Posted in:

Pilates actuando en Portadores del Síndrome Pospoliomielitis

La Poliomielitis Anterior Aguda (PAA), también conocida como Parálisis Infantil, es una patología infecto-contagiosa viral aguda, con síntomas que aparecen súbitamente, como la parálisis flácida, y puede llevar al fallecimiento.

En Brasil, actualmente existe una vacuna oral que es dada a todos los niños con menos de 5 años de edad, y esta prevención fue la manera encontrada para eliminar este virus desde 1994. No existe tratamiento para la poliomielitis, y la vacunación garantiza la inmunización.

Pero puedes estar pensando: ¿Qué esta tal Síndrome Pospoliomielitis tiene que ver con este artículo?

Pues bien, una vez que este virus salvaje ya no existe, aquí en Brasil, podríamos pensar estar “libres” de esta patología y todos los síntomas que ella puede causar. Pero no es así. En la realidad, el primer caso de Síndrome Pospoliomielitis (SPP) fue descrito en 1875.

Este síndrome es caracterizado por el aparecimiento de un nuevo cuadro de paresia/parálisis, fatiga anormal, además de álgias mioarticulares, en personas que tuvieran la PAA, muchos años antes que estos nuevos o recurrentes síntomas surgieron.

Es una patología aun poco conocida en Brasil, aunque siendo una realidad y presenta escasez de dados que puedan viabilizar una mejor conducta a ser adoptada en el tratamiento de estos individuos. Lo que tenemos ahora es una opción más de acción con personas que presentan el diagnóstico de SPP.

El Método Pilates, por ser una actividad física sin impacto, que preconiza la calidad en la ejecución de los movimientos y no la cantidad, por trabajar la capacidad respiratoria con sus padrones respiratorios, puede ser una opción válida cuando aplicado de forma correcta dentro de la especificidad de cada portador.

Y no es solo eso, el método en cuestión ayuda en la mejoría de la consciencia corporal, en la ganancia o el mantenimiento de la amplitud de movimiento global, en la ganancia o mantenimiento de la fuerza muscular, y más beneficios que veremos en el trascurso de este artículo.

Es solo aventurarse en los próximos párrafos!

Síndrome Pospoliomielitis

Podemos encuadrar la SPP, como enfermedad neurológica que es, en la categoría de enfermedades de la neurona motora (neuropatía motora) 1. En una investigación2 realizada con 167 pacientes con historial de poliomielitis, en el estado de San Pablo, 129 presentaban SPP, según criterios diagnósticos clínicos utilizados actualmente.

Otro dato relevante encontrado en esta investigación2 fue que, el plató de estabilidad funcional de estos individuos, fue en media de 38 años, o sea, este tiempo fue la media encontrada entre el cuadro de poliomielitis instalado en la infancia y el surgimiento de nuevos y/o recurrentes síntomas.

Aun en esta investigación, las manifestaciones clínicas que más acometieron a los individuos fueron:

  • Nueva Debilidad – 100%
  • Cansancio – 92,2%
  • Fatiga – 75,5%
  • Ansiedad – 82,9%
  • Dolor Articular – 79,8%
  • Dolor Muscular – 76%
  • Aumento de Peso – 58,1%
  • Problemas Respiratorios – 41,1%
  • Calambres – 66,7%
  • Disturbios del Sueño – 72,1%

Podemos describir los síntomas y el cuanto ellos acometen esta población, pero todavía no sabemos al cierto, por qué estas manifestaciones reaparecen. Existen algunas teorías que visan justificar el surgimiento de la SPP.

La más aceptada está relacionada con la intensa demanda metabólica sufrida por las unidades motoras debilitadas y por las neuronas remanecientes que intentan restablecer determinada función, justificando así la pérdida funcional que ellos presentan3, o sea, no existe una nueva activación del poliovirus, pero sí un uso excesivo de las motoneuronas a lo largo de los años4.

El virus en si puede deteriorar hasta el 95% de las motoneuronas del cuerno anterior de la médula, matando por lo menos la mitad de ellos. Con la muerte de estas neuronas los músculos de su área de actuación se quedan sin inervación, ocasionando parálisis y atrofia.

Como nuestro cuerpo es muy inteligente, aun dañados, otras neuronas remanecientes envían ramificaciones para activar los músculos que no las tienen, compensando el daño anterior, y recuperando parcial o totalmente la función neuromuscular de aquella región 2,3,4.

Con todo esto, una única motoneurona acaba inervando un número mucho mayor de fibras neuromusculares. Él consigue restablecer la función motora, pero después de muchos años en esta función sobrecargada, empieza a degenerarse y es cuando los nuevos síntomas empiezan a surgir otra vez4. (Fig1)

Figura 1. Fisiopatología del Síndrome Pospoliomielitis. (A – Normal): Unidades motoras de la punta anterior de la médula estableciendo conexiones con músculos específicos; (B – Episodio de Poliomielitis Anterior Aguda): Comprometimiento de determinadas motoneuronas inferiores seguido de denervación en músculos específicos; (C – Periodo de Restauración Parcial de Fuerza): Las neuronas motoras remanecientes aumentan el número de brotes en las extremidades axionales para re-inervación de músculos antes desnervados y, lógicamente restablecen parcialmente su función; (D-E – Síndrome Pospoliomielitis): Las motoneuronas residuales no soportan tamaña demanda metabólica (“overuse”) D, ocurriendo consecuente degeneración distal y nuevo episodio de denervación E. *Vale resaltar que individuos con (PAA) deben ser orientados a preservar energía y no utilizar métodos compensatorios de recuperación. Tal indicación parece prevenir el surgimiento de la (SPP) en algunos casos.

Por este motivo se torna tan limitante la realización, por ejemplo, de ejercicios físicos/terapéuticos para estos pacientes, no estamos seguros cuanto a la fisiología de los mecanismos fisiopatológicos que los azotan3.

Esto no significa que ellos no deban ser realizados, pero sí que deben ser prescritos y realizados con mucha cuidado, dentro de las necesidades de cada individuo, esto porque todos los síntomas presentados por ellos, independiente de cuáles y cuantos sean, influencian directamente en la funcionalidad e en la calidad de vida de esta población.

Diagnóstico del Síndrome Pospoliomielitis

Existen algunos criterios para que el Síndrome Pospoliomielitis sea diagnosticado, son ellos:

  • Histórico de Poliomielitis;
  • Presentar evidencia de lesión de la neurona motora inferior en el examen neurológico (electroneuromiografía y biopsia muscular);
  • Periodo de recuperación neurológica parcial o completa, seguido por, por lo menos, de 15 años de estabilidad neurológica y funcional;
  • Surgimiento de nuevos síntomas o empeoramiento de los existentes (atrofia y debilidad muscular)
  • Persistencia de estos nuevos síntomas de, por lo menos 1 año;
  • Ausencia de cualquier otro diagnóstico que pueda justificar estos síntomas

Para trabajar con este perfil de clientes/paciente/alumno, precisamos entender que un trabajo multi e interdisciplinario es extremadamente importante.

Conductas y Consenso para Tratamiento

En 2008, la Secretaría de Salud del Estado de San Pablo, juntamente con la Universidad Federal de San Pablo y la Asociación Brasileña de Síndrome Pospoliomielitis (ABRASPP), elaboraron una guía titulado Síndrome Pospoliomielitis – Orientaciones para profesionales de salud.

En esta guía constan todos los pormenores relacionados a la Poliomielitis Anterior Aguda y el Síndrome Pospoliomielitis. Y realmente vale la lectura si tú tienes la intención de atender este tipo de población.

En resumen, lo que debemos tener en mente es que precisamos, por encima de todo, visar la funcionalidad de este alumno/cliente/paciente. Debemos dar atención a cualquier pormenor relatado por él, pues la subjetividad de sus sensaciones serán de extremada importancia para la toma de decisiones del profesional que le atiende.

Es muy difícil el diagnóstico diferenciado de esta patología, y con esto trazar una evaluación y un tratamiento adecuado se torna bastante difícil y, por qué no decirlo, desafiador, para los profesionales que tratan con esta población.

Aun así, empezar con una evaluación bien detallada significa una manera de diagnosticar la cuestión funcional y establecer un pronóstico real, viabilizando alcanzar los objetivos de la mejor manera posible. Proponiendo metas a corto, medio y largo plazo.

Otro factor importante a llevarse en cuenta son los síntomas psicológicos.

Por más que no interfiramos directamente en este tema, síntomas de depresión, ansiedad y estrés comúnmente aparecen en función del surgimiento de nuevos síntomas o exacerbación de los síntomas ya existentes, de una patología, que por lógica, ya fue superada, a pesar de las limitaciones generadas.

Es un aspecto que debemos estar atentos, principalmente, a la hablar sobre pronósticos y metas a ser alcanzadas, para no empeorar aún más esta cuestión. Los principales síntomas como debilidad, fatiga y dolor, deben ser bien evaluados y excluidos cualquier otro factor que pueda causarles si no están conectados a la poliomielitis y las teorías para el Síndrome Pospoliomielitis.

Un tratamiento multi e interdisciplinar debe ser adoptado, siempre, con este grupo de personas. Cada profesional en su área de actuación, ayudando tales personas a entender su “nueva enfermedad”, sus posibles síntomas y cómo lidiar con ellos.

Este grupo de profesionales abarca:

  1. Médicos – Neurólogos, Neumólogos y Traumatólogos
  2. Fisioterapeutas – Neurológicos y Respiratorios
  3. Educadores Físicos
  4. Enfermeros, Terapeutas Ocupacionales
  5. Asistente Social
  6. Logopeda
  7. Nutricionistas
  8. Psicólogos

En lo que concierne al tratamiento kinesiológico funcional, siempre debemos utilizar medios para prevenir el síndrome de inmovilidad y cualquier otro factor que interfieran en la funcionalidad y, consecuentemente, en la calidad de vida de esta población.

Y no solo esto, la cuestión respiratoria también debe ser evaluada y debemos trazar objetivos para mejorar la capacidad pulmonar de estos individuos siempre que esté al alcance del profesional que le atienda.

Los ejercicios acuáticos son muy bien indicados para estos pacientes/alumnos/clientes, en función de ser cómodo realizar ejercicios en el agua, aún más para el público que no deambula. En este ambiente conseguimos trabajar la resistencia muscular con la ayuda de las propiedades del agua y disminuye la carga mecánica sobre los miembros.

Otro recurso que está en alta y puede ser utilizado por nosotros, los profesionales habilitados, es el Método Pilates. Tal método busca englobar todo lo que se ha citado anteriormente, y explicaré cómo en el próximo tema.

Método Pilates como forma Terapéutica

Como ya hemos abordado, el uso excesivo de la musculatura (overuse) hace que los músculos presenten una debilidad lentamente progresiva y una rápida fatiga muscular1.

Así que me puedes preguntar: ¿Cómo puedo aplicar el Método Pilates con estas personas si éste trabaja con aspectos que podrían aumentar con el uso excesivo?

Antes de contestarte, vamos a los hechos. Independiente de cuál técnica utilices para tratar este público, precisamos evaluar minuciosamente este cliente.

Evaluación postural, examen de fuerza muscular, mensurar amplitud de movimiento y, muy importante, escuchar del individuo los principales aspectos de su vida, lo que él entiende sobre la enfermedad y todos los desequilibrios que la misma impacta en su día a día3.

Delante de esto podemos trazar objetivos más claros (a corto, medio y largo plazo), visando mejorar tanto la funcionalidad cuanto la calidad de vida de los mismos.

Una herramienta importante a ser utilizada es la escala de percepción de fatiga establecida por Borg. (Fig 2) Ella nos dará el feedback que precisamos, aunque de forma subjetiva, sobre cómo el alumno se siente durante las clases y en la realización de los ejercicios propuestos.

Figura 2. Escala Modificada de Borg

Mismo con innúmeras teorías sobre su fisiopatología, existe un consenso en la escasa literatura brasileña y en lo que a literatura internacional nos trae sobre cómo actuar a respeto de la rehabilitación física en el Síndrome Pospoliomielitis.

Es preconizado la realización de ejercicios físicos en límites submáximos y siempre direccionados para calidad de vida, en las actividades básicas e instrumentales de vida diaria3.

Este límite “submáximo” es alcanzado cuando el grado de esfuerzo que el individuo hace en un ejercicio resistido, le hace interrumpir por la sensación mediana de dificultad (correspondiente al grado “15” en la escala subjetiva de esfuerzo de Borg) o elevada (correspondiente al grado”18” en la escala de Borg).

Contestando a la pregunta anteriormente hecha y, en vista de este consenso, podemos utilizar el Método Pilates como recurso para ayudar estos pacientes a alcanzar los objetivos propuestos.

Todo dependerá de cómo tú, profesional habilitado y/o interesado en utilizar esta técnica en pro de este cliente/alumno/paciente irá trazar los objetivos para él, respetando sus particularidades.

El Pilates, con sus principios bien fundamentados, consigue graduar la fuerza aplicada y dar seguridad al individuo en la realización de los ejercicios.

El padrón respiratorio adoptado en el método promueve la atención y la consciencia en la realización de las actividades.

Y no solo esto, es como si fuese una conexión entre la actividad física y el interior-exterior del cuerpo5, calmando y centrando el alumno para realización de las actividades.

La centralización, otro principio utilizado por el Método Pilates, puede no actuar directamente en las unidades motoras dañadas o incluso en las regiones más acometidas, que por las estadísticas están relacionadas al tercio inferior distal de los miembros inferiores.

Pero, depende del individuo enfocar en los músculos específicos que controlan el centro del cuerpo, dándole estabilidad central, para que todos los ejercicios y las acciones de día a día acontezcan con más seguridad5. Resumiendo, controlar el centro para dar movimiento en las extremidades.

El control y el foco del alumno/paciente en lo que está aconteciendo es primordial para que la técnica sea correctamente aplicada y para que el mismo recoja los beneficios que el método proporciona. Y la calidad del movimiento está directamente conectada a este control.

Siempre encorajar el uso de grupos musculares en vez de una acción muscular aislada5 hará toda la diferencia en la correcta aplicabilidad del método.

Tal método surge como una técnica que condiciona el cuerpo e integra toda la función del mismo con la mente5,6. La ganancia de control muscular, fuerza, equilibrio y la consciencia corporal decurrentes de esta integración, amplían la capacidad de mantener y mejorar los movimientos.

Además la sistematización de los ejercicios asociados a los principios posibilita una mayor integración del individuo en su cotidiano. Por ser un trabajo global, busca corregir la postura y realinear la musculatura, mejorando la estabilidad corporal5,6.

Aparatos de Pilates

Figura 3. Aparatos de Pilates

Otro factor importante que el método nos trae, no como principios, pero como estructuras que el idealizador del método, Joseph Pilates creó, son los aparatos de Pilates (Fig 3). Ellos pueden tanto facilitar/ayudar en la ejecución de algún ejercicio que no fue posible ser realizado en el suelo o puede, todavía, dificultar la realización de algún otro.

Tanto la facilitación cuanto el aumento del grado de dificultad en un ejercicio irá depender de la cantidad de muelles que vas a utilizar en cada ejercicio.

En el Pilates, no podemos decir que un mayor número de muelles, o sea, una mayor resistencia, dificultará un ejercicio, a veces, una mayor resistencia puede ayudar aún más en la ejecución de algún ejercicio. Veremos un ejemplo:

Ejercicio Sit Up – Realizado en el Cadillac

Al dejar que el alumno realice el movimiento sin ninguna resistencia (Fig. 4a y 4b), él tendrá más trabajo muscular para realizar la flexión de tronco y concluir el movimiento.

Cuando yo pongo muelles (Fig. 4c y 4d), proporcionando una mayor resistencia en la barra torre (la que el alumno está sujetando), yo facilito la realización del movimiento, pues los muelles ayudan “tirando” el alumno para arriba, ayudando los músculos que todavía no están preparados para hacerlo “solos”, como si los muelles fuesen unos sinergistas.

Figura 4 – Sit up realizado en el Cadillac. En orden: a) Posición inicial sin uso de muelles. b) Posición final sin uso de muelles. c) Posición inicial con uso de los muelles. d) Posición final con uso de muelles.

Ejercicios de Pilates para el Síndrome Pospoliomielitis

Además del ejemplo arriba, algunos ejercicios que podemos aplicar en estos individuos son:

En el Cadillac

  • Rolling Back: Down and Up ou Sit Up
  • Spine Strech – Variación I (utilizando muelle en la barra torre para ayudar en la ejecución del movimiento)

En el Chair

  • Swan Front (cuidado para no dejar muy fuerte el ejercicio con una cantidad de muelles exagerado. Los muelles ayudan a la extensión de tronco, pero no deben actuar de forma a impulsar el alumno para arriba)
  • Going up and Front (Siempre recordar que la cantidad de muelles que debemos poner será influenciada tanto por el peso del alumno cuanto por la fuerza muscular)

En el Reformer

  • Leg Series: Knee extension
  • Leg Series: Lowers

En el Barrel

  • Sit Up (sin realizar la extensión completa)
  • Side Body Twist (con los pies en el apoyo por debajo del espaldar – o en el suelo)

En el Suelo

  • Abducción de miembro inferior en decúbito lateral
  • Puente

Conclusión…

A pesar de la aplicación del Método Pilates todavía no haber sido estudiada específicamente en este tipo de población, podemos describir diversos beneficios provenientes del método para sanar o mejorar el aspecto de los principales síntomas relacionados al Síndrome Pospoliomielitis.

El hecho de las clases ser dinámica, estimula y anima quien lo practica, amenizando los efectos depresivos y muchas veces, angustiantes, que la patología causa.

El trabajo respiratorio que el método preconiza como principio es extremadamente benéfico para mejorar el padrón respiratorio de esta población.

Los ejercicios del repertorio, realizados en los aparatos, con ayuda de los muelles, son de gran valía para graduar la evolución y facilitar la conducción de los movimientos sin hacer un esfuerzo excesivo.

Además de estos motivos descritos que nos estimulan a utilizar el Pilates como opción de tratamiento, la propia literatura actual nos relata que un abordaje de calidad, asociado a una evaluación minuciosa, juntamente con la participación activa del individuo en todas las actividades y en muchas tomas de decisiones es esencial para el éxito de las actividades que abarcan este grupo de personas.

Y esto hace parte de la conducta adoptada dentro de un Estudio de Pilates o incluso por un profesional que haga atendimientos domiciliarios utilizando el método como un medio de intervención.

Debemos recordar SIEMPRE que cabe a ti, profesional capacitado para aplicar el método, hacer la conexión entre lo que la patología nos muestra y cómo puedo aplicar el Pilates en beneficio de este grupo.

¿Vamos a intentarlo?

 

Referências Bibliográficas
  1. Síndrome Pós-poliomielite (SPP): orientações para profissionais da saúde / coordenação: Acary Souza Bulle Oliveira e Abrahão Augusto Juviano Quadros – SP: SES/SP, 2008.
  2. Síndrome Pós-poliomielite (SPP): uma nova doença velha / Abrahão Augusto Juviniano – SP, 2005.
  3. Guia de reabilitação neurológica na Síndrome pós-poliomielite: abordagem interdisciplinar
  4. Síndrome pós-poliomielite. Rev. Saúde pública 2006; 40(5):941-5
  1. MASSEY, Paul. Pilates – Uma abordagem Anatômica. Ed Manole, 2012.
  2. CAMARAO, Tereza. Pilates no Brasil – Corpo e Movimento. Ed Alegro, 2004

Written by Karla Seleme

Karla Seleme

Karla Vergaças Seleme es fisioterapeuta, graduada en la universidad PUC-PR. Formación completa en Pilates en el Espaço Vida Pilates, en Mat Pilates y en IR en la Pilates Studiofit (STOTT Pilates). Especialista en Fisioterapia neurofuncional en la Facultad de Medicina de la Santa Casa de São Paulo. Tiene formación en el Concepto Bobath Adulto, en Balance, en iniciación en Kabat, en entrenamiento suspenso y en entrenamiento funcional. Es profesora del curso de formación en Pilates en el Espaço Vida Pilates.

3 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *