Posted in:

Síndrome de Hoffa: ¡sepa cómo Pilates puede ayudar!

“El síndrome de Hoffa es una condición común de la región patelar o región anterior de la rodilla que genera dolor, proveniente de los cambios físicos y biomecánicos. Una vez que hay innumerables fuerzas a actuar en esta articulación, la evaluación clínica y el abordaje terapéutico son extremadamente difíciles.”

Definición y SintomatologíaPilates-na-Síndrome-de-Hoffa

La enfermedad de Hoffa (o síndrome del impacto de la grasa infrapatelar) fue inicialmente descrita por Albert Hoffa en 1904, siendo caracterizada por el desarrollo de alteraciones inflamatorias crónicas asociadas al encarcelamiento de la grasa infrapatelar hipertrofiada en los espacios fémoro-tibial y fémoro-patelar. 

El síndrome de Hoffa puede ser definido como un dolor agudo o crónico, persistente, profundo, brusco y pulsátil. 

A menudo se relaciona con traumatismos o con actividades de gran estrés para la articulación patelo-femoral, como, por ejemplo, subir y bajar escaleras, agacharse, saltar y correr que resulta de alteraciones físicas o biomecánicas. 

Es una inflamación de la bolsa de Hoffa, una irritación causada debido a una compresión de este “cojín” de grasa infrapatelar. La inflamación ocurre debido a las microlesiones en el tejido adiposo, causadas por movimientos inadecuados. 

En la carrida, la grasa de Hoffa sufre lesiones cuando el atleta presenta hiperextensión de la rodilla de forma excesiva, movimientos de rotación excesivos y contracción inadecuada del músculo anterior del muslo (cuadriceps). 

El proceso puede iniciarse después de la ocurrencia de un trauma mayor agudo (directo o indirecto) o de microtraumas repetitivos crónicos, causando hemorragia y edema en la grasa infrapatelar. 

El aumento volumétrico resultante predispone el aprisionamiento e impacto sobre la grasa infrapatelar, acarreando acentuación de las alteraciones inflamatorias locales, hipertrofia del cojin adiposo y retroalimentación del proceso. 

Las principales manifestaciones clínicas del síndrome de Hoffa son el dolor, la pérdida o la limitación de los movimientos de la rodilla afectada. 

Pueden ocurrir alteraciones ortopédicas de la rodilla, como, por ejemplo, rodilla en hiperextesión e instabilidad rotacional, en los casos de rodillas que presenta cierta flojedad ligamentar, posibilitando una mayor rotación durante la práctica de ejercicios físicos, son descritos como las principales causas del síndrome de Hoffa. 

Al examen clínico se caracteriza hipertrofia del tejido adiposo, que se presenta endurecido y doloroso, siendo típico el hallazgo del “señal de Hoffa”. 

Los signos y síntomas más comunes son: 

  • Dolor agudo o crónico asociado a la hinchazón alrededor o profundamente al ligamentopatelar
  • Dolor durante la caminata o el uso de tacones altos
  • Limitación de la extensión máxima de la rodilla
  • El test positivo deHoffa(el paciente se encuentra en decúbito dorsal con la rodilla doblada), el examinador presiona con ambos pulgares, a lo largo de los lados del tendón patelar, mientras que el paciente extiende la pierna. Si el paciente siente dolor es una señal positiva para la inflamación de la grasa de Hoffa. 

Sobre la Rodilla Síndrome-de-Hoffa-2

La rodilla es posiblemente la articulación que más sufre en el sistema locomotor. Esta articulación está formada por la extremidad distal del fémur, la extremidad proximal de la tibia y la patela (o rótula). 

Tiene ligamentos que estabilizan esta articulación, posee meniscos que amortiguan los impactos sobre los cartílagos. 

La articulación patelo-femoral incluye una gran variedad de tejidos, cartílago, hueso subcondral, membrana sinovial, cojín de grasa infrapatelar, retináculo, cápsula y tendones, que funcionan de forma combinada y sinérgica. 

Por ser una articulación sinovial compleja, posee dos articulaciones separadas: 

La articulación fémoro-patelar consiste en la patela, un hueso sesamoide que reside en el interior del tendón del músculo anterior del muslo (músculo cuadriceps femoral), y en la superficie patelar delante del fémur, en la que se desliza, y la articulación fémoro – tibial liga el fémur (hueso del muslo) a la tibia, el principal hueso de la pierna. 

Un fluido viscoso baña esta articulación, y este líquido se contiene dentro de la membrana sinovial. En la estabilidad de esta articulación, existen dos subdivisiones principales: 

  • Estabilidad Estática – dada principalmente por los ligamentos
  • Estabilidad Dinámica – dada por los músculos

Los meniscos son cartílagos presentes en la articulación de la rodilla, entre los cóndilos del fémur y de la tibia y tienen la función de disminuir el impacto y promover la adaptación entre las faces articulares del fémur y de la tibia. 

Son dos meniscos, un medial y otro lateral, ambos situados encima de la tibia. Tienen el formato de media luna, con una división en cuerno anterior, cuerpo y cuerno posterior. 

Mecánica de los Músculos Implicados 

Se produce una debilidad muscular del músculo cuadriceps (vasto medial oblicuo, vasto intermedio, vasto lateral y recto femoral). De esta forma el vasto medial oblicuo permite un desvío de la patela lateralmente, con efectos adversos en el mecanismo patelo-femoral. 

Puede ocurrir una debilidad o tensión de la musculatura de la cadera (aductores, abductores y rotadores externos). El vasto medial oblicuo, se origina en el tendón del aductor magno, premisa en que se basa la recomendación del refuerzo del aductor (glúteo medio) para ayudar a estabilizar la pelvis. 

La tensión de las bandas iliotibiales puede conducir a una excesiva estabilidad lateral de la patela al provocar una fuerza lateral excesiva sobre la misma, siendo también capaz de girar externamente la tibia y, de esta forma, alterar el equilibrio del mecanismo patelo-femoral. 

La tensión de los isquiotibiales conduce a una mayor fuerza posterior en la rodilla, causando una mayor presión entre la patela y el fémur, la tensión de la musculatura posterior de la pierna (músculo sóleo y gastrocnemio), que puede conducir a una pronación compensatoria y causar aumento de la fuerza posterior de la rodilla. 

Algunos estudios correlacionan un retraso en la activación del músculo vasto medial a la inestabilidad patelar, sin embargo, no está seguro de que este desequilibrio entre los músculos vasto medial y vasto lateral sea la causa primaria de inestabilidad. 

Enfoque Terapéutico Pilates-na-Síndrome-de-Hoffa-3

El abordaje terapéutico inicial debe ser el tratamiento clínico. En casos refractarios está indicado el abordaje quirúrgico para la resección de la lesión. 

Este tema se convierte en uno de los temas más controversios, y tanto el tratamiento quirúrgico y el tratamiento no quirúrgico pueden ser utilizados. 

Sin embargo, el abordaje del tratamiento no quirúrgico tiene prioridad, ya que este tratamiento es de bajo costo, de fácil acceso y en la mayoría de los casos resulta en mejora del cuadro sintomático. 

El tratamiento no quirúrgico tiene como objetivo disminución del dolor y edema, corrección de deficiencias biomecánicas, aumento de fuerza y ​​resistencia, restaurando el movimiento y la función. 

El enfoque fisioterapéutico a su vez involucra cuadros de analgesia como: 

  • Crioterapia – para reducción de dolor y edema
  • Termoterapia (con ultrasonidos, compresas húmedas calientes o hidromasaje caliente) – para vasodilatación local y consecuente reducción del dolor
  • Fonoforesise Iontoforesis – para reducir la inflamación y el dolor 
  • Estimulación Eléctrica Nerviosa Transcutánea– para disminuir el dolor 

Algunos médicos indican el completo reposo del paciente como una forma de tratamiento conservador, pero en la actualidad existen evidencias que la terapia física bajo la supervisión de un profesional calificado, se vuelve más efectiva en el tratamiento del síndrome de Hoffa. 

Sin embargo esta teoría del descanso es relativa, pero durante la fase aguda de esta inflamación, la actividad de la rodilla debe ser disminuida, ya que esta patología se da por la sobrecarga. 

El ejercicio físico tiene como objetivo en esta rehabilitación los déficits neuromusculares: musculatura que se presenta de forma deficiente como cuadriceps, vasto medial oblicuo, tensión de tejidos mueles o anormalidades de alineamiento dinámicos. 

Este tipo de tratamiento incluye varias combinaciones y variaciones de ejercicios de cadena cinética abierta y cadena cinética cerrada, ejercicios de reclutamiento muscular selectivo o no selectivo, y estiramiento. 

Los pacientes con síndrome de Hoffa toleran mejor los ejercicios en cadena cinética cerrada, aunque ambos tienen resultados benéficos para la rehabilitación. 

De esta forma se pueden utilizar tratamientos combinados, inicialmente con ejercicios de cadena cinética cerrada, que permiten un mejor control del movimiento, y posteriormente con ejercicios de cadena cinética abierta.

Pilates y el Síndrome de Hoffa Síndrome-de-Hoffa-4

Ejercicios para la estabilidad articular, entrenamiento propioceptivo, aumento de la amplitud de movimiento, fortalecimiento muscular, mantenimiento del condicionamiento físico, estiramiento muscular y hasta corrección postural forman parte de la rehabilitación. 

La intervención con una actividad física supervisada reduce el cuadro álgico y mejora la fuerza y ​​función de esta articulación. El fortalecimiento de la musculatura de la cadera es de extrema importancia, ya que el glúteo medio contribuye a la alineación de la rodilla. 

El refuerzo de la musculatura de la cadera se inicia con ejercicios de isometría para el músculo glúteo medio. En consecuencia, reforzamos los músculos rotadores laterales y los abductores y trabajamos la extensión de rodilla con el fin de aumentar la resistencia. 

El trabajo de propriocepción en la recuperación se hace de extrema necesidad, ya que la deficiencia proprioceptiva facilita la lesión de la articulación. 

Ejercicios Indicados para el Síndrome de Hoffa 

1) Estiramiento Frontal 
Pilates-na-Síndrome-de-Hoffa-1

  • Este ejercicio tiene como objetivo el estiramiento de la musculatura isquiotibial. 
  • El paciente debe colocarse de pie en el barrel, con apoyo unipodal, manteniendo el crecimiento axial. 
  • Uno de los miembros inferiores debe colocarse sobre el barrel, y el tronco debe ser flexionado si es posible (siempre respetando el límite del paciente) sobre el miembro, moviendo vértebra por vértebra. 
  • Atención para no ocurrir la inclinación de la pelvis debido a posibles acortamiento. 

2) Pujando el Reformer 
Pilates-na-Síndrome-de-Hoffa-2

  • Este ejercicio tiene como objetivo el fortalecimiento de los músculos isquiotibiales, glúteo, gastrocnemio, cuadriceps y abdomen. 
  • Con el paciente acostado en decúbito dorsal, el pie debe ser apoyado en la barra de pies, realice la flexión de las caderas y rodillas. 
  • Aquí el ejercicio puede ser realizado con carga para fortalecimiento o sin carga para movilización, va a depender de la etapa en que el paciente se encuentre. 

3) Horse
Pilates-na-Síndrome-de-Hoffa-3

  • Este ejercicio tiene como objetivo el fortalecimiento de los músculos pectíneo, grácil, aductor largo, aductor corto, aductor magno, y fibras inferiores y mediais del glúteo máximo. 
  • Solicite que el paciente siente en el barrel con los miembros inferiores abducidos, al realizar la fuerza de aducción contra el barril debe formar un “túnel” debajo de la región pélvica. 
  • Precaución para no realizar una hiperlordosis por medio de compensación. 

4) Tower
Pilates-na-Síndrome-de-Hoffa-4

  • Este ejercicio tiene como objetivo el fortalecimiento de las musculaturas glúteo medio, glúteo mínimo, glúteo máximo, recto abdominal, oblicuo, estiramiento de los músculos posteriores y movilización de la columna. 
  • Con el paciente en decúbito dorsal, solicite que el mismo coloque la cadera a 90 ° y apoye el pie en la barra torre.
  • El mismo debe realizar la elevación de la cadera empujando la barra torre hacia arriba. 

Written by Thais Giabani

Thais Giabani

- Fisioterapeuta con postgrado en Salud de la Mujer
- Extensión en Auriculoterapia
- Curso de Pilates en las patologías de la columna
- Curso de Pilates y Neopilates
- Curso de reflexología

8 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *