Posted in:

Precauciones en la Realización de Movimientos en las Extremidades Inferiores

Durante nuestra práctica clínica, nos deparamos con algunas situaciones que exigen cuidados específicos, como la realización de movimientos en las extremidades inferiores.

Debemos tener siempre en mente que todo alumno es único y que es necesario que el planeamiento de las clases también sea individual, y para eso, antes de todo siempre debemos realizar una buena evaluación.

La evaluación nos va a dar las informaciones importantes para que podamos trazar objetivos y planear el programa de ejercicios.

Sabemos que el método Pilates es un método seguro y puede ser practicado con pocas restricciones, entretanto, así como toda modalidad de ejercicio, algunos movimientos merecen cuidado en situaciones específicas.

En esta breve discusión, hablaremos un poco sobre algunas precauciones que debemos tener durante la realización de movimientos en las extremidades inferiores en situaciones específicas que podemos depararnos durante nuestra práctica clínica.

Disfunción de la Articulación Sacroiliaca

Para entender mejor cuáles cuidados debemos tener con alumnos/pacientes que sufran disfunción en estas articulaciones debemos tener en mente algunos detalles sobre la región pélvica.

El ilion de cada hueso ilíaco (o coxal) se articula con el sacro, componiendo la articulación sacroiliaca, y los huesos pubis se articulan entre sí en la sínfisis púbica anteriormente. La articulación sacroiliaca, sirve como punto de intersección entra la columna y las articulaciones de las extremidades inferiores.

La inestabilidad de las articulaciones que componen la pelvis puede ocurrir en cualquier cliente/alumno, pero son particularmente comunes en el periodo pre y postnatal debido a la producción de la hormona relaxina que sufre un incremento. Esta hormona induce al aumento de la laxitud articular en varias articulaciones.

Las articulaciones con movimiento reducido (hipomovilidad) exigen la utilización de técnicas de movilización y de ejercicios para recuperar el alineamiento y la movilidad normales.

Ya las articulaciones con movimiento excesivo (hipermovilidad y/o inestabilidad) exigen el empleo de técnicas y de ejercicios para estabilizar o equilibrar las fuerzas alrededor de las articulaciones hipomóviles o inestables.

Hipo o hipermovilidad en cualquier articulación pélvica puede ser agravada por la descarga de peso en una pierna y por el movimiento asimétrico de las piernas.

Por este motivo, debemos ser cautelosos con la realización de movimientos. Esta información no significa que nuestro alumno/paciente nunca podrá hacer tales ejercicios, se trata apenas de una precaución que debemos tomar hasta que él progrese en el proceso de rehabilitación.

Osteítis Púbica

La osteítis púbica es una inflamación dolorosa de los huesos púbicos próximos a la línea media.

Es una disfunción más comúnmente encontrada en pacientes/alumnos bien específicos, como atletas que participan de actividades en la realización de movimientos continuos produciendo fuerza de cizallamiento en la sínfisis púbica.

Ejemplos de esto son, el apoyo unilateral de la pierna o fuerzas de aceleración-desaceleración exigidas durante algunas actividades, como carrera, caminatas en pista de atletismo, gimnasia, fútbol, básquet y tenis.

De manera general, esta disfunción es más común en hombres durante la 3ª y 4ª décadas de vida. Los síntomas (principalmente dolor o incomodidad) se localizan en el área púbica, en la región de la ingle (una o ambas), y en el músculo recto del abdomen inferior.

La sobrecarga de los músculos aductores y de los abdominales superficiales pueden contribuir para el aumento de los síntomas. En este caso, se deben evitar ejercicios de descarga de peso unipodal, movimientos asimétricos de miembros inferiores y también resistencia bilateral de los músculos aductores.

Entretanto, siempre debemos recordar que estas restricciones de realización de movimientos son importantes en la fase aguda y en casos de síntomas, a medida que el cuadro del paciente/alumno va mejorando, estos ejercicios pueden introducirse de forma gradual.

Artroplastia Total de Cadera

La artroplastia total de cadera es una de las intervenciones quirúrgicas más largamente realizadas para artritis avanzada de la articulación de la cadera.

Generalmente la osteoartritis es la patología de base responsable por la mayor parte de los procedimientos totales primarios de cadera. En los últimos años, una variedad de modelos de implantes, materiales y accesos quirúrgicos han sido desarrollados.

Al recibir un paciente postquirúrgico debemos estar atentos al tipo de acceso quirúrgico que le fue realizado.

Existen los accesos quirúrgicos convencionales que pueden ser usados durante procedimientos tradicionales de artroplastia total de cadera (posterior o posterolateral, lateral, ánterolateral, anterior y transtrocantérico) y los mínimamente invasivos que tienden a preservar los músculos reduciendo el trauma de los tejidos blandos durante la cirugía (acceso posterior, anterior y lateral).

Esta información es extremadamente importante, porque de acuerdo con la característica de cada acceso quirúrgico podremos identificar el envolvimiento de los músculos de la cadera y otros tejidos blandos y con esto determinar el impacto potencial en la función postoperatoria.

En general, la principal complicación postoperatoria en estos pacientes/alumnos es la luxación de la cadera protética, que puede estar ligado a diversos factores como, edad, tipo de acceso quirúrgico, equilibrio inadecuado de los tejidos blandos, debilidad muscular, entre otros.

Para minimizar este riesgo debemos evitar la realización de movimientos con ejercicios que trabajen con flexión de cadera por encima de los 90º y realizar aducción y rotación interna de la pierna (al mismo tiempo o por separado) por al menos 6 semanas del postoperatorio.

Acuérdate que cada paciente/alumno, evoluciona de forma individual y que la progresión de la rehabilitación debe ser tratada de esta forma.

Bursitis Trocantérea

Las bursas son bolsas rellenas con líquido sinovial que existen, en locales de fricción entre tendones y hueso, bien como entre estas estructuras y la piel sobrepuesta. Podemos imaginarlas como un globo relleno con aceite.

El propósito de las bursas es disipar la fricción causada por dos o más estructuras que se mueven una en contra de la otra.

Puede ocurrir secundaria a la fricción excesiva de las fuerza de cizalla, como un resultado del uso excesivo que causa un proceso inflamatorio en esta estructura o aún acontecer post traumas (golpes o contusiones directas) que causan sangrado en las bursas.

Desequilibrios de flexibilidad muscular y fuerza y la mala postura resultante de la pelvis pueden ser factores predisponentes llevando a la irritación de una bursa.

En general, la bursitis trocantérea se ve, en la práctica clínica cómo una lesión por uso excesivo, encontrada en corredores y ciclistas. También se puede observarlas en individuos con un ángulo Q aumentado, trocánteres prominentes o discrepancia en la longitud de los miembros inferiores.

La inflamación, se caracteriza por sentir dolor en la porción lateral de la cadera y posiblemente por la lateral del muslo hasta la rodilla cuando la banda iliotibial roza en el trocánter.

La persona puede sentir incomodidad luego de estar de pie asimétricamente por largos periodos con la cadera afectada elevada y aducida y la pelvis bajada en el lado opuesto. La deambulación y la subida de escaleras empeoran la condición.

Delante de pacientes/alumnos con bursitis trocantérea, debemos estar muy atentos durante la realización de movimientos de los ejercicios, pues algunos movimientos pueden empeorar el cuadro álgico. Ejercicios en decúbito lateral generalmente no se toleran bien, pues causan compresión de la bursa generando dolor.

El programa de ejercicios deberá enfatizar el estiramiento de algunas estructuras, cómo la cintilla iliotibial y la musculatura aductora, bien como la lenta integración a los ejercicios resistidos progresivos abarcando la musculatura de la cadera.

Conclusión…

A lo largo de esta discusión hemos visto algunas situaciones específicas en que debemos tener cuidado durante nuestra práctica profesional.

Gran parte de ellas exige el dominio y seguridad del profesional y es evidente que es necesaria una buena evaluación previa del paciente/alumno, para guiarnos durante el montaje del plan de las clases.

Otro consejo importante es realizar siempre reevaluaciones, pues ellas van a nortear las progresiones del programa de ejercicios.

Estar siempre atento al alumno y sus quejas durante el ejercicio y después de las sesiones también nos ayudan a identificar posibles cuidados y contraindicaciones que debemos tomar.

Acuérdate siempre que un abordaje individualizado nos dará seguridad durante el atendimiento.

 

Referências Bibliográficas
  • Voight M, L.; Hoogenboom B, J.; Prentice W, E. Técnicas de exercícios terapêuticos: Estratégias de intervenção musculoesquelética. 1st ed. São Paulo: Manole; 2014.
  • Dutton M. Fisioterapia ortopédica: Exame, avaliação e intervenção. 2nd ed. São Paulo: Artmed; 2010.
  • Baracho E. Fisioterapia Aplicada à Obstetrícia, uroginecologia, e aspectos da mastologia. 4th ed. Rio de Janeiro: Guanabara Koogan; 2007.
  • Kisner C.; Colby, L,A. Exercícios terapêuticos fundamentos e técnicas. 6th ed. São Paulo: Manole; 2016.

 

Written by Isabella da Silva Almeida

Isabella da Silva Almeida

Graduada en fisioterapia en la Universidade Católica de Brasilia. Curso de Pilates Complete – Suelo, Pelota y Equipamientos. Curso de ejercicio funcional para ancianos promovido por la Liga de Fisioterapia Neurología de la Universidade Católica de Brasilia. Miembro del proyecto de pesquisa en geriatría, realizado en la Clínica Escuela de la Universidad Católica de Brasilia, análisis funcional y percepción del envilecimiento en ancianos participantes del entrenamiento funcional en realidad virtual.

3 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *