Posted in:

Cómo el Pilates ayuda en el tratamiento del Cáncer de Próstata

El cáncer de próstata es el sexto tipo más común en el mundo de casos nuevos. Además de ser el tercer tipo más común entre hombres europeos, americanos y de algunas partes de África.

Se estima que ocurra 61.200 nuevos casos referentes a esta enfermedad solamente este año en Brasil.

Esto resulta en una disminución significativa en la capacidad funcional, llevándoles a una pérdida muy grande de salud, lo que conlleva en la disminución de la calidad de vida y la ausencia en el trabajo por uno o más días al mes.

La alteración del metabolismo de estos pacientes puede llevarles a sufrir depresión y disminución del apetito. Factores éstos que llevan los pacientes a empezaren un círculo vicioso de pérdida de masa muscular, disminución en los niveles de actividad física, resultando en un estado de debilidad general.

La práctica de actividad física como, por ejemplo, el Método Pilates, produce alteraciones metabólicas y morfofuncionales crónicas que pueden tornarla una opción importante en el tratamiento y en el proceso de recuperación.

¿Quiere saber más sobre cómo el Pilates puede ayudar? ¡Continúe leyendo!

El Cáncer de PróstataCâncer de Próstata (4)

Para saber cómo el Pilates puede ayudar, primero voy a explicar de manera breve qué es el Cáncer de Próstata.

Empezando por las fases de la enfermedad, la fase inicial generalmente no presenta síntomas. El único signo clínico que puede ser percibido, al examen del toque rectal, es la presencia de nódulos o endurecimiento de la glándula.

Algunas personas presentan síntomas obstructivos, debido al aumento del tamaño de la próstata después de los 40 años. Y alrededor de 25% de aquellos con retención de orina poder ser acometidos por la enfermedad.

La edad es uno de los factores más asociados con la incidencia de la enfermedad, considerándose raros cuando antes de los 50 años. Como mayor riesgo el hecho de no presentar síntomas en su fase inicial, justamente cuando las probabilidades de cura son mayores.

La etiología de la enfermedad es todavía desconocida, sabiéndose que el progreso de la edad y la presencia de testosterona en sangre representan los factores de riesgo más importantes para su desarrollo.

Factores de riesgoCâncer-de-Próstata-6

El tipo de alimentación también puede interferir en el riesgo de surgimiento del nódulo. Por ejemplo: dietas ricas en fibras, selenio, vitamina (A, D, C y E), derivados de la soja y licopeno pueden disminuir el riesgo de surgimiento de esta enfermedad.

Ya las dietas ricas en grasa animal están asociadas al aumento de las tasas de andrógeno y estrógeno. Y pueden relacionarse con el aumento de los tumores de próstata, al contrario de la grasa vegetal y de los frutos de mar.

Algunos factores asociados al consumo excesivo de alcohol, tabaquismo e incluso la vasectomía, pueden aumentar la probabilidad de desarrollar la enfermedad.

Investigaciones basados en ensayos clínicos y epidemiológicos demuestran que factores como la edad avanzada, la raza, hormonas, genética y el ambiente desempeñan un papel relevante en el desarrollo o mostrando aún que en personas negras la enfermedad es más frecuente y agresiva (de Paiva, 2010).

El riesgo de un hombre desarrollar neoplasia maligna de próstata es de aproximadamente 30%. El riesgo de que el tumor se torne clínico es de 10%, y la posibilidad de óbito es de 3%

Los factores genéticos tienen particular importancia. Pues, el riesgo de un hombre con histórico familiar desarrollar cáncer de próstata es dos veces más grande en aquellos que tienen por lo menos un familiar directo, padre o hermano, acometido por la neoplasia. Cuando haya dos o tres parientes de primer grado la posibilidad aumenta para cinco veces, respectivamente.

Tipos de tratamiento para el Cáncer de PróstataCâncer-de-Próstata-(1)

El tipo de tratamiento, determinado por el médico, depende de la fase de la enfermedad y del grado histológico.

Si el cáncer está localizado, se puede optar por la prostatectomía radical, la cual la sobrevida en diez años puede llegar a los 90%, siendo equivalente a de la población normal. En los casos metastáticos, el tratamiento es paliativo y el pronóstico bien más reservado.

La hormonoterapia y la radioterapia reducen el cáncer, pero él generalmente reaparece en algunos años, verificándose también el riesgo de impotencia con estos tratamientos.

La patología localizada es tratada primariamente con cirugía, radioterapia o combinación de ambas. Con tasa de sobrevida de 15 años en 90% de los casos. Puede hacerse también un tratamiento con la administración de hormonas.

Por lo tanto se considera la individualidad de cada paciente para escoger un método de tratamiento. Llevándose en cuenta la edad del paciente, el estado del tumor, el grado histopatológico, el tamaño de la próstata, la expectativa de vida, sus esperanzas y los recursos técnicos disponibles.

PrevenciónCâncer de Próstata (3)

La mejor forma de disminuir la incidencia y mortalidad es la prevención. Pero la forma más indicada por los médicos de prevención es el examen del toque rectal.

Recomendado una vez al año a los hombres con edad por encima de los 50 años y para las personas que presentan mayores riesgos de la enfermedad. Por ejemplo hombres de piel negra, obesos y pacientes con histórico familiar la edad recomendada es por encima de los 45 años.

Por tratarse de la región genital, de una parte del cuerpo considerada “reservada”, existen muchos prejuicios y tabúes, trasmitidos de generación en generación.

Los hombres expresan vergüenza a la hora de referirse al examen del toque rectal. Por los tanto pocas personas hacen el examen preventivo y consiguen detectar la enfermedad en la fase inicial.

Visto que el examen se hace necesario para la detección del nódulo por ser común en la mayoría de los casos, no haber síntomas en el inicio de la enfermedad.

Importancia de actividad física en el tratamientoCâncer-de-Próstata-5

La actividad física relacionada a la salud puede disminuir los riesgos de los individuos enfermaren. Existen evidencias bastante significativas de la influencia de la actividad física en el aumento de la eficiencia del sistema inmunológico, lo que puede reducir la incidencia de algunos tipos de cáncer.

La adopción de estilo de vida activo físicamente irá proporcionar cambio de comportamiento de estos individuos.

Uno de los efectos colaterales durante el tratamiento es la reducción de la calidad de vida, siendo la fatiga uno de los síntomas más comunes.

Lo que interfiere significativamente en el sistema nerviosos central imponiendo desafíos que disminuye la capacidad de realizar cuidados personales, trabajo y ocio acarreando en la disminución de la calidad de vida. Cuando la fatiga persiste el individuo no da continuidad a la práctica de actividad física.

La actividad física puede ser una terapia complementar, pues ofrece muchos beneficios y pocos efectos colaterales. Varias investigaciones con personas acometidas por la enfermedad muestran que hombres físicamente activos tienen calidad de vida significativamente mayor y menos fatiga en comparación con los menos activos.

El ejercicio es una forma de tratamiento de bajo coste cuando comparado al tratamiento farmacológico y/o radiación y tiene un aspecto social muy importante.

Infelizmente, la proporción de personas con esta enfermedad que practican ejercicios es muy reducida. Esto es muy sorprendente, porque muchas personas acometidas por la enfermedad expresan algún interés en ser más activo, pues creen que el ejercicio va a proporcionar una variedad de beneficios, alivio de los síntomas.

Beneficios de la actividad física

La investigación de Stacey mostró que la actividad física rigurosa, antes y después del diagnóstico, realizada 3 horas por semana puede mejorar la sobrevivencia de personas con cáncer de próstata.

Los ejercicios de resistencia reducen la fatiga, mejoran la calidad de vida. Además de mejorar la aptitud muscular en hombres con esta enfermedad que reciben la terapia de la privación del andrógeno. El ejercicio puede ser un componente importante de cuidados para estos pacientes (Segal, 2003).

En los hombres acometidos por esta enfermedad tratados con terapia de privación de andrógeno, el ejercicio físico adecuadamente prescrito. Es seguro y puede mejorar la aptitud cardiorrespiratoria, el desempeño de las actividades funcionales, masa corporal magra, fatiga y una variedad de efectos adversos inducidos por el tratamiento (Gardner, 2013).

La actividad física disminuye efectivamente muchos de los efectos secundarios de la terapia de privación de andrógeno, como depresión y fatiga y debe ser recomendada para sobrevivientes de cáncer de próstata como una terapia alternativa.

¿Cómo el Pilates puede ayudar?Câncer de Próstata (2)

Pilates es un método de acondicionamiento físico creado por el alemán Joseph Pilates. Que visa el fortalecimiento de la musculatura del cuerpo a través de los músculos del Power House con enfoque en mantener el cuerpo fuerte y sano con flexibilidad y equilibrio muscular.

Beneficios del Método Pilates

Entre innúmeros beneficios proporcionados por el método podemos destacar:

  • Mejora de la postura
  • Flexibilidad
  • Coordinación
  • Prevención de lesiones
  • Aumento de la disposición
  • Fortalecimiento muscular
  • Bien estar físico y mental
  • Equilibrio
  • Ayuda en la rehabilitación física
  • Mejora en las actividades de vida diarias
  • Mejora la resistencia
  • Ayuda en la capacidad cardiovascular y respiratoria
  • Disminuye el porcentaje de grasa
  • Mejora dolores musculares
  • Alivia la fatiga

El Pilates puede ayudar en el tratamiento de personas acometidas por el cáncer de próstata por mejorar el sistema inmunológico, que es significativamente afectado por el tratamiento.

Fortalecer la musculatura del cuerpo y mejorar las actividades funcionales reduciendo la fatiga y los noveles de depresión, que ocurre en los tratamientos de radiación y farmacológicos.

Mejorando la calidad de vida y disminuyendo los efectos causados por el tratamiento a través del bien estar proporcionado por la actividad física.

Estudios muestran la mejora de la calidad de vida a través de entrenamiento de fuerza es eficaz para reducir fatiga entre los supervivientes de cáncer de próstata (Panel, 2010).

Concluyendo…Cancer-de-prostata

La actividad física, bien como el Método Pilates atenúa efectivamente muchos de los efectos secundarios de la terapia de privación de andrógeno.

Como depresión, fatiga, disminución de masa magra, de las actividades funcionales y de la calidad de vida y debe ser recomendada para supervivientes de cáncer de próstata como una terapia alternativa independientemente de la fase de la enfermedad.

Es necesario el acompañamiento constante de profesionales debidamente capacitado, siendo la condición más ideal, la presencia de un equipo multidisciplinar, principalmente cuando se refiere a individuos ingresados y acamados.

 

Bibliográficas
  • De Paiva, Elenir Pereira, Maria Catarina Salvador da Motta, and Rosane Harter Griep. “Conhecimentos, atitudes e práticas acerca da detecção do câncer de próstata.” Acta paul enferm 23.1 (2010): 88-93.
  • “Effects of exercise on treatment-related adverse effects for patients with prostate cancer receiving androgen-deprivation therapy: a systematic review.” Journal of Clinical Oncology (2013): JCO-2013.
  • Gaskin, Cadeyrn J., et al. “Fitness outcomes from a randomised controlled trial of exercise training for men with prostate cancer: the ENGAGE study.” Journal of Cancer Survivorship (2016): 1-9.
  • INCA- Instituto Nacional do Câncer.
  • Panel, Expert. “American College of Sports Medicine roundtable on exercise guidelines for cancer survivors.” J ACSM (2010): 1409-1426.
  • Parsons, J. Kellogg. “Prostate cancer and the therapeutic benefits of structured exercise.” Journal of Clinical Oncology 32.4 (2014): 271-272.
  • Pitanga, Francisco José Gondim. “Epidemiologia, atividade física e saúde.” Revista Brasileira de (2002).
  • Segal, Roanne J., et al. “Resistance exercise in men receiving androgen deprivation therapy for prostate cancer.” Journal of clinical oncology 21.9 (2003): 1653-1659.
  • Stacey A. Kenfield, Meir J. Stampfer, Edward Giovannuci, June M. Chan, From the Harvard School of Public Health; Brigham and Women’s Hospital and Harvard Medical School, Boston, MA; and University of California, San Francisco, San Francisco, CA.

Written by Júlia Ribeiro

Júlia Ribeiro

Especialista en el método Pilates: prescripción de actividad física y salud en la Universidad Gama Filho (2012). Graduada en educación física en la Univap (2009), formación completa en el método Pilates en el Espaço Vida Pilates (2010), capacitación en entrenamiento físico funcional en la Bpro (2015). Hace 6 años que trabaja como instructora de Pilates en Jacareí-SP. Su Facebook: Júlia Ribeiro. Instagran: @studiopilatesjuliaribeiro. Correo electrónico: [email protected]

3 posts

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *