzheimer

Esta es la forma de demencia con mayor probabilidad de acometer los mayores, y la patología es progresiva, variable e irreversible y su riesgo aumenta con al pasar de los años causando alteraciones en el tejido cerebral, cuyo curso se divide en tres fases: leve, moderado y severo.

Fue analizada y documentada por primera vez por el Dr. Alois Alzheimer, que hizo la verificación de que ocurrían en esta patología alteraciones sufridas en el tejido cerebral, la cual, lleva a déficits de algunos factores, entre ellos:

  1. Memoria
  2. Propiocepción
  3. Aprendizaje
  4. Comunicación
  5. Lenguaje
  6. Alteración de la Personalidad

Y consecuentemente, por causa de la pérdida de la flexibilidad y rigidez muscular, generaba una disminución de la amplitud de movimiento global que perjudica el desempeño de las actividades de vida diaria lo que lleva por ejemplo a una dificultad para caminar, haciendo con que la persona mayor acometida por esta patología presente pasos cortos, sin coordinación y arrastrando los pies, aumentando la inestabilidad corporal y dejándolo propicio al riesgo de caídas.

El método Pilates para mayores acometidos por la enfermedad de Alzheimer se torna una gran herramienta por poseer un repertorio de ejercicios de bajo impacto y que trabajan:

  • Mejoría de la Amplitud de Movimiento
  • Movilidad
  • Flexibilidad
  • Coordinación Motora
  • Equilibrio
  • Contribuye para la Concentración
  • Mejoría dela Memoria por la Secuencia de Ejercicios – como una coreografía – generando más capacidad para asociación, percepción, ejecución y reacción de los movimientos que reflejan directamente por ejemplo en la mejoría de la velocidad de la marcha.

Realizando una lectura del movimiento de forma didáctica podemos verificar que el método Pilates para mayores acometidos por la enfermedad de Alzheimer contribuye de manera clara y objetiva para la disminución de la progresión de la enfermedad y complicaciones que pueden llevar a deformidades y atrofias musculares por desuso.

Además de trabajar la respiración y poseer herramientas que llevan a la mejoría de la marcha y el equilibrio, que reflejan en la disminución del riesgo de caídas por promover en sus ejercicios: movilidad, propiocepción y control motor, contribuyendo de manera eficaz para la independencia funcional.

Siendo así podemos constatar que el método Pilates para mayores con Alzheimer impacta directamente en la mejoría de la calidad de vida de la persona mayor.

Vea algunos ejercicios del método Pilates para mayores con Alzheimer:

Cadillac

  • Roll Up Variación – Fortalecimiento de MMII, Abdominales y Suelo Pélvico
  • Mermaid Variación – Estiramiento de Flexores Laterales de Tronco
  • Spine Strech – Movilidad de Columna y Estiramiento de Cadena Posterior

Chair

  • Footwork Sentado – Enfoque en Estabilizadores Profundos de Tronco responsables por el Equilibrio
  • Footwork de Pie – Equilibrio, Descarga de Peso, Fortalecimiento de MMII y Movilidad Articular (rodilla, cadera y tobillo)
  • Haminstreching – Movilidad de Columna y Estiramiento de Cadena Posterior

Reformer

  • Footwork – Movilidad Articular (tobillo), Fortalecimiento de MMII
  • Splits Variación – Liberación de Cadera, Cuádriceps y Cadena Posterior

Método Pilates para Personas Mayores Hipertensas

La hipertensión Arterial Sistémica es una de las enfermedades que más azotan la población mayor llevando a mayor número de ingresos hospitalarios y muchas veces a la defunción.

El objetivo primordial del Pilates para personas mayores con hipertensión es la mejoría de la fuerza, disposición durante el día y el relajamiento corporal. Mejorando así, su consciencia corporal, control de movimiento y capacidad respiratoria manteniéndose equilibrada y tranquila.

En el momento del ejercicio ocurren alteraciones en la circulación sanguínea aumentado el aporte de oxígeno y nutrición para los tejidos que están en movimiento, y esto pasa debido al esfuerzo cardíaco.

Las exigencias metabólicas que la actividad física demanda se compensan por cuenta de las adaptaciones del sistema circulatorio central y periférico, como el aumento de la frecuencia cardíaca, de la presión arterial máxima y la vasodilatación periférica.

Ocurre una contracción de las arterias en las regiones que no se necesita tanto aporte de oxígeno, por ejemplo, en las vísceras. Y dilata las regiones de esfuerzo, de los músculos de las piernas y brazos, que requieren el máximo de demanda de oxígeno.

Por esto, es de máxima importancia que el instructor tenga conocimiento y noción para indicar determinado ejercicio.

Debemos estar atentos a algunas precauciones y cuidados con los mayores hipertensos.

  • No permanecer con los brazos elevados por encima de la cabeza por largos periodos;
  • No realizar ejercicios isométricos, por cuenta del aumento de la frecuencia cardiaca y consecuentemente aumento de la presión arterial.
  • No permanecer con las piernas elevadas y quietas por mucho tiempo;
  • Cuidado con los cambios bruscos de posturas y posiciones, sea siempre lento para realizar los cambios de decúbito;
  • No dejas que la cabeza caiga para atrás sin apoyo.
  • No realizar posturas invertidas;
  • Cuidado con la hiperventilación. Algunas veces, el mayor puede prender el aire o expirar muchas veces alterando el ritmo respiratorio.
  • Observe si presenta mareos, náuseas, dolor de cabeza, disnea y sangrado nasal. Debemos interrumpir la clase si se observa uno de estos síntomas.
  • Pídale a tu alumno mayor que haga el acompañamiento médico y exámenes rutinarios.

Método Pilates para Personas Mayores Diabéticas

La Diabetes es un síndrome metabólico donde el organismo no produce insulina o no puede usar de manera adecuada lo que produce. Cuando se tiene diabetes, el cuerpo no puede producir energía a partir de los alimentos que consume.

La glucosa puede aumentar en la sangre, y no llega hasta las células del organismo, proceso fundamental para una vida saludable. Así pues, sin insulina, la glucosa consumida (dulces, frutas, masas) no consigue ser transformada en energía dentro de las células y la persona se queda con la tasa de glucosa en sangre elevada (hiperglucemia).

La hiperglucemia lleva a cambios en las estructuras de colágeno tornando cartílagos y tendones más rígidos, acarreando en cuadros clínicos como Capsulitis adhesiva, tendinitis, artritis y artrosis, siendo que, con el proceso de envejecimiento, esta degradación puede ocurrir más rápidamente, por este motivo puede limitar la flexibilidad y reducir la funcionalidad de las articulaciones y tejidos.

La persona mayor Diabética, cuando sometido al método Pilates, tendrá una mejor utilización de la glucosa por los músculos, ayudando en la disminución de las tasas de azúcar en la sangre y también aumenta la absorción celular de insulina.

Se percibe también la ganancia de masa muscular resultante de los ejercicios de fuerza, mejorando la absorción de la glucosa, además del aumento de masa magra y consecuente control de peso los cuales son benéficos para el mayor diabético. Claro que es necesaria una dieta adecuada y una práctica regular de los ejercicios.

Método Pilates para Personas Mayores en Grupos

Siempre pensando en la seguridad de la persona mayor durante la práctica del método Pilates las clases en grupo se deben realizar solamente por personas mayores que tengan un buen grado de independencia funcional y que el grupo sea homogéneo.

O sea, tengan habilidades semejantes y que no tengan grandes limitaciones, además de tener cierta independencia funcional y jamás tener déficit de equilibrio, para evitar que alguien en este grupo sufra una caída.

Un consejo importante es separar el grupo de Pilates para mayores por nivel de sus habilidades y sus limitaciones, para que así los ejercicios propuestos puedan realmente ser efectivos de un modo colectivo y respetando las limitaciones del grupo.

El instructor del método Pilates que realizará este atendimiento para mayores en grupo debe estar atento al nivel del grupo y seleccionar un repertorio de ejercicios que promuevan la progresión de todos, sin desfavorecer ninguno de los mayores y principalmente estar atento para que no haya compensaciones y ninguna exposición a riesgo de caída.

Jamás realizar atendimiento en grupo con mayores que tengan déficit de equilibrio. Los mayores con déficit de equilibrio deben ser atendidos siempre de forma individual, así como aquellos que por algún motivo específico no puedan ser atendidos en grupo por algún comprometimiento que necesite de más atención y cuidado.

En la evaluación inicial ya podemos indicar cuál será la mejor forma de atendimiento para cada persona mayor dentro de cada cuadro clínico analizado.

Respete la necesidad individual de cada persona mayor. Siempre debemos pensar en el mejor atendimiento para que el mayor pueda evolucionar de manera significativa, segura y eficaz y sin jamás exponerles a ninguna forma de riesgo a caídas.

Siempre debemos repasar nuestra análisis e indicación para la persona mayor y su familia de manera clara y objetiva y justificar con argumentos basados en conceptos biomecánicos, morfológicos y fisiopatológicos cada indicación.

Esto trasmitirá la debida confianza y credibilidad en tu trabajo, al final siempre ponemos nuestros entes queridos en las mejores manos posibles y con los mejores profesionales para que puedan ser bien asistidos y realmente evolucionen.

Por encima de todo, siempre trate una persona mayor como si fuese tu ente querido, como si fuese tu padre, tu madre, tu abuelo, tu abuela. Esta línea de pensamiento siempre no llevará a escoger la mejor indicación para cada persona mayor.

Ejercicios de Pilates para que las Personas Mayores hagan en Casa

La aplicación de ejercicios de Pilates para mayores a domicilio tiene como objetivo principal proporcionar comodidad y seguridad para el cliente, principalmente si la persona mayor tiene algunas limitaciones para moverse, sea ella motora o dependiente de alguien para llevarle y recogerle del Estudio de Pilates.

En el primer momento es importante que el profesional evalúe el ambiente en que la persona mayor pase más tiempo del día, pues la clase será realizada en este sitio.

Recoger los objetos que dificulten la movilidad o que pueda provocar caídas, adecuar el local para que se torne seguro, sabiendo que el instructor no estará cerca todo el tiempo.

Para las clases domiciliares podemos utilizar algunos accesorios que se puedan trasportar fácilmente, como: Flex Band, Mini Band, Tonning Ball, Over Ball e Fitness Circle.

La clase sigue una secuencia donde realizamos:

  • Calentamiento – Movilización Articular, Movilidad Escapular y Pélvica, Disociación de Cinturas y Rotación
  • Fortalecimiento Global
  • Estiramiento

Clase de Pilates para la Persona Mayor con Accesorios

Calentamiento

Puedo empezar la clase de Pilates para mayores, dejarlo sentado sobre una silla o de pie, va a depender de cómo él se presenta para ti, en el sentido clínico.

Siempre manteniendo el alineamiento axial, empieza realizando una movilidad articular de escápulas, con los brazos extendidos para adelante, realiza protracción y retracción, después elevación y depresión escapular.

De pie, sujetándose a una silla o incluso en la mano del instructor, el mayor mueve una pierna para adelante y para atrás y luego con los brazos flexionados con una mano sobre la otra delante del cuerpo, realiza una pequeña rotación de un lado para el otro.

De pie con la base abierta en la altura de los hombros y brazos a lo largo del cuerpo, el mayor avanza con una pierna para adelante y mueve el brazo opuesto de la pierna para adelante también, luego vuelve a la posición inicial y cambia los lados.

Fortalecimiento

Pongo el mayor sentado sobre una silla y me quedo delante de él. Con el Flex Band trabajo fortalecimiento de MMII. Posiciono la goma sobre el dorso de los pies y le pido que realice una extensión de rodillas contra la resistencia.

Hace el movimiento con las dos piernas a la vez y luego alternado, posiciono la goma bajo la planta de los pies, con las piernas extendidas el mayor realiza el movimiento de flexión de rodillas. Hace el movimiento con las dos piernas a la vez y luego alternado.

Con la Mini Band posicionada en la región de las rodillas, realiza el movimiento de abducción de cadera. Puede realizar con la mini band más distal, en los tobillos, para aumentar la fuerza de glúteo medio. Utilizando el Fitness Circle entre las rodillas, realiza trabajo de fortalecimiento de aductores.

Si acaso el profesor no tenga este accesorio, puede usar una almohada más resistente. La Sentadilla tiene que ser bien instruida y orientada para que no haya compensaciones y puede utilizar la silla, pidiéndole que se siente y levante, pensando en el alineamiento de la columna y en la contracción de los abdominales.

De pie, sujetándose en el respaldo de la silla, el mayor realiza flexión plantar de los dos pies y vuelve para el suelo y también puede hacer el movimiento alternando los tobillos (ejercicios de la bailarina). Puede realizar entreno de subida de un peldaño, y observe la mayor dificultad que él pueda presentar y oriente de la manera más correcta para que no tenga alteración postural y desequilibrios.

Con el uso de la Tonning Ball el mayor puede realizar flexión y extensión de hombros hasta una amplitud que no sienta dolor. Abducción y aducción, fortalecimiento del manguito de los rotadores y ejercicios isométricos manteniendo por algunos segundos al final del movimiento.

Las remadas pueden realizarse con el uso del Flex Band y el instructor ayuda sujetando la goma para que el mayor haga el movimiento de tirada. Para ejercicios de empujar, el profesor sujeta las manos del mayor, palma con palma y le pide que haga el movimiento de empujar al profesor, que al mismo tiempo ejerce una pequeña resistencia, se puede hacer el movimiento alternado.

Realizar entreno de marcha con o sin ayuda. Todos los ejercicios de fortalecimiento se pueden realizar de 10 a 12 repeticiones.

Estiramiento

Al final de la clase es realizado estiramiento pasivo de MMSS y MMII.

Contra Indicación de Ejercicios de Pilates para Mayores

Debemos estar atentos sobre los ejercicios que traerán beneficios que idealizamos de acuerdo con los objetivos deseados por la persona mayor y nuestros objetivos trazados con base en nuestra evaluación como instructores del método Pilates.

Siendo así, el alerta que siempre hago es: CUIDADO CON LA LECTURA DEL EJERCICIO. Tú ahora debe estar preguntando: “¿Cómo es eso?”

La respuesta es simples: un error común que pasa y que observo como entrenador del método Pilates es que muchas veces el instructor cae en esto de “ejercicios nuevos” al buscar fuentes para crear un repertorio de la clase de Pilates para mayores, enfocando solamente en el ejercicio y en el objetivo del ejercicio y no se percata de su aplicabilidad.

O sea, ¿será que el alumno está apto para ejecutar los ejercicios de Pilates para mayores que has escogido? O aun ¿Cómo dividir el ejercicio en etapas para que él pueda ejecutar como ya hemos abordado más arriba?

Un ejemplo claro que podemos usar es pensar en un ejercicio en el cual tú quieras poner como objetivo en tu atendimiento proporcionar el estiramiento de la cadena posterior de MMII.

En su búsqueda encuentras en ejercicio que se llama: Single Straight Strech Leg y en su descripción dice: “Excelente ejercicio de estiramiento de los músculos de la región posterior de MMII”, en tu cabeza ya has concluido: “¡perfecto, voy a usar este ejercicio!” Pues es justamente ahí que está el peligro.

Realmente el ejercicio escogido promueve el estiramiento de los músculos de la cadena posterior de MMII, pero ¿será que tu alumno mayor está apto para ejecutar este movimiento? Además de ser un ejercicio de nivel intermediario/avanzado que no se indica realizar en una fase inicial, el ejercicio no trabaja solamente esto.

Este ejercicio exige otros componentes como fuerza de los músculos de abdomen e ya requiere un buen estiramiento de los músculos de la cadena posterior de MMII. Partiendo de este principio este ejercicio no es indicado en un primer momento, siendo una contraindicación relativa.

Existen algunas contraindicaciones absolutas relacionadas a la prescripción de un repertorio de ejercicios de Pilates para mayores como por ejemplo INVERTER UNA PERSONA MAYOR en el Cadillac, un alto riesgo que debe ser evitado, además de respetar cada patología y su fisiopatología, esto determinará que la contraindicación sea relativa o absoluta.

Curso Online de Pilates para Personas Mayores

Mira que novedad increíble: nosotros del Grupo VOLL estamos preparando un curso exclusivo de Pilates para Mayores, en el cual iremos sanar todas tus dudas y promover una capacitación con nivel de excelencia, basado en estudios científicos nacionales e internacionales.

Además, Radhija Mussi y Caio Cezar, poseen una variada gama de experiencia académica y práctica en el tema del envejecimiento.

Si deseas que te avisen sobre este curso de Pilates para Mayores, haga clic aquí.

En nuestro curso que preparamos con total exclusividad encontrarás todo lo que necesitas para estar plenamente capacitado para atender la población mayor de forma segura y eficaz.

Además de tener una variada gama de ejercicios con lectura del movimiento y cómo dividirlos para cada caso específico, aprenderá también a realizar una correcta lectura del ejercicio, entenderá su aplicabilidad, cómo y en cual momento indicar casa ejercicio de forma específica e individualizada.

Tendrás lo que hay de más recomendado para tratamiento de patologías comunes de la tercera edad, usando como herramienta el método Pilates para mayores y entenderá todo el proceso de envejecimiento.

Y también cómo el método Pilates para mayores con total enfoque en la particularidad de esta población puede contribuir para la mejoría de las actividades funcionales del día a día y verá el impacto positivo en la calidad de vida de los mayores cuando escogemos los ejercicios más adecuados respetando cada caso.

Pare de pensar que los mayores no progresan con “cualquier ejercicio”. Para un progreso eficiente es preciso entender el proceso de envejecimiento, y fisiopatología de cada patología que más azota esta población, realizar la correcta lectura del movimiento realizado en cada ejercicio.

Y además seleccionar el repertorio de ejercicios de Pilates para mayores que realmente harán la diferencia en la realización de las actividades de vida diaria ejecutada por la persona mayor, promoviendo así una independencia funcional que tendrá como producto final la mejoría de la calidad de vida de la persona mayor.

Sea un diferencial y capacítese  con quien entiende del tema, ¡Pilates para Mayores es con nosotros!

Conclusión…

Se torna de extremada importancia el completo entendimiento sobre el proceso de envejecimiento, asociado a los conocimientos en biomecánica, morfología, fisiología y fisiopatología del envejecimiento humano.

Para que de esta manera, el instructor del método Pilates pueda realizar la lectura del movimiento y trasmitir de forma segura y eficaz para la población mayor un repertorio del método Pilates que atienda las reales necesidades funcionales de los mayores.

Y consecuentemente proporcionar resultados eficientes, escogiendo con sabiduría cada ejercicio y de acuerdo con la lectura del movimiento realizar las adaptaciones necesarias para evitar lesiones durante la práctica del método Pilates para mayores.

Para una progresión eficiente es necesario que los estímulos ofrecidos por medio de los ejercicios del método Pilates proporcionen una curva de progresión ascendiente, o sea, no dejando la persona mayor en su “zona de comodidad”.

Recordando que cada caso debe ser analizado de forma individualizada y que la particularidad de cada persona mayor debe ser respetada. Partiendo de este principio, los estímulos ofrecidos para los mayores dentro del método Pilates precisan ser escogidos de forma asertiva y sin “adivinanzas”.

El repertorio de ejercicios del método Pilates debe atender a los objetivos de los mayores y a los objetivos del instructor del método Pilates, siendo así, en su aplicabilidad es esencial que haya las adaptaciones necesarias exigidas para que pueda haber buena respuesta en el aprendizaje de cada movimiento exigido, además de proporcionar la correcta activación del grupo muscular que precisa ser trabajado, evitando compensaciones en cada ejercicio propuesto a la persona mayor.

Cada principio debe ser respetado y cobrado de acuerdo con la progresión del mayor, cuidado para no exigirle demasiado o de menos, pues los dos extremos son perjudiciales a su salud.

Cuando el repertorio del método Pilates es escogido de forma correcta para cada persona mayor, dentro de esta línea de raciocinio que mencionamos anteriormente los beneficios adquiridos son:

  • Mejoría del equilibrio y consecuentemente disminución del riesgo de caídas y lesiones;
  • Mejoría de la fuerza en miembros superiores, miembros inferiores, músculos de la región del tronco y músculos del suelo pélvico, o sea, fortalecimiento de forma global;
  • Mejoría de la postura;
  • Mejoría de la marcha;
  • Mejoría de la consciencia corporal;
  • Mejoría de la propiocepción;
  • Mejoría de la calidad del sueño;
  • Mejoría de la flexibilidad;
  • Disminución de cuadros álgicos (dolorosos) debido a la reorganización corporal global, lo que contribuye para la reducción de algunos tipos de medicamentos;
  • Mejoría de la independencia funcional y consecuentemente proporcionar mejor socialización

 

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *