Posted in:

El Pilates en el Tratamiento del Síndrome del Piriforme

El Síndrome del Piriforme es una patología muy dolorosa debido a una contractura, un bloqueo y la hipertrofia del músculo.

El piriforme es un músculo delgado, muy parecido con una pera. Es dividido en tres divisiones y originase en el sacro (S2-S4). Es el único músculo que tiene su origen directamente en ese hueso. El piriforme tiene su dirección horizontal y oblicua, se encuentra por debajo de los pequeños músculos del glúteo mayor, de los gemelos y del obturador interno.

El tendón del piriforme se insiere en la parte superior del trocánter mayor y está localizado en la región posterior de la pelvis.

La inflamación del músculo piriforme, que en ese caso aumenta su volumen (hipertrofia), comprime el nervio ciático, causando dolor en los glúteos y en los miembros inferiores.

Es muy frecuente la presencia de este síndrome. En un estudio realizado con 240 pacientes, con dolor en el nervio ciático, el 40% de la causa fue el síndrome del piriforme.

¿Cuál los síntomas del Síndrome del Piriforme?

Ese síndrome causa dolor profundo en la superficie posterior de la cadera y del glúteo, también puede generar entumecimiento y hormigo en los miembros inferiores y dolor en la lumbar.

Por eso, muchas veces se confunde el dolor del nervio ciático por hernia discal con el síndrome del piriforme, porque esas alteraciones pueden causar la ciatalgia.

El dolor ocurre al caminar, al correr y, principalmente, cuando el paciente está sentado con las piernas cruzadas. Es común en deportes con carreras, con cambios de dirección o aumento de la carga de peso.

La carrera en suelos duros o irregulares, subir escaleras, las actividades que exijan sentadillas y el uso de zapatos no apropiados para el tipo de pisada o de zapatos ya muy usados que pueden desarrollar el dolor.

Los factores asociados al surgimiento del síndrome: mucho tiempo sentado, los ejercicios exagerados para los glúteos, las variaciones anatómicas en las cuales el nervio ciático pasa por el vientre del músculo piriforme, la presencia de adherencias o fibrosis que restringen el movimiento libre del nervio.

También puede surgir, después de un traumatismo en la región glútea. Frecuentemente está presente el desequilibrio muscular en la región.

El Pilates y el Piriforme

El Pilates puede actuar tanto en prevención como en el tratamiento de ese síndrome.

La prevención puede ser realizada tras un programa de ejercicios con estiramientos de la musculatura glútea, de los rotadores internos y de los rotadores externo de la cadera, la movilización de la cadera (disociación coxo-femoral) y de los miembros inferiores.

El tratamiento de ese síndrome tiene el objetivo de permitir el regreso a los deportes o a las actividades de vida diaria de manera segura y efectiva.

Debemos centrarnos en ejercicios que promuevan fuerza y flexibilidad de los miembros inferiores, los ejercicios de transferencias y estímulos como caminar, correr, cambios de direcciones y saltos, siempre adaptando con la individualidad del alumno, con el objetivo, y con practicantes deportistas adaptando a modalidad practicada por el alumno.

Los Ejercicios de Pilates para Tratar el Síndrome del Piriforme

Sugiero los siguientes ejercicios:

 

¿Ese texto fue útil? ¡No olvides tu comentario! Hasta el próximo artículo.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *