Posted in:

Pilates en el Tratamiento del Síndrome del Piriforme

Hablaremos de un síndrome neuromuscular, que acomete el músculo piriforme comprimiendo el nervio ciático, conocido como el Síndrome del Piriforme. 

Este músculo tiene su origen en el sacro en la región de S2-S4 y su inserción en el trocánter mayor del fémur. Su función es hacer rotación externa o lateral de la cadera. 

El nervio ciático es el mayor nervio del cuerpo humano, hace parte del plexo sacral, que va de L4-S3, viene por la cadera, baja posterior al muslo y posterior a la rodilla, hasta llegar al hálux.

Es por el nervio ciático que pasan la gran mayoría de los estímulos motores y sensitivos de los miembros inferiores. 

¿Qué es el Síndrome de Piriforme? 

Se dice como un dolor agudo por compresión nerviosa, localizada en la región glútea, unilateral y que puede irradiar hacia la región posterior del muslo, pudiendo llegar hasta el pie. Es decir, siguiendo todo el trayecto del nervio ciático, ocasionando mucho dolor en esta región. 

Puede presentar aún, déficit motor y / o sensitivo en algunos casos, donde la persona puede comenzar a claudicar y referir hormigueo en el trayecto del nervio ciático. 

Este dolor es a menudo confundido con crisis de dolor de hernia de disco lumbar, ya que en ambos síntomas son muy parecidos, pues en las dos el nervio acometido puede ser el mismo. 

Siendo así necesitamos hacer una anamnesis y un examen clínico bien hecho en la región de la cadera para saber identificar si el dolor se refiere al Síndrome del Piriforme. 

Este agravio neuromuscular tiene una incidencia de hasta 6 veces mayor en las mujeres, entre 30-50 años. Esto es porque la biomecánica de la pelvis femenina es diferente de la masculina. 

¿Cómo sabremos identificar entonces?

  • A través de la palpación de la región glútea, en el lugar del músculo piriforme, si hay una contractura muscular, un punto desencadenante de dolor miofascial; 
  • Hay algunas pruebas físicas provocativas que pueden auxiliar en la identificación del síndrome del piriforme, son algunas pruebas que se basan en la biomecánica del movimiento para aislar las estructuras que están dañadas, entre ellas, podemos citar: 
  • Prueba de Lasègue, donde el miembro inferior afectado es colocado en leve flexión de cadera y gira la pierna hacia fuera y punta del pie hacia adentro, alargando así el del músculo piriforme y el individuo refiere mucho dolor; 
  • Prueba de FAIR, donde el miembro afectado es colocado en flexión de cadera, aducción y rotación interna, y el individuo refiere mucho dolor. 

Pero si su paciente tiene en manos o tiene acceso a exámenes más técnicos y minuciosos para ofrecerle un mejor detalle de su condición, usted podrá detectar cualquier otro cambio en la región, como por ejemplo: 

Exámenes de Imagen 

  1. Tomografía computarizada de la región Lumbar y cadera 
  2. Ultrasonografía – de la Región Glútea 
  3. Resonancia Magnética – de la región lumbar y cadera; 
  4. ENMG (electroneuromiografía) – que puede mostrar alteraciones funcionales pertinentes a este síndrome. Es importante que la ENMG sea hecha con la cadera afectada en flexión, rotación interna y aducción, pues así provocar una irritación neurológica. 
  5. El individuo refiere dolor al sentarse, acostarse y de pie por más de 15 minutos 
  6. Dolor que irradia en la región del muslo 
  7. El dolor tiende a mejorar cuando anda y tiende a empeorar cuando se queda parado 
  8. Refiere Dolor pélvico o en la virilla 
  9. Dolor durante el acto sexual – en mujeres 
  10. Dolor al Evacuar 

Principales Causas del Síndrome del Piriforme 

Traumática: puede ser por caída (cuando la persona cae sentada, por ejemplo) o si la persona toca la región glútea, en objetos puntiagudos (por ejemplo, de mesa, de silla). 

Hábitos: cómo sentarse con la cartera en el bolsillo, o sentarse a un lado con las piernas cruzadas durante mucho tiempo. 

La variación anatómica entre el músculo piriforme y el nervio ciático: 

Es un fenómeno raro, pero posible. Se sabe que en aproximadamente el 90% de los individuos el nervio ciático pasa por debajo del músculo piriforme, pero en algunos individuos (10% de las personas) puede pasar por encima o entre las fibras musculares del piriforme. 

Punto-Gatillo Miofascial: pueden estar activos o inactivos. 

Cuando es activo es siempre muy doloroso al toque, ocasionando pérdida de la fuerza muscular y también de amplitud de movimiento. 

Cuando inactivo, no duele a los movimientos del día a día, pero a la palpación se vuelve dolorido, y puede ser activado cuando el músculo es lesionado, fatigado o estirado, éste también es conocido por el nombre de “tender point”. 

Cuando estimulamos un punto-gatillo, ocurren dolores referidos, que pueden extenderse a otra parte del cuerpo, quedando dolorida por segundos, horas o días, pero esta estimulación es hecha para disolver el punto-gatillo y mejorar el dolor en la región acometida. 

Actividades Físicas en Exceso: series de ejercicios para los glúteos, corridas, agachamientos, subir y bajar escaleras, andar o correr en terrenos irregulares. 

Gestación: Debido al ensanchamiento pélvico y de la inclinación pélvica para acomodar mejor al bebé, el músculo piriforme puede ser comprimido y ocasionar el síndrome. 

Dolores en la espalda: en algunos casos que el individuo presenta problemas estructurales o dinámicos en la columna vertebral, esto puede interferir en la relación entre el músculo piriforme y el nervio ciático. (Ejemplos: contractura del cuadrado lumbar, hernia de disco lumbar) 

Todas estas formas causan un desequilibrio en la musculatura del piriforme, pudiendo ocasionar un aumento del vientre muscular, inflamación en la región, contractura de la musculatura y por fin una compresión en el nervio ciático. 

Tipos de Tratamiento para el Síndrome del Piriforme 

En principio es medicamentoso, con asociación de la fisioterapia: 

  • Electroterapia – TENS, US, Laser 
  • Hielo, un paquete de hielo que será ligeramente comprimido por una toalla, durante 20 minutos 
  • Cinesioterapia – estiramientos, flexiones, adiciones y ejercicios de rotación, cuando el dolor y la inflamación están sanados ahí se puede comenzar el fortalecimiento muscular). 
  • Acupuntura y Masaje.

El tratamiento quirúrgico es rarísimo para este tipo de síndrome y cuando se utiliza este recurso se realiza a través del procedimiento de tenotomía del músculo piriforme y el individuo, con ayuda de la fisioterapia, logra retornar las actividades normales en aproximadamente 2 meses. 

Una vez que las causas del síndrome del piriforme pueden ser multifactoriales, y el desequilibrio muscular puede estar involucrado en el desencadenamiento de esa, el método Pilates ha sido recomendado como una herramienta de auxilio, teniendo en vista que una de sus finalidades es suavizar discrepancias existentes dentro de las cadenas musculares.

Pilates para el Síndrome del Piriforme 

El Pilates viene para auxiliar tanto el tratamiento para este síndrome, como también para prevenir. 

En lo que se refiere a la prevención, es necesario hacer un programa de ejercicios que contengan estiramientos de los músculos rotadores internos y externos de la cadera y de los glúteos y también ejercicios de movilización de la cadera y miembros inferiores. 

Ahora el Pilates para auxiliar en el tratamiento del síndrome, viene en el sentido de rehabilitar al individuo tanto para las actividades de vida diaria, como en los deportes, si su paciente practica algún ejercicio. 

El objetivo de la utilización del método en acciones terapéuticas es para que aquel que está siendo acometido con el síndrome del piriforme haga todo de forma a no sentir más dolor en la región acometida. 

Para que esto ocurra es necesario hacer ejercicios de fortalecimiento y flexibilidad de los miembros inferiores, así como ejercicios de transferencias y descargas de pesos y propriocepción de miembros inferiores. 

Ejercicios de Pilates para el Síndrome del Piriforme 

Hay una gama de ejercicios de Pilates, siempre asociando fortalecimiento y estiramiento de la musculatura, junto con corrección postural y respiración. 

La postura es definida por una musculatura abdominal bien fuerte y bien trabajada, donde todos los ejercicios deben activar el Power House que es compuesto por 4 músculos: Períneo, Transverso del abdomen, Diafragma y Multifidios. 

Para que el alumno consiga entender cómo debe activar estos músculos, debemos dar el comandos individuales de cada músculo después todos juntos, a través del siguiente comando – inspira, expira contrayendo las musculaturas de la siguiente forma: 

“Segura el pis”, contrae el músculo del perineo elevando él en el sentido del ombligo, cierra las costillas y empuja el estómago hacia abajo y “empina el bumbum”, elevando el glúteo, sin mover la articulación de la cadera. 

Siendo así, en todos los ejercicios, además de hacer el movimiento solicitado para un determinado grupo muscular, o global, tendrá siempre que activar el powerhouse en conjunto con el movimiento. 

Los ejercicios se realizan con pocas repeticiones, generalmente 10 repeticiones, pudiendo priorizar un grupo muscular o ejercicios globales. 

La clase puede ser realizada en el suelo, con ayuda o no de accesorios como bola suiza, bandas elásticas, círculo mágico, rollo, etc … o con aparatos específicos como el “Cadillac”, “Reformer“, “Ladder Barrel“, ” “Chair” y “Wall Unit“. 

1) Estiramiento del Piriforme en la Chair 

2) Estiramiento de Glúteos, Piriforme y Cuadriceps en la Pared de la ParedSíndrome-do-Piriforme---Ex-2

3) Estiramiento con el Uso de la Media Luna

4) Fortalecimiento de Glúteos y Musculatura Extensora de Cadera

5) Ejercicio para el Core y Rotadores Internos y Externos, Abductores y Aductores de Cadera

6) Ejercicio para Musculatura Anterior y Posterior, Lateral de la Pierna y Musculatura del Tronco

Restricciones de Ejercicios para Pacientes 

Como ya se ha descrito, en las fases más agudas o iniciales de este síndrome, la indicación más prevalente entre los especialistas es la suspensión y / o reducción significativa de las actividades que pueden ocasionar dolores en el paciente, como correr o pedalar. 

La intervención fisioterapéutica ocurrirá luego en la fase inicial, a través de la electroterapia y hielo, en este momento se debe restringir la cinesioterapia, que podrá realizarse en un período más adelante. 

Si el problema es quedarse mucho tiempo sentado en la misma posición trabajando o dirigiendo, entonces será necesario que cada 20 o 30 minutos el paciente levante, camine y haga un estiramiento. 

Los ejercicios de fortalecimiento y carga en la región glútea estarán fuera durante el período de dolor e inflamación, pues si se realizan, desordenarán la mejora y ocasionarán más dolor y más inflamación. 

La terapia medicamentosa será de acuerdo con las prescripciones y recomendaciones médicas. 

Cuidados durante el Tratamiento del Síndrome del Piriforme 

Como se ha dicho anteriormente, las causas del síndrome de Piriforme son multifactoriales, y usted necesita obtener el mayor número de información de su paciente principalmente en lo que se refiere a las cuestiones que le llevaron a desencadenar el síndrome. 

En el caso de que algunos de estos factores tengan fuertes correlaciones con la intervención fisioterapéutica, como por ejemplo: el mantenimiento de estabilidad de la región de la cadera, el “policiamiento” y la conciencia corporal durante los movimientos de la articulación coxofemoral, la práctica de estiramiento, etc. Mejor. La contribución en la rehabilitación de su paciente estará en el rumbo correcto. 

El principal objetivo de la rehabilitación es hacer que el paciente regrese a su deporte o su actividad lo más pronto posible y lo más seguramente posible. Sin embargo, el mayor desafío es hacer que lleve esos principios colocados en las sesiones para su día a día. 

Dependiendo del estilo de vida y ocupación de ese paciente, los movimientos que involucren rotaciones de la cadera y / o movimientos repetitivos de la articulación tal vez no puedan ser necesariamente evitados. 

Pero déjelo consciente de que tales actividades deben ser hechas con cautela, como se trata de un grupo muscular por donde pasa el nervio ciático, el dolor ocasionado por algún “exceso” puede retrasar todo el proceso más de lo previsto. 

El mayor cuidado que se debe tomar es el de no volver precozmente las actividades o el deporte, pues esto puede agravar la lesión y llevar a un daño permanente. 

Algunos consejos como: para las personas que pasan mucho tiempo sentadas, se levantan y caminan un poco cuando surge una oportunidad es una forma de intervención indirecta y que puede ayudar al día a día del paciente. Esto dependerá de dos factores: el compromiso de ese paciente y sus acciones didácticas y educadoras. 

No existe un tiempo definido para que el paciente recupere las lesiones, ya que cada uno tiene una causa predefinida y cada paciente se recupera en su tiempo. Tenemos que seguir un protocolo de tratamiento, respetando el límite de cada paciente y su lesión. 

Entonces, siempre debemos seguir el siguiente orden: parar las actividades o el deporte que ocasione el dolor, hacer uso de medicamento prescrito por el médico, fisioterapia para recuperar y rehabilitar al paciente. 

¿Cuándo el paciente puede volver a las actividades físicas? 

Cuando en comparación con la pierna no afectada el paciente ya puede tener total alcance de movimientos y fuerza de la pierna afectada; Correr en línea recta, sin que ocurra dolor o claudicación; hacer movimientos bruscos a 45 ° y 90 ° y no se siente dolor; Correr dibujando “8” y no sentir dolor; Saltar en una sola pierna y no sentir dolor. 

Conclusión…

A través de un estudio profundo sobre el Síndrome del Piriforme, pudimos averiguar que este es un síndrome que genera mucho dolor, localizado de la región glútea, que pinza el nervio ciático, ocasionando muchas veces un dolor irradiado en todo el trayecto del nervio ciático. 

Afecta a más mujeres que hombres y es ocasionado déficit motor y / o sensitivo, en el trayecto del nervio ciático y eso puede confundir con otras patologías. 

Por lo tanto se hace necesaria una anamnesis, un examen físico completo de la región afectada y si es posible exámenes de imágenes para que se pueda tener un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado para este tipo de síndrome, ya que las causas son multifactoriales. 

Se sabe que todas las posibles causas de síndrome del Piriforme ocasionan contractura de la musculatura del piriforme, así como aumento del volumen muscular y un desequilibrio entre los músculos de la región de la cadera. 

Por lo tanto debemos tratar de modo conservador primero, a través de tratamiento medicamentoso, inhibición y / o disminución de la actividad física que puede estar generando el dolor, fisioterapia, ésta tiene un papel inicial y tardío en el tratamiento. 

Inicialmente la fisioterapia es realizada a través de la electroterapia, crioterapia y tardíamente la cinesioterapia. 

Como hay un desequilibrio muscular generado por todo este proceso de compresión nerviosa, una óptima herramienta para componer el tratamiento es el Pilates, que viene para ayudar tanto en el tratamiento como en la prevención del síndrome del Piriforme. 

Si se analizan las funciones y posibilidades del movimiento, planos y ejes de la región de la cadera y cómo se utilizan en la rutina del paciente, el profesional que esta prescribiendo el tratamiento y la rehabilitación del portador del síndrome del piriforme, deberá llevar estos hechos en cuestión, principalmente cuando determine: la intensidad, volumen, amplitud de movimiento, variaciones y número de ejercicios asignados para ese paciente en sus sesiones. 

Vimos también cómo sabemos que este paciente está de alta sin que pueda sufrir un daño irreversible, a través de una serie de movimientos prescritos en el texto arriba comparados con el miembro no afectado. 

Se observó que los ejercicios de Pilates ayudan mucho en la recuperación y rehabilitación del paciente, donde fueron descritos como ejercicios de estiramiento del piriforme, estiramiento de glúteo, estiramiento de cuadriceps, fortalecimiento de glúteos y extensores de cadera. 

Así como ejercicios para rotadores internos y externos de cadera y aductores y abductores de cadera, ejercicio para musculatura posterior, anterior y lateral de la pierna y también se incluye la musculatura del tronco para mantener el equilibrio y la utilización del famoso powerhouse, durante todos los movimientos ayudando a fortalecer los músculos de la gran “caja de fuerza”, equilibrando todo el cuerpo y previniendo de lesiones en la columna vertebral. 

Se describen algunas restricciones que los pacientes y los profesionales involucrados deben observar con mucho cuidado, como, qué utilizar en la fase aguda y en la fase avanzada de la lesión, lo que el paciente debe hacer en su servicio o actividad física en cuestión, para no tener y cuando él debe regresar sus actividades diarias sin que se lesione de nuevo. 

El trabajo descrito anteriormente puede mostrarnos qué es, cómo es, qué causas y consecuencias, qué tratamiento, qué esperar del tratamiento, qué restricciones y qué cuidados debemos tomar con un paciente con síndrome de Piriforme. 

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *